Di­ri­gen­tes del PP es­pe­ran que la exal­cal­de­sa Ri­ta Bar­be­rá to­me no­ta y de­vuel­va el ac­ta de se­na­do­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - G. B.

La di­rec­ción na­cio­nal del PP se en­cuen­tra abru­ma­da por la su­ce­sión apa­ren­te­men­te inago­ta­ble de ca­sos de corrupción en el par­ti­do, que blo­quean cual­quier in­ten­to de re­to­mar la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca en un mo­men­to en el que es­tá en jue­go la pre­si­den­cia del Go­bierno pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años. In­clu­so en con­tra de la es­tra­te­gia de Ra­joy, que pre­fie­re ha­blar lo me­nos po­si­ble de es­ta cues­tión, el vi­ce­se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de los po­pu­la­res, Ja­vier Maroto, lle­gó a afir­mar re­cien­te­men­te que es ne­ce­sa­ria «una pur­ga» en el par­ti­do. Una ex­pre­sión que no es del agra­do de Ra­joy y que le co­gió por sor­pre­sa cuan­do una pe­rio­dis­ta se la co­mu­ni­có en ple­na rue­da de pren­sa tras su úl­ti­mo en­cuen­tro con Pe­dro Sán­chez.

Pe­ro en el par­ti­do po­cos en­tien­den la es­tra­te­gia de Ra­joy de de­fen­der a di­ri­gen­tes a los que se con­si­de­ra po­lí­ti­ca­men­te que­ma­dos, como Ri­ta Bar­be­rá, ni su de­ci­sión de blin­dar­la de la jus­ti­cia en la Dipu­tación Per­ma­nen­te del Se­na­do. Ayer, tras co­no­cer la di­mi­sión de Agui­rre, va­rios di­ri­gen­tes po­pu­la­res con­si­de­ra­ron que la exal­cal­de­sa de Va­len­cia de­be­ría to­mar no­ta de lo que ha he­cho la ex­pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y de­be­ría dar ex­pli­ca­cio­nes pú­bli­cas por los ca­sos de corrupción que afec­tan a su épo­ca como re­gi­do­ra va­len­cia­na pa­ra, a con­ti­nua­ción, re­nun­ciar a su car­go de se­na­do­ra.

La si­tua­ción de la di­ri­gen­te va­len­cia­na se con­si­de­ra in­sos­te­ni­ble, por­que su em­pe­ño en per­ma­ne­cer en si­len­cio y su de­ci­sión de no acu­dir al Se­na­do pa­ra im­pe­dir que se le pre­gun­te por el es­cán­da­lo es­tá per­ju­di­can­do gra­ve­men­te al par­ti­do en un mo­men­to muy de­li­ca­do pa­ra Ra­joy, que tra­ta de ju­gar sus ba­zas pa­ra im­pe­dir que el socialista Pe­dro Sán­chez for­me go­bierno.

A pe­sar de que el pro­pio Ra­joy sem­bró du­das el pa­sa­do sá­ba­do en torno a la po­si­bi­li­dad de que el PP pre­sen­te a otro can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra, en el par­ti­do es­tán con­ven­ci­dos de que pre­ten­de re­sis­tir. Y que, más que por pre­sen­tar­se a la in­ves­ti­du­ra en ca­so de que Sán­chez fra­ca­se, su op­ción es con­cu­rrir otra vez como can­di­da­to en unas nue­vas elec­cio­nes con la es­pe­ran­za de que, si los re­sul­ta­dos son si­mi­la­res, el PSOE se vea obli­ga­do a acep­tar un gran acuer­do de go­bierno con los po­pu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.