La muer­te del juez más ul­tra del Su­pre­mo abre otro fren­te en­tre Oba­ma y el Se­na­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

La muer­te del juez del Su­pre­mo An­to­nin Sca­lia ca­yó como una bom­ba en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Su per­so­na­li­dad jurídica, el pro­ce­so de pri­ma­rias y la de­sig­na­ción de un sus­ti­tu­to, que abri­rá un nue­vo en­fren­ta­mien­to en­tre el pre­si­den­te, Ba­rack Oba­ma, y el je­fe de los se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, Mitch McCo­nell, for­man el de­to­nan­te de la bom­ba.

Sca­lia era uno de los nue­ve miem­bros vi­ta­li­cios de un tri­bu­nal que de­ci­de en úl­ti­ma ins­tan­cia y di­ri­me las dispu­tas cons­ti­tu­cio­na­les. Nom­bra­do por Ro­nald Rea­gan en 1986, era el más con­ser­va­dor. Es­te hom­bre, al que el pro­pio Oba­ma, que no com­par­tía su vi­sión jurídica, de­fi­nió ayer como «una de las fi­gu­ras le­ga­les más im­po­nen­tes de nues­tro tiem­po», cambió ra­di­cal­men­te el prin­ci­pio de fun­cio­na­mien­to del Su­pre­mo, con su vi­sión «ori­gi­na­lis­ta», como se la co­no­ce en EE.UU., de la in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción. Has­ta que él lle­gó, el al­to tri­bu­nal se fi­ja­ba en la evo­lu­ción de la so­cie­dad, pe­ro los ori­gi­na­lis­tas creen que la in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal de­be ate­ner­se li­te­ral­men­te a como fue es­cri­ta en 1787. Se opo­nen, así, a de­re­chos como el abor­to, la igual­dad pa­ra las pa­re­jas del mis­mo se­xo o la pro­tec­ción a las mi­no­rías, que no es­tán re­fle­ja­das en la Carta Mag­na.

So­bre el pre­si­den­te re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­po­ner a un sus­ti­tu­to, que de­be ser con­fir­ma­do por el Se­na­do, por lo que el re­em­pla­zo de Sca­lia abre la po­si­bi­li­dad de al­te­rar el equi­li­brio ideo­ló­gi­co del tri­bu­nal, que has­ta aho­ra com­po­nían cua­tro jue­ces pro­gre­sis­tas, cua­tro con­ser­va­do­res y uno mo­de­ra­do, que in­cli­na­ba el fiel de la ba­lan­za unas ve­ces a un la­do y otras, al otro.

La po­si­bi­li­dad de que aho­ra un juez pro­gre­sis­ta al­te­re la si­me­tría ha pro­vo­ca­do un re­vue­lo en las fi­las re­pu­bli­ca­nas que sal­pi­có tam­bién el de­ba­te de las pri­ma­rias. Una ho­ra des­pués de co­no­cer­se la no­ti­cia, Ted Cruz ala­ba­ba a Sca­lia: «Fue un hé­roe», di­jo en un tuit. Y re­cla­mó «que el Se­na­do se ase­gu­re de que sea el pró­xi­mo pre­si­den­te el que nom­bre a quien lo re­em­pla­ce». No se que­dó so­lo, pues po­co des­pués el lí­der re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra al­ta, Mitch McCon­nell, de­cía lo mis­mo: «El pue­blo es­ta­dou­ni­den­se de­be­ría te­ner voz en la se­lec­ción del pró­xi­mo juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo».

Oba­ma des­pe­jó po­co des­pués las po­si­bles du­das: «Ten­go la in­ten­ción de cum­plir con mis obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y de­sig­nar un su­ce­sor». Los re­pu­bli­ca­nos de­ja­ron cla­ro en­ton­ces que im­pe­di­rán que el Se­na­do, don­de tie­nen ma­yo­ría, vo­te al can­di­da­to ele­gi­do por el pre­si­den­te.

Ha­gan lo que ha­gan los con­ser­va­do­res en la Cá­ma­ra al­ta, la si­tua­ción es com­pli­ca­da pa­ra ellos. Si im­pi­den la elec­ción del nue­vo juez pro­vo­ca­rán la in­dig­na­ción de los de­mó­cra­tas y su asis­ten­cia ma­si­va a las ur­nas en no­viem­bre, jus­to lo que ne­ce­si­ta el can­di­da­to de ese par­ti­do pa­ra ga­nar. Pe­ro si de al­gu­na ma­ne­ra per­mi­ten que el ele­gi­do por Oba­ma sea con­fir­ma­do, en­fa­da­rán a sus pro­pias ba­ses, con lo que po­dría au­men­tar el apo­yo que es­tas es­tán mos­tran­do a Do­nald Trump.

Tras las ala­ban­zas al fa­lle­ci­do, los seis candidatos aban­do­na­ron cual­quier atis­bo de ama­bi­li­dad ya des­de los pri­me­ros mi­nu­tos, que de­di­ca­ron a opi­nar si Oba­ma de­be nom­brar a su sus­ti­tu­to o de­jar que lo ha­ga el pró­xi­mo pre­si­den­te. El úni­co en con­tra de la ma­yo­ría fue Jeb Bush: «El pre­si­den­te tie­ne ese de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal».

Bush con­cre­tó en Green­vi­lle su me­jor de­ba­te, que fue du­rí­si­mo, has­ta la fe­cha. Ca­ro­li­na del Sur, don­de su her­mano Geor­ge ga­nó en el 2000 con más de la mi­tad de los vo­tos, es pa­ra él a prio­ri un te­rreno fa­vo­ra­ble. Marco Rubio, que pa­re­ce ha­ber­se re­co­bra­do de la ca­tás­tro­fe de Nue­vo Ham­ps­hi­re, ne­ce­si­ta­ba vol­ver a apa­re­cer como ven­ce­dor pa­ra no que­dar de­fi­ni­ti­va­men­te des­car­ta­do

ERIK S. LESSER

Los candidatos re­pu­bli­ca­nos, en la pre­sen­ta­ción del de­ba­te, pre­si­di­do por una ima­gen de Sca­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.