El pue­blo que no que­ría ver pa­sar a los pe­re­gri­nos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El mi­le­na­rio pa­so de pe­re­gri­nos ha mol­dea­do no so­lo la Ru­ta Xa­co­bea sino mu­chas de las po­bla­cio­nes por las que atra­vie­sa, es­ti­mu­lan­do su economía y pro­vo­can­do ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas que han so­bre­vi­vi­do has­ta nues­tros días y han mar­ca­do pa­ra siem­pre la per­so­na­li­dad de esas po­bla­cio­nes. Sin em­bar­go, no to­do el mundo gus­ta del Ca­mino y, si no, que se lo pre­gun­ten a los ve­ci­nos de San Ro­que. O a los de Gon­zar, am­bos en el concello de Por­to­ma­rín y que, has­ta la fe­cha, veían el dis­cu­rrir de los pe­re­gri­nos más bien de le­jos.

«E como me vai in­tere­sar? Mi­re pa­ra alí. Ou pa­sa o trac­tor ou pa­sa o pe­re­grino. Os dous non ca­ben», ex­pli­ca Jai­me La­me­la, un ga­na­de­ro de 52 años que no se an­da con za­ran­da­jas a la ho­ra de cri­ti­car el nue­vo tra­za­do. Es­ta se­ña­lan­do una cues­ta que atra­vie­sa el pue­blo con una de esas an­gos­tu­ras que ca­rac­te­ri­zan tan­tas al­deas ga­lle­gas. En reali­dad ya pa­re­ce un mi­la­gro que por allí pue­da pa­sar el ca­mión que re­co­ge la le­che. El mar­gen con los mu­ros es de cen­tí­me­tros. «Ago­ra pasan dous ou tres pe­re­gri­nos ao día, pe­ro can­do che­gue a tem­po­ra­da se­rán mi­les. É im­po­si­ble», se­ña­la el ga­na­de­ro.

San Ro­que es­tá en el cen­tro del tra­za­do re­cu­pe­ra­do por la Xun­ta, el his­tó­ri­co y el que, si no se pro­du­cen cam­bios, pro­ba­ble­men­te se­rá ele­gi­do por la gran ma­yo­ría de pe­re­gri­nos que sal­gan de Por­to­ma­rín en di­rec­ción a Pa­las. «Din que é o his­tó­ri­co pe­ro eu non me lem­bro de ver pa­sar nin­gún pe­re­grino na mi­ña vi­da por aquí», afir­ma el ga­na­de­ro, que ex­po­ne más ra­zo­nes pa­ra re­cha­zar el «fa­vor» que les ha he­cho Pa­tri­mo­nio co­lo­cán­do­les en me­dio de la Ru­ta Xa­co­bea: «Os do lei­te xa nos di­xe­ron que se a pis­ta se en­che de pe­re­gri­nos, non van vir a re­co­ller, por­que non se po­de pa­sar. E a nós non nos van pa­gar máis o lei­te por es­tar no Ca­mi­ño de San­tia­go. E, ade­máis, as va­cas te­ñen que cir­cu­lar por aquí, e po­den pi­sar a cal­que­ra de­les e lo­go vi­rán as de­nun­cias. Por non fa­lar de como se pon a pis­ta, por­que nos o que non imos fa­cer é po­ñer­lles pa­ña­les ás va­cas».

«O Ca­mi­ño, por don­de es­ta­ba, non mo­les­ta­ba a nin­guén — apo­ya otro ve­cino—. Os pe­re­gri­nos iban po­la som­bra e non por aquí, que en ve­rano hai máis de co­ren­ta gra­dos. E subin­do». Con es­tos ar­gu­men­tos se ten­drá que enfrentar en bre­ve el ge­ren­te del Xa­co­beo pa­ra ver có­mo es­ti­mu­lar que los pe­re­gri­nos man­ten­gan la cos­tum­bre de usar el iti­ne­ra­rio que evi­ta el pue­blo de San Ro­que y, de pa­so, evi­tar las mi­ra­das po­co amis­to­sas de los ve­ci­nos: «E que ade­máis non se apar­tan por­que eu xa o te­ño com­pro­ba­do can­do vou co co­che», di­ce otro ve­cino.

Tam­bién en Gon­zar

En San Ro­que, cla­ro, no hay nin­gún es­ta­ble­ci­mien­to de hos­te­le­ría que se pue­da lu­crar de mi­les de per­so­nas su­dan­do y desean­do un re­fres­co al pa­sar por la puer­ta de su ca­sa. Pe­ro en Gon­zar sí. En es­ta pa­rro­quia, que se en­cuen­tra ya en el lí­mi­te mu­ni­ci­pal en di­rec­ción a Com­pos­te­la, hay al­ber­gue, pen­sión y res­tau­ran­te. Allí, la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria es que no ha­cía nin­gu­na fal­ta ha­ber des­via­do la Ru­ta Xa­co­bea pa­ra que les lle­na­ra el pue­blo de pe­re­gri­nos: «Aquí hay ga­na­do, trac­to­res que van por el me­dio del pue­blo, ani­ma­les suel­tos que se­rán un problema pa­ra los pe­re­gri­nos», opi­na un se­ñor de 75 años que res­pon­de al nom­bre de Gu­mer­sin­do y que lo tie­ne cla­ro: «El Ca­mino siem­pre fue por don­de es­tá la ca­rre­te­ra. Por aquí nun­ca». —Pe­ro ¿aho­ra pasan pe­re­gri­nos por aquí? —Cla­ro que pasan. Al po­ner la fle­cha vie­nen por aquí.

La fle­cha a la que se re­fie­re el se­ñor Gu­mer­sin­do es una in­di­ca­ción do­ble que se ha­lla en una car­ba­llei­ra cer­ca­na y que de­ja la op­ción a los pe­re­gri­nos de es­co­ger el ca­mino de siem­pre, pa­ra­le­lo a la ca­rre­te­ra LU-633 o des­viar­se ha­cia el in­te­rior de la pa­rro­quia y atra­ve­sar to­do el pue­blo, pa­san­do por de­lan­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría. El nue­vo mojón que abre la po­si­bi­li­dad de pa­sar por el pue­blo apa­re­ció re­cien­te­men­te arran­ca- do y lan­za­do a una lei­ra cer­ca­na. Pe­ro ya ha si­do re­pues­to.

«A mí el cam­bio me pa­re­ce ab­sur­do —afir­ma Se­gun­do, un se­ñor de Lu­go que se es­tá arre­glan­do una ca­sa en Gon­zar—, pe­ro la ver­dad es que me da igual. Lo que pue­do de­cir­le es que a la sen­da que va pa­ra­le­la a la ca­rre­te­ra siem­pre le lla­ma­ron A cor­ga dos fran­ce­ses. Por al­go se­ría». Pro­ba­ble­men­te a los dos es­ta­ble­ci­mien­tos que dan al­ber­gue a los pe­re­gri­nos, la aper­tu­ra de la nue­va ru­ta les pa­re­ce más in­tere­san­te que al res­to de los ve­ci­nos del pue­blo.

Tan­to en San Ro­que como en Gon­zar, el problema es­tá la­ten­te aunque dor­mi­do has­ta la pró­xia ex­plo­sión de pe­re­gri­nos en dos si­tios don­de no los quie­ren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.