La de­ca­pi­ta­ción de Ra­joy

Jo­sé Luis Meilán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Una co­rrien­te de opi­nión que va ex­ten­dién­do­se al mo­do de las on­das gra­vi­ta­cio­na­les de Eins­tein tra­ta de en­con­trar en la de­ca­pi­ta­ción de Ra­joy la res­pues­ta a las in­cer­ti­dum­bres de for­mar un go­bierno. Ra­joy, aco­sa­do por la corrupción es un ti­tu­lar que se re­pi­te an­te los ca­sos abier­tos que no ce­san. Quien no es ca­paz de man­te­ner lim­pia su ca­sa no pue­de es­tar al fren­te del Go­bierno del país, ha co­rro­bo­ra­do Ri­ve­ra. Esa opi­nión en­con­tra­ría fun­da­men­to en dos pun­tos con­tra­pues­tos y com­ple­men­ta­rios: im­pe­dir que Po­de­mos en­tre en un nue­vo Go­bierno y que el PP fa­ci­li­te con su abs­ten­ción un Go­bierno del PSOE. Que Ra­joy des­apa­re­cie­se aho­ra de la es­ce­na no pa­re­ce que re­sol­vie­se na­da. El problema no es­tá en la per­so­na del pre­si­den­te, sino en el PP. No pa­re­ce fá­cil de ad­mi­tir que el par­ti­do acep­te pa­sar a la opo­si­ción des­pués de ha­ber si­do el más vo­ta­do. Se­ría in­clu­so sor­pren­den­te en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co cu­yos prin­ci­pios son de in­te­rés ge­ne­ral. Si eso es lo que se pre­ten­de, los agu­je­ros ne­gros de­be­rían orien­tar­se ha­cia otro ob­je­ti­vo. Que Po­de­mos no en­tre en un nue­vo Go­bierno aho­ra mis­mo de­pen­de de Pe­dro Sán­chez, que lo es­tá in­ten­tan­do.

En el es­tra­fa­la­rio OK Co­rral mon­ta­do en una sa­la del Con­gre­so de los Dipu­tados es evi­den­te que no pue­den per­ma­ne­cer los dos ri­va­les en es­te mo­men­to crí­ti­co. Quien tie­ne des­en­fun­da­da el ar­ma pa­re­ce dis­pues­to a uti­li­zar­la. Si ese es el pe­li­gro que com­par­ten no po­cos de sus co­rre­li­gio­na­rios, los agu­je­ros ne­gros que han pro­du­ci­do las on­das des­cri­tas y con to­da pro­ba­bi­li­dad la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos y que com­par­to, la de­duc­ción ló­gi­ca se­ría evi­tar ese ries­go. El tiem­po jue­ga en con­tra. Sán­chez, por ele­men­tal cohe­ren­cia, no pue­de li­de­rar una abs­ten­ción al PP en una hi­po­té­ti­ca in­ves­ti­du­ra. Uti­li­zan­do, sin áni­mo de mo­les­tar, un sí­mil tau­rino, si al to­ro no se da sa­li­da, em­bis­te. No es fá­cil en­con­trar una ai­ro­sa a quien es el le­gí­ti­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. Que na­die se lla­me a en­ga­ño de lo que ocu­rra. En ese sen­ti­do es más pe­ren­to­rio el eclip­se de Sán­chez que el de Ra­joy. Acor­da­do el Go­bierno con Po­de­mos, Sán­chez po­dría ser re­mo­vi­do de la pre­si­den­cia con una mo­ción de cen­su­ra, in­via­ble por­que re­quie­re un can­di­da­to. La otra for­ma se­ría la di­mi­sión del pre­si­den­te, con un evi­den­te des­gas­te per­so­nal y del par­ti­do al que re­pre­sen­ta.

Así las co­sas, des­de la pers­pec­ti­va de un cons­ti­tu­yen­te, unas nue­vas elec­cio­nes pro­por­cio­na­rían la opor­tu­ni­dad de sa­near o re­ge­ne­rar los par­ti­dos po­lí­ti­cos aho­ra cues­tio­na­dos. El PP de ma­ña­na no pue­de ser el de hoy, si as­pi­ra a te­ner un pro­ta­go­nis­mo de go­bierno. Mu­chos de sus vo­tan­tes an­te­rio­res le han aban­do­na­do; pe­ro ha si­do el más vo­ta­do. Es­tá se­ria­men­te cues­tio­na­do y sin em­bar­go, aunque pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, su man­te­ni­mien­to como Go­bierno en fun­cio­nes, con una re­no­va­ción de per­so­nas, po­dría mi­no­rar re­per­cu­sio­nes in­ter­na­cio­na­les ne­ga­ti­vas, avan­zar en asun­tos en los que es po­si­ble el acuer­do con otros par­ti­dos y pro­por­cio­na­ría un tiem­po pa­ra la in­dis­pen­sa­ble re­ge­ne­ra­ción de­man­da­da.

SOLEIRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.