A Sán­chez el sí de En Ma­rea le sa­le gra­tis

Al con­tra­rio de lo que hi­zo en su día el BNG, que ven­dió ca­ros sus dos vo­tos a Za­pa­te­ro y lo­gró in­ver­sio­nes y trans­fe­ren­cias pa­ra Ga­li­cia, los alia­dos ga­lle­gos de Po­de­mos no re­cla­man pea­je

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO

Pe­dro Sán­chez tie­ne por de­lan­te un ver­da­de­ro via­cru­cis po­lí­ti­co pa­ra tra­tar de con­ver­tir­se en el pre­si­den­te del Go­bierno con me­nos nú­me­ro de dipu­tados de su pro­pio par­ti­do en to­da la de­mo­cra­cia. Pa­ra ha­cer­se una idea de la di­fi­cul­tad de su ta­rea, bas­ta sa­ber que Jo­sé Ma­ría Az­nar, que po­see por aho­ra el ré­cord con 156 es­ca­ños, es de­cir, 66 más de los que tie­ne el lí­der del PSOE, tu­vo que hu­mi­llar­se pa­ra lo­grar­lo has­ta el pun­to de ase­gu­rar que ha­bla­ba ca­ta­lán «en la in­ti­mi­dad» po­cos días des­pués de que en la no­che de las elec­cio­nes en la se­de de Gé­no­va se gri­ta­ra aque­llo de «Pu­jol, enano, ha­bla cas­te­llano».

Aquel no fue sin em­bar­go el úni­co pea­je que pa­gó Az­nar pa­ra ga­nar­se el apo­yo de los 16 dipu­tados de CiU. El lla­ma­do pac­to del Ma­jes­tic in­clu­yó un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción pa­ra las co­mu­ni­da­des he­cho a la me­di­da de Ca­ta­lu­ña; la ce­sión del 33 % de la re­cau­da­ción del IRPF (Fe­li­pe Gon­zá­lez lo ha­bía de­ja­do en el 15 %); del 35 % del IVA y del 40 % de los im­pues­tos es- peciales. Y, ade­más, im­por­tan­tí­si­mas trans­fe­ren­cias a la Ge­ne­ra­li­tat, en­tre ellas las de trá­fi­co y otras en jus­ti­cia, edu­ca­ción, sa­ni­dad, agri­cul­tu­ra, cul­tu­ra, far­ma­cias, em­pleo, puer­tos, me­dio am­bien­te o vi­vien­da. Si eso es lo que cos­tó el apo­yo de 16 dipu­tados, ca­be ima­gi­nar­se lo que le costaría a Sán­chez re­ca­bar los 86 vo­tos que le fal­tan pa­ra la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so. La subas­ta ha em­pe­za­do ya. Los vas­cos del PNV quie­ren la ges­tión de la Se­gu­ri­dad So­cial; los va­len­cia­nos de Com­pro­mís que les con­do­nen la deu­da del FLA y el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to; los ca­ta­la­nes de En Co­mú Po­dem un re­fe­ren­do de in­de­pen­den­cia. Y así, to­do el que tie­ne al­go que ven­der a cam­bio de su vo­to. Todos ba­rrien­do pa­ra su ca­sa. Sor­pren­de sin em­bar­go que los seis dipu­tados ele­gi­dos en la lis­ta de En Ma­rea, im­pres­cin­di­bles pa­ra que Sán­chez fue­ra in­ves­ti­do, no se des­ta­quen por ha­cer gran­des exi­gen­cias en fa­vor de Ga­li­cia a cam­bio de sus vo­tos y se li­mi­ten a pe­dir «un gi­ro a la iz­quier­da». De he­cho, esos seis dipu­tados han ofre­ci­do su res­pal­do a Sán­chez con más ro­tun­di­dad in­clu­so que Pa­blo Igle­sias sin exi­gir un pea­je pa­ra su co­mu­ni­dad. Con­tras­ta esa ac­ti­tud de quie­nes se re­cla­man como los úni­cos dipu­tados ele­gi­dos en Ga­li­cia que re­pre­sen­tan ex­clu­si­va­men­te los in­tere­ses de los ga­lle­gos con la que man­tu­vo en su día el BNG con mu­chos me­nos dipu­tados. En el 2008, el Blo­que se abs­tu­vo en la in­ves­ti­du­ra de Za­pa­te­ro por­que es­te no aten­dió las reivin­di­ca­cio­nes que le plan­teó, en­tre ellas la re­cu­pe­ra­ción del as­ti­lle­ro de Na­van­tia Fe­ne pa­ra la cons­truc­ción na­val ci­vil o la re­for­ma del vo­to emi­gran­te.

Y, cuan­do sus es­ca­ños fue­ron im­pres­cin­di­bles pa­ra Za­pa­te­ro, el BNG los ven­dió bas­tan­te más ca­ros de lo que aho­ra pa­re­ce dis­pues­to a ha­cer­lo En Ma­rea. En el 2008, a cam­bio de sus dos vo­tos, que sir­vie­ron pa­ra que Za­pa­te­ro apro­ba­ra los pre­su­pues­tos, el BNG exi­gió una in­ver­sión ex­tra­or­di­na­ria de 125 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra Ga­li­cia y el tras­pa­so de cin­co com­pe­ten­cias pen­dien­tes. Man­tu­vo su ór­da­go has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to y Za­pa­te­ro fi­nal­men­te tu­vo que clau­di­car y acep­tar sus exi­gen­cias. A día de hoy, sin em­bar­go, no es­tá cla­ro en qué se be­ne­fi­cia­ría Ga­li­cia con el apo­yo de En Ma­rea a Pe­dro Sán­chez.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.