La corrupción nos es­tá ma­tan­do a todos

Luís Pou­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do Es­pe­ran­za Agui­rre era mi­nis­tra de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra en el pri­mer Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar, re­co­rrió du­ran­te una vi­si­ta a Ga­li­cia las ins­ta­la­cio­nes del Ar­chi­vo del Reino de Ga­li­cia en A Co­ru­ña. Allí es­tá­ba­mos los pi­pio­los del pe­rio­dis­mo ca­lle­je­ro pa­ra to­mar no­ta. Eran los tiem­pos en los que Es­pe, como la lla­ma­ban los re­por­te­ros de Cai­ga quien cai­ga, te­nía su pro­pio es­pa­cio en el pro­gra­ma más gam­be­rro de la te­le­vi­sión de en­ton­ces y El Gran Wyo­ming y Pa­blo Carbonell la ha­bían con­ver­ti­do a gol­pe de gra­cie­tas en uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de la es­ce­na po­lí­ti­ca. En el Ar­chi­vo del Reino, con vis­tas al ro­mán­ti­co jar­dín de San Car­los y a la tum­ba de sir John Moo­re, ha­cía de an­fi­trión el con­se­llei­ro de Cul­tu­ra, Pé­rez Va­re­la, que tra­ta­ba de ani­mar el trá­mi­te con ese es­ti­lo de­sen­fa­da­do y cam­pe­chano que es­gri­mían en la de­re­cha ga­lle­ga los de la boi­na fren­te a los del bi­rre­te. En uno de los chas­ca­rri­llos, Pé­rez Va­re­la de­bió de pa­sar­se de fre­na­da, por­que los par­di­llos que ha­cía­mos guar­dia en­tre los le­ga­jos y los có­di­ces pu­di­mos oír a la mi­nis­tra re­cri­mi­nan­do al con­se­llei­ro:

—Ay, Je­sús, qué bru­to eres. Pa­re­ce men­ti­ra que seas con­se­je­ro.

Así se las gas­ta­ba Es­pe­ran­za Agui­rre, la au­to­pro­cla­ma­da li­be­ral que hi­zo del des­par­pa­jo y el lenguaje di­rec­to las se­ñas de iden­ti­dad de sus 33 años en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Ayer, pa­ra ce­le­brar a su ma­ne­ra el Día de los Enamo­ra­dos, re­ven­tó los te­le­dia­rios con el anun­cio de su di­mi­sión y ador­nán­do­se en el re­la­to: —La corrupción nos es­tá ma­tan­do a todos. Ra­joy, con esa par­si­mo­nia que exas­pe­ra a sus ri­va­les e in­clu­so a sus pre­to­ria­nos, ha ba­sa­do su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en el an­ti­guo ar­te de sen­tar­se a la puer­ta de ca­sa pa­ra ver des­fi­lar los ca­dá­ve­res de sus enemi­gos. Su re­vól­ver tie­ne más mues­cas que la em­pu­ña­du­ra de pla­ta del lá­ti­go del mal­va­do Li­berty Va­lan­ce. Ayer, re­cos­ta­do en la me­ce­do­ra des­de la que va ru­mian­do sus es­tra­te­gias, pa­sa­ron an­te su mi­ra­da de gu­rú del pó­ker los res­tos mor­ta­les de Es­pe­ran­za Agui­rre, una de sus más obs­ti­na­das y co­rreo­sas ad­ver­sa­rias, a la que en reali­dad so­lo le unían pe­que­ños de­ta­lles: la mi­li­tan­cia en el PP, re­cu­rrir al ya in­sos­te­ni­ble «a mí que me re­gis­tren» an­te el enési­mo es­cán­da­lo de corrupción —si in­sis­tes mu­cho en lo de «a mí que me re­gis­tren», al fi­nal aca­ba por en­trar la Guar­dia Ci­vil en tu se­de— y, so­bre to­do, ha­ber so­bre­vi­vi­do jun­tos a un ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro. El res­to eran dis­cre­pan­cias y di­so­nan­cias.

Pe­ro no creo que el pre­si­den­te del Go­bierno en fun­cio­nes fes­te­ja­se ayer la de­fun­ción po­lí­ti­ca de Agui­rre, por­que el por­ta­zo de la dís­co­la li­de­re­sa ma­dri­le­ña tie­ne mu­cho de em­pu­jón a Ra­joy. Más que re­nun­ciar, Es­pe­ran­za ha mos­tra­do al pre­si­den­te del PP dón­de es­tá la sa­li­da de emer­gen­cia de Gé­no­va 13.

Por­que lo ma­lo de ese vi­cio ne­cro­ló­gi­co de aco­mo­dar­se en la si­lla mien­tras se ven des­fi­lar los cuer­pos sin vi­da de los enemi­gos, es que al fi­nal, el día me­nos pen­sa­do, uno aca­ba vien­do pa­sar su pro­pio ca­dá­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.