La caí­da de Agui­rre arras­tra­da por sí mis­ma

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En su con­di­ción de per­so­na­je po­lí­ti­co Es­pe­ran­za Agui­rre tie­ne tres mo­men­tos dis­tin­tos. El pri­me­ro es el de la ton­ti­ta de la al­ta so­cie­dad ma­dri­le­ña, condesa con­sor­te de Bor­nos —con gran­de­za de Es­pa­ña—, y su­ce­so­ra —por su pa­ra­le­lo his­tó­ri­co— de Bea­triz Ga­lin­do (La La­ti­na), que en 1491 tam­bién se con­vir­tió en viz­con­de­sa con­sor­te de Bor­nos por su ma­tri­mo­nio con Francisco Ra­mí­rez de Ma­drid. Du­ran­te es­te pe­río­do (1983-1999) la se­ño­ra Agui­rre fue con­ce­ja­la de Ma­drid du­ran­te tre­ce años, y mi­nis­tra de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de Az­nar, en el que al­can­zó fa­ma de ser errá­ti­ca e in­com­pe­ten­te, y so­lo sir­vió —en la mis­ma lí­nea que Fer­nan­do Morán— pa­ra po­ner­le gra­cia y fi­gu­ra a los chis­tes bur­lo­nes que por en­ton­ces se ha­cían.

En la se­gun­da eta­pa, en la que ocu­pa la pre­si­den­cia del Se­na­do (1999-2002), y de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid (2003-2012), la se­ño­ra Agui­rre y Gil de Bied­ma cam­bia de re­gis­tro, y se con­vier­te en la re­fe­ren­cia más cla­ra de es­te PP que, tras el ín­te­rin del za­pa­te­ris­mo, lle­ga­ría a ser el par­ti­do más po­de­ro­so de la ac­tual de­mo­cra­cia, y el que, con Ra­joy al fren­te, iba a plan­tar­le ca­ra a la cri­sis. Al con­tra­rio que en su pri­me­ra eta­pa, do­ña Es­pe­ran­za se mos­tró como una li­de­re­sa in­dis­cu­ti­ble, tan­to en el cam­po elec­to­ral (una ma­yo­ría re­la­ti­va y tres ab­so­lu­tas en Ma­drid), como en el cam­po ideo­ló­gi­co neo­li­be­ral. Y, pe­se al tra­je a me­di­da que se le hi­zo a pos­te­rio­ri, en el marco de la cri­sis, cua­jó una exi­to­sa la­bor de go­bierno que fue cla­ve pa­ra la vic­to­ria del PP en el 2011.

La ter­ce­ra eta­pa, la más po­lé­mi­ca, es­tu­vo mar­ca­da por su en­fren­ta­mien­to abier­to y fra­ca­sa­do con Ma­riano Ra­joy en el con­gre­so de Va­len­cia. En el in­ten­to de cul­mi­nar su ca­rre­ra como pre­si­den­ta del Go­bierno na­ció el tea­tral per­so­na­je que aho­ra di­mi­te y se de­rrum­ba, no tan­to por su tra­yec­to­ria, como por ha­ber to­ma­do to­das sus de­ci­sio­nes y ac­ti­tu­des con la ob­se­si­va in­ten­ción de mar­car­le el ca­mino a Ma­riano Ra­joy. Con esa fi­na­li­dad fue asu­mien­do ries­gos y au­to­crí­ti­cas en los ca­sos Gür­tel y Pú­ni­ca, y for­zan­do su can­di­da­tu­ra a la al­cal­día de Ma­drid, has­ta con­ver­tir­se en un nú­me­ro suel­to e in­có­mo­do del PP de hoy.

Por eso di­mi­te Es­pe­ran­za Agui­rre. Pa­ra de­cir­le a Ra­joy que co­bar­de el úl­ti­mo y que así se ha­ce, y arras­tra­da al abis­mo por el per­so­na­je de li­de­re­sa que po­co a po­co se fue cre­yen­do. Y por eso me te­mo que, aunque es po­si­ble que Agui­rre ten­ga razón en que así se asu­men res­pon­sa­bi­li­da­des, es­ta caí­da sea su ter­cer fra­ca­so fren­te a la es­fin­ge Ra­joy, que de­be res­pi­rar ali­via­do por el sui­ci­dio —bas­tan­te es­pe­ra­do— de tan in­có­mo­do per­so­na­je.

Mi opi­nión, no obs­tan­te, es que era una po­lí­ti­ca de pies a ca­be­za, y que, si no vuel­ve a re­be­lar­se con­tra su pro­pio des­tino, ten­drá una his­to­ria muy con­for­ta­ble. Aunque de­bo con­fe­sar­les —pa­ra que vean que na­da le de­bo— que nun­ca la vi en per­so­na, ni tu­ve el gus­to de ha­blar con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.