Hai­tí eli­ge un pre­si­den­te in­te­ri­no que pon­ga fe­cha a las elec­cio­nes

Jo­ce­ler­me Pri­vert, ex­mi­nis­tro de Aris­ti­de, era el lí­der del Se­na­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

La so­lu­ción a la cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve Hai­tí se abre pa­so a du­ras pe­nas, mien­tras la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, apla­za­da por se­gun­da vez la vís­pe­ra del día en que iban a ce­le­brar­se, el 24 de enero, si­gue aún sin fe­cha y pro­vo­can­do vio­len­tas pro­tes­tas dia­rias en las ca­lles de Puer­to Prín­ci­pe. El ya ex­pre­si­den­te Mi­chel Mar­telly, quien el 7 de fe­bre­ro en­tre­gó el po­der al Par­la­men­to pa­ra que eli­gie­ran a un su­ce­sor pro­vi­sio­nal, ya tie­ne sus­ti­tu­to, Jo­ce­ler­me Pri­vert, que has­ta ayer fue pre­si­den­te del Se­na­do.

La elec­ción de Pri­vert po­ne fin a una semana de va­cío de po­der, tras fi­na­li­zar el man­da­to de Mar­telly sin un su­ce­sor sa­li­do de las ur­nas, tras pos­po­ner­se in­de­fi­ni­da­men­te la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de­bi­do a las pro­tes­tas de la opo­si­ción. El nue­vo pre­si­den­te dis­pon­drá des­de hoy de 100 días, has­ta el 14 de ma­yo pa­ra con­vo­car las elec­cio­nes, pa­ra lo cual de­be­rá su­pe­rar las de­nun­cias de frau­de de la opo­si­ción y las vio­len­tas pro­tes­tas que obli­ga­ron a sus­pen­der­las ya dos ve­ces.

Pa­ra ello de­be­rá con­for­mar, tras la di­mi­sión de seis de sus nue­ve miem­bros, un nue­vo Con­se­jo Elec­to­ral ca­paz de apla­car los mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta an­te un pro­ce­so que la so­cie­dad ci­vil con­si­de­ra frau­du­len­to. Ade­más de­be­rá for­mar un Go­bierno ca­paz de asis­tir a los «3,6 mi­llo­nes de hai­tia­nos que su­fren ham­bre», se­gún el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos.

Pe­ro no lo ten­drá fá­cil. Ade­más de que to­das sus de­ci­sio­nes po­drán ser se­cues­tra­das por el Par­la­men­to y el Se­na­do, de­be ele­gir un pri­mer mi­nis­tro ca­paz de ar­mo­ni­zar las ex­pec­ta­ti­vas de una cla­se po­lí­ti­ca fuer­te­men­te po­la­ri­za­da.

Pa­so por pri­sión

En ju­nio del 2006, po­cos me­ses des­pués de que co­men­za­ra el se­gun­do go­bierno de Pre­val, el nue­vo pre­si­den­te que­dó en li­ber­tad tras pa­sar dos años en pri­sión, al no ha­llar la Fis­ca­lía prue­bas con­tra él. Pri­vert ha­bía si­do de­te­ni­do en abril del 2004, du­ran­te la re­vuel­ta an­ti-Aris­ti­de, acu­sa­do de ser el au­tor in­te­lec­tual de la ma­sa­cre, en una ope­ra­ción de la po­li­cía y de ci­vi­les ar­ma­dos, de Saint Marc, ocu­rri­da en fe­bre­ro de ese año tras la vi­si­ta del en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro, Yvon Nep­tu­ne, a la ciu­dad del nor­te del país. Pri­vert con­si­de­ró siem­pre su de­ten­ción y en­car­ce­la­mien­to como una ven­gan­za po­lí­ti­ca.

El re­cién ele­gi­do je­fe de Es­ta­do ha­bía si­do mi­nis­tro de In­te- rior des­de el 2002 has­ta el 2004, en que el en­ton­ces pre­si­den­te, Jean-Ber­trand Aris­ti­de, se exi­lió. Su re­gre­so a la po­lí­ti­ca ocu­rrió du­ran­te las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 2010.

En los dis­tur­bios que pu­sie­ron fin al man­da­to de Aris­ti­de, y ba­jo la ame­na­za de un Ejér­ci­to su­ble­va­do, Pri­vert fue arres­ta­do el 4 de abril de l2004 por su su­pues­ta par­ti­ci­pa­ción en la ma­sa­cre de la Scie­rie de Saint-Marc.

Se­gún or­ga­ni­za­cio­nes hai­tia­nas de­fen­so­ras de los de­re­chos hu­ma­nos, decenas de per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en fe­bre­ro del 2004 en esa ciu­dad, en­ton­ces bas­tión de la opo­si­ción. Pri­vert pa­só 26 me­ses en pri­sión y des­pués de ha­cer una huel­ga de ham­bre fue li­be­ra­do.

AN­DRÉS MAR­TÍ­NEZ CA­SA­RES

Jo­ce­ler­me Pri­vert, tras ser ele­gi­do pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.