Los so­cial­de­mó­cra­tas pre­vén apro­bar hoy el plan que en­du­re­ce los re­qui­si­tos pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - PATRICIA BAELO

An­ge­la Mer­kel ya no sa­be qué ha­cer pa­ra re­du­cir el flu­jo de re­fu­gia­dos y aca­llar así las crí­ti­cas con­tra su po­lí­ti­ca de aco­gi­da. La úl­ti­ma pro­pues­ta de su par­ti­do, la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta, es ex­cluir a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo de la obli­ga­to­rie­dad de que se les pa­gue al me­nos el sa­la­rio mí­ni­mo du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de con­tra­to la­bo­ral. La ini­cia­ti­va for­ma par­te de un do­cu­men­to, fil­tra­do ayer por va­rios me­dios, que la CDU pre­vé apro­bar hoy y que in­clu­ye, ade­más, es­ta­ble­cer como nue­vos re­qui­si­tos pa­ra ob­te­ner la re­si­den­cia per­ma­nen­te que de­mues­tren te­ner un ni­vel de ale­mán su­fi­cien­te, que sean ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar eco­nó­mi­ca­men­te su sub­sis­ten­cia y que ca­rez­can de an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Es­te de­cá­lo­go, que los cris­tia­no­de­mó­cra­tas han de­no­mi­na­do «plan pa­ra me­jo­rar la in­te­gra­ción», es­con­de en reali­dad un nue­vo en­du­re­ci­mien­to de la ley de asi­lo, des­pués de que el Go­bierno apro­ba­ra en enero agi­li­zar las ex­pul­sio­nes y li­mi­tar el de­re­cho de re­agru­pa­ción fa­mi­liar. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta as­pi­ra a con­ver­tir­se en la nue­va man­za­na de la dis­cor­dia en el seno de la gran coa­li­ción, pues el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta ya ex­pre­só su re­cha­zo.

El ex­can­ci­ller so­cial­de­mó­cra­ta Ger­hard Schrö­der plan­teó la po­si­bi­li­dad de crear una «Agen­da 2020» pa­ra afron­tar la cri­sis mi­gra­to­ria, que so­lo en el 2015 tra­jo a 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas al país. Pa­ra ali­vio de las au­to­ri­da­des, mu­chos de los re­fu­gia­dos a los que se les ha de­ne­ga­do la aco­gi­da han aban­do­na­do Ale­ma­nia vo­lun­ta­ria­men­te. Como los 2.000 ira­quíes, el ter­cer co­lec­ti­vo en nú­me­ro por de­trás de si­rios y af­ga­nos, que se han marchado des­de oto­ño, por no es­tar sa­tis­fe­chos con sus con­di­cio­nes de vi­da y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les.

Asi­mis­mo, el in­vierno ale­mán ha con­tri­bui­do a re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te la ci­fra de lle­ga­das en los úl­ti­mos me­ses, lo que se apre­cia en los cen­tros de aco­gi­da. Se­gún pu­bli­ca­ba ayer Die Welt, mien­tras al­gu­nos es­ta­dos fe­de­ra­dos como Sa­jo­nia es­tán des­apro­ve­cha­dos has­ta en el 75 % de su ca­pa­ci­dad, otros como Ber­lín si­guen des­bor­da­dos. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de los Län­der se pre­pa­ran pa­ra re­ci­bir una ava­lan­cha de re­fu­gia­dos en pri­ma­ve­ra. Uno de ellos es Ba­vie­ra, que pla­nea pa­sar de las 23.000 pla­zas ac­tua­les a 36.000.

Ello ge­ne­ra ca­da vez más re­cha­zo en­tre la po­bla­ción. Tam­bién en Gre­cia, don­de en la is­la de Kos hu­bo ayer en­fren­ta­mien­tos en­tre la po­li­cía y un gru­po de ha­bi­tan­tes que pro­tes­ta­ban con­tra la aper­tu­ra de un nue­vo cen­tro de re­gis­tro e iden­ti­fi­ca­ción de so­li­ci­tan­tes de asi­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.