Carta abier­ta a Gon­za­lo Pé­rez Já­co­me

Jo­sé Ma­nuel Ru­bín

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

No me lo po­día creer, es­ti­ma­do lí­der de De­mo­cra­cia Ou­ren­sa­na. Leí en La Voz tu afir­ma­ción de que «es­te al­cal­de le ha­ce mu­cho más da­ño a Ou­ren­se que el an­te­rior» que me obli­gas­te a acu­dir a mi ex­pe­rien­cia (¡vi ya tan­tas co­sas en po­lí­ti­ca!) pa­ra sa­lir de la in­cre­du­li­dad. ¡Era ver­dad! Lo de­cías y lo re­ma­cha­bas aña­dien­do que Je­sús Vázquez, el ac­tual re­gi­dor de Ou­ren­se, del PP, es «mu­chí­si­mo peor» que su an­te­ce­sor Agus­tín Fer­nán­dez, del PSOE. ¿Có­mo pue­des ser tan frá­gil de me­mo­ria? ¿Có­mo pue­des ser tan in­jus­to? ¿Có­mo pue­des ser tan opor­tu­nis­ta? ¿Có­mo pue­des ser tan interesado? ¿Có­mo pue­des mos­trar­te có­mo un clá­si­co de la ma­la po­lí­ti­ca, esa en la que to­do va­le? ¿Có­mo pue­des ex­hi­bir esa ob­se­sión por sen­tar­te en el si­llón al pre­cio que sea aún a cos­ta de que­mar prin­ci­pios y tra­yec­to­rias? ¿Có­mo pue­des ha­blar tan­to y es­cu­char tan po­co? ¿Có­mo de­jas­te que te en­tra­se el virus de la so­ber­bia y la pre­po­ten­cia que sue­le ata­car a los po­lí­ti­cos cuan­do se ven en el po­der o en sus ale­da­ños? ¿Có­mo pue­des re­pro­bar a un al­cal­de que no lle­va ocho me­ses en el car­go y que, de­fec­tos e inep­ti­tu­des apar­te, si por al­go se dis­tin­gue es por su bon­ho­mía y, fí­ja­te lo que te di­go, su ho­nes­ti­dad? ¿Có­mo pue­des de­cir que es­te al­cal­de es peor que el an­te­rior que tan­tas ve­ces fue til­da­do como el peor de la de­mo­cra­cia? ¿Ya ol­vi­das­te cuan­do el re­gi­dor del PSOE te lla­mó «gu­sano», «pa­ya­so», «ali­ma­ña» y «yiha­dis­ta»? ¿Ya ol­vi­das­te que te acu­só de «in­tere­ses bas­tar­dos» cuan­do de­nun­cias­te el ca­so Be­do­ya? ¿Ya ol­vi­das­te quien de­nun­ció que le ven­dis­te, y co­bras­te, al Concello de Ou­ren­se del Par­ti­do Po­pu­lar, al­ta­vo­ces que nun­ca se es­tre­na­ron? ¿Ya ol­vi­das­te que uti­li­zó a la Po­li­cía Lo­cal pa­ra des­alo­jar­te del pleno por til­dar a los edi­les del PSOE (a los que aho­ra cor­te­jas) de «ca­be­zas hue­cas» e «inep­tos»? ¿Ya ol­vi­das­te que hi­zo lo mis­mo con tu com­pa­ñe­ra de De­mo­cra­cia Ou­ren­sa­na por ex­ce­der­se unos mi­nu­tos en una ar­gu­men­ta­ción? ¿Ya ol­vi­das­te que la pri­me­ra ac­ción que hi­zo cuan­do lle­gó al go­bierno fue en­chu­far a su hi­ja? ¿Ya ol­vi­das­te que le en­do­só a las ar­cas pú­bli­cas la fac­tu­ra de las ace­ras de su ca­sa que te­nía que pa­gar de su bol­si­llo? ¿Ya ol- vi­das­te que lle­gó a lo­mos de la Po­ké­mon, esa ope­ra­ción en la que su an­te­ce­sor es­tá impu­tado por cohe­cho, pre­va­ri­ca­ción, trá­fi­co de in­fluen­cias, re­ve­la­ción de se­cre­tos y eva­sión de ca­pi­ta­les? ¿Ya ol­vi­das­te que con él al fren­te, y pre­sen­te, se pa­ga­ron con fon­dos pú­bli­cos güis­quis, gin tó­nics y ma­ria­chis? ¿Ya ol­vi­das­te que el Va­le­dor do Po­bo le til­dó de «hos­til y en­tor­pe­ce­dor» por ne­gar­le in­for­ma­ción? ¿Ya ol­vi­das­te que no pre­sen­tó nin­gún pre­su­pues­to en los úl­ti­mos años? ¿Ya ol­vi­das­te…? Tan­ta fla­que­za de me­mo­ria me lle­va a pen­sar que cuan­do lle­gues a la al­cal­día con el apo­yo del PSOE más dé­bil que re­cuer­do, tam­bién ol­vi­da­rás que es­tás allí pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de todos los ciu­da­da­nos y no pa­ra dar­te un gus­to per­so­nal. Tan so­lo me res­ta re­cor­dar­te, aunque bien sé que mis pa­la­bras cae­rán en te­rreno pe­dre­go­so, aque­llo de que «quien bien te quie­re, te ha­rá llo­rar» o lo que Pi­tá­go­ras di­jo 500 años an­tes de Cris­to: «Son nues­tros ami­gos los que nos se­ña­lan nues­tras fal­tas, no los que nos adu­lan». De los se­gun­dos, me da la im­pre­sión de que es­tás ex­ce­den­te des­de que 14.000 ou­ren­sa­nos de­po­si­ta­ron en ti la con­fian­za pa­ra que hi­cie­ses lo que ha­bías he­cho has­ta aho­ra, ser su to­po en ese ni­do de in­tere­ses que era, y es, la po­lí­ti­ca ofi­cial. De la Dipu­tación de Ou­ren­se ya te des­col­gas­te anun­cian­do tu mar­cha y en el Concello es­tás dis­pues­to a lo mis­mo no sin an­tes ven­der­te al dia­blo, si fue­se me­nes­ter, pa­ra ali­men­tar tu ego de po­der. De­cía­mos ayer, y te­ne­mos que reite­rar en es­te día de San Valentín en el que al cro­nis­ta le gus­ta­ría ga­ra­ba­tear la más fina de las pro­sas, que Ou­ren­se era la ca­pi­tal de la re­pro­ba­ción. Tie­ne tal co­se­cha de re­pro­ba­dos, o si­mi­la­res, que no creo que ha­ya pro­vin­cia igual. La vie­ja Au­ria con­ta­bi­li­za a un pre­si­den­te de Dipu­tación re­pro­ba­do en se­sión ple­na­ria por un asun­to de fal­das que se verá en se­de ju­di­cial; a un al­cal­de de la ca­pi­tal re­pro­ba­do por la ma­yo­ría de los re­pre­sen­tan­tes de los ciu­da­da­nos (¡va­ya pa­pe­lón el de Bar­que­ro, lí­der del PSOE, alián­do­se con quien fue azo­te socialista!); a un pre­si­den­te de la Au­dien­cia ex­pe­dien­ta­do (¿o ya hay re­so­lu­ción y no se hi­zo pú­bli­ca?) por con­duc­tas cons­ti­tu­ti­vas de po­si­bles in­frac­cio­nes muy gra­ves; a un pre­si­den­te de la CEO va­pu­lea­do en el asal­to a la Con­fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial Ga­lle­ga por uno de sus afi­lia­dos lo­ca­les. Ejem­plos todos de que la at­mós­fe­ra lo­cal no es­tá pa­ra es­cri­bir los pá­rra­fos más be­llos es­te do­min­go y sí pa­ra la­men­tar que la so­cie­dad ou­ren­sa­na ha­ya per­di­do el va­lor del ejem­plo que de­bía ma­nar de los per­so­na­jes pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.