Pe­que­ño ase­sor pa­ra Fei­joo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Ruth Nóvoa

HHubo un tiem­po, qui­zás por so­bre­do­sis, que no es­ta­ba muy de acuer­do con las vi­si­tas ins­ti­tu­cio­na­les que lle­va­ban a nues­tros po­lí­ti­cos a guar­de­rías, co­le­gios y re­si­den­cias de an­cia­nos. Aho­ra, con ex­cep­cio­nes, las veo has­ta úti­les. Es pro­ba­ble que les sir­van pa­ra al­go más que pa­ra sa­lir en las fo­tos. Al fin y al ca­bo, son un ba­ño de reali­dad. Las vi­si­tas les son úti­les a quie­nes nos go­bier­nan pa­ra man­te­ner a ra­ya, por ejem­plo, el síndrome del des­pa­cho, que vie­ne a ser al­go así como el síndrome de la to­rre de marfil pe­ro con una ad­mi­nis­tra­ción y un car­go de por me­dio.

Pa­ra que ejer­zan ese efec­to hay que con­tar con an­fi­trio­nes sin­ce­ros y que no ten­gan me­dio a de­cir las co­sas ya que uno de los gran­des pro­ble­mas de aque­llos que tie­nen po­der es la ten­den­cia de quie­nes los ro­dean a de­cir­le so­lo lo que quie­ren oír. Aunque sean ton­te­rías. De la im­por­tan­cia de esa sin­ce­ri­dad to­mó no­ta es­ta semana el pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, que com­par­tió pu­pi­tre en Ce­la­no­va con es­co­la­res que no du­da­ron en de­cir­le que tie­nen de­ma­sia­dos de­be­res. Al con­se­llei­ro se lo di­ce di­rec­ta­men­te su hi­jo, se­gún ase­gu­ró. En su ca­so, la reali­dad la trae in­cor­po­ra­da de ca­sa. Lo que da una idea de có­mo son esos de­be­res —y, por tan­to, de có­mo es nues­tra edu­ca­ción— es la for­ma que tu­vo el cha­val en cues­tión de ex­pli­car­lo: «Me due­le la es­pal­da de te­ner tan­tos de­be­res». En­tien­do que al ni­ño le due­le la es­pal­da por car­gar con los li­bros y que eso sig­ni­fi­ca que tie­ne mu­chas ta­reas y muy di­fe­ren­tes ca­da día.

Nin­gún ase­sor po­dría ex­pli­car­lo me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.