«Re­cor­ta­ron moi­to o ser­vi­zo, ago­ra xa so­lo te­mos un tren en to­do o día pa­ra ir a O Iri­xo»

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz de Ourenze -

Des­de ha­ce dos se­ma­nas el tren pa­ra ir des­de Ou­ren­se has­ta la ca­pi­tal de Es­pa­ña es ca­paz de ha­cer ese re­co­rri­do en cua­tro ho­ras y vein­te mi­nu­tos. La po­si­bi­li­dad de ha­cer par­te del tra­yec­to por las lí­neas de al­ta ve­lo­ci­dad ha con­ver­ti­do al fe­rro­ca­rril en el mo­do más ve­loz de lle­gar des­de la ciu­dad de As Bur­gas has­ta la ca­pi­tal del país pe­ro, ¿qué ocu­rre con las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas? En los úl­ti­mos años Fo­men­to ha ido re­cor­tan­do de for­ma pro­gre­si­va los ser­vi­cios re­gio­na­les y de me­dia dis­tan­cia y una par­te im­por­tan­te de las es­ta­cio­nes de la pro­vin­cia se en­cuen­tran hoy en día ce­rra­das. Por las que no lo es­tán, ape­nas si pasan —en los me­jo­res ca­sos— me­dia do­ce­na de tre­nes ca­da día que, como no, trans­por­tan a ca­da vez me­nos via­je­ros, in­ca­pa­ces de or­ga­ni­zar­se con ho­ra­rios im­po­si­bles y en al­gu­nos ca­sos tiem­pos que su­pe­ran al del co­che. Es la pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la.

Den­tro de la pro­vin­cia, el mu­ni­ci­pio me­jor co­mu­ni­ca­do con la ca­pi­tal es O Bar­co, con ocho tre­nes ca­da día que tar­dan des­de una ho­ra y me­dia a dos ho­ras, en el peor de los ca­sos. Pa­ra quie­nes re­si­dan en O Car­ba­lli­ño, son tres las al­ter­na­ti­vas en­tre las que pue­den es­co­ger, tan­to pa­ra ir como pa­ra vol­ver, las mis­mas que tie­nen los ve­ci­nos de Ri­ba­da­via. Peor es­tán aún los re­si­den­tes en O Iri­xo, Ma­si­de, Bar­ban­tes u Os Pea­res, en cu­yas es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril ya so­lo se de­tie­ne un tren ca­da día. Pa­ra ir a A Gu­di­ña hay cua­tro tre­nes dia­rios, todos Al­via, que tar­dan una ho­ra. Una de la tar­de en la es­ta­ción O Em­pal­me de Ou­ren­se. Fal­ta me­dia ho­ra pa­ra que sal­ga el tren re­gio­nal que va has­ta San­tia­go de Com­pos­te­la por la lí­nea de me­dia dis­tan­cia, la que in­clu­ye sie­te pa­ra­das has­ta la ca­pi­tal ga­lle­ga, aunque no todos los tre­nes ha­cen pa­ra­da en las sie­te. Tres de ellas es­tán en la pro­vin­cia de Ou­ren­se. Se tra­ta de A Friei­ra-Ma­si­de, O Car­ba­lli­ño y O Iri­xo, es­ta­ción has­ta la que via­ja el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Elisa Ri­vas Pé­rez y Ma­nuel Do­mín­guez. En los úl­ti­mos años han vis­to re­du­cir­se a mí­ni­mos las co­mu­ni­ca­cio­nes por tren con la ca­pi­tal y, de he­cho, aho­ra mis­mo ya so­lo tie­nen un tren pa­ra ir y otro pa­ra vol­ver, y no con los me­jo­res ho­ra­rios. «Ago­ra xa so­lo te­mos ese tren pa­ra re­gre­sar pa­ra a ca­sa», re­co­no­ce Elisa, que no es­tá con­ten­ta ni con las com­bi­na­cio­nes ni con los ho­ra­rios im­pues­tos por Ren­fe, so­bre to­do por­que el que va has­ta Ou­ren­se des­de O Iri­xo, sa­le a las seis y me­dia de la tar­de. «Se te­mos que vir a Ou­ren­se é sem­pre po­la ma­ñá, por­que te­mos con­sul­ta no mé­di­co ou ne­ce­si­ta­mos fa­cer al­gún re­ca­do, e os ho­ra­rios do tren non nos so­lu­cio­nan a pa­pe­le­ta», apun­ta su ma­ri­do Ma­nuel, que re­co­no­ce que «cos tre­nes an­da­mos moi mal». Re­cuer­da que ha­ce unos años te­nían va­rias al­ter­na­ti­vas pa­ra rea­li­zar ese mis­mo des­pla­za­mien­to pe­ro, aho­ra, si quie­ren es­tar en la ciu­dad de As Bur­gas por la ma­ña­na «te­mos que pe­dir­lle un fa­vor a un ve­ci­ño pa­ra que nos le­ve ou te­mos que pa­gar un ta­xi has­ta O Car­ba­lli­ño, pa­ra po­der co­ller o tren alí e mar­char pa­ra Ou­ren­se. Non e que es­té mal o ser­vi­zo, es que non po­de es­tar peor», zan­ja el sep­tua­ge­na­rio, que em­pren­de ca­mino pa­ra ac­ce­der al tren, si­tua­do en el an­dén 4. Por cier­to, él y Elisa son dos los úni­cos pa­sa­je­ros que suben en Ou­ren­se.

SANTI M. AMIL

Elisa Ri­vas Pé­rez y Ma­nuel Do­mín­guez se di­ri­gen a co­ger el úni­co tren que les lle­va a O Iri­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.