La Li­ga re­cu­pe­ra su ce­rro­jo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Po­co des­pués de ha­cer his­to­ria, de con­ver­tir­se jun­to a Zu­bi­za­rre­ta en el hom­bre que más pe­nal­tis ha de­te­ni­do en la Li­ga (16), Die­go Al­ves (Río de Ja­nei­ro, 1985) se rom­pió la ro­di­lla. En un mal ges­to en el es­ta­dio de los Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo se des­tro­zó el li­ga­men­to cru­za­do an­te­rior y el me­nis­co ex­terno en su pier­na de­re­cha. La vi­da del guar­da­me­ta, de pron­to, pe­gó un gi­ro de 180 gra­dos. En ape­nas tres se­ma­nas ha­bía pa­sa­do de es­cu­char su nom­bre co­rea­do por cin­cuen­ta mil gar­gan­tas a ver­se en la ca­mi­lla de un hospital. De aque­lla pa­ra­da a Cris­tiano Ro­nal­do que lo hi­zo en­trar en el li­bro de los ré­cords del fút­bol es­pa­ñol a que le es­pe­ra­sen por de­lan­te sie­te me­ses de re­cu­pe­ra­ción.

Pe­ro el por­te­ro, ya en la trein­te­na, apli­có la mis­ma má­xi­ma que un día le sir­vió pa­ra de­jar Bra­sil y ate­rri­zar en Eu­ro­pa: sa­cri­fi­cio y de­di­ca­ción. Des­pués de la pri­me­ra fa­se en la que ca­si no se po­día mo­ver, rá­pi­da­men­te re­co­bró la ru­ti­na con la que ha ido afi­lan­do sus re­fle­jos. Se di­ri­gió ca­da ma­ña­na a Pa­ter­na, la ciu­dad de­por­ti­va del Va­len­cia, pa­ra re­ci­bir una llu­via de ba­lo­na­zos. Has­ta tres­cien­tos por se­sión. Y así, con un ro­da­je de ho­ras y ho­ras, se fue reha­bi­li­tan­do.

Una le­gión pa­ra sus­ti­tuir­lo

Mien­tras es­tu­vo fue­ra, en las ofi­ci­nas de Mes­ta­lla se pu­sie­ron a tra­ba­jar a des­ta­jo pa­ra en­con­trar­le un sus­ti­tu­to. En ju­lio se anun­ció la con­tra­ta­ción de Mat­hew Ryan, un pro­me­te­dor por­te­ro aus­tra­liano que ha­bía des­ta­ca­do en la li­ga belga. A Nuno, el en­ton­ces téc­ni­co del Va­len­cia, le en­can­ta­ba to­do lo que ha­bía vis­to de él. Cuan­do lo tu­vo a un pal­mo de dis­tan­cia, si­guien­do sus di­rec­tri­ces, se que­dó aún más ena­mo­ra­do. No so­lo era el fu­tu­ro, tam­bién pa­re­cía el pre­sen­te. Por el ca­mino, Nuno ha­bía desecha­do a Yoel. Al ga­lle­go el es­ca­pa­ra­te del Cel­ta le du­ró po­co. Y las opor­tu­ni­da­des pa­ra lu­cir los guan­tes sur­gie­ron con cuen­ta­go­tas. Pe­ro Ryan, que arran­có la tem­po­ra­da con mu­chas du­das, se le­sio­nó cuan­do so­lo ha­bía dispu­tado tres par­ti­dos. En­ton­ces, apa­re­ció Jau­me Do­mé­nech, un can­te­rano con úl­ti­mo re­cur­so. Pe­ro el par­che no so­lo sol­ven­tó con cre­ces el pa­pel de pro­vi­sio­nal, sino que em­pe­zó a apor­tar pun­tos con sus pa­ra­das. A la afi­ción tam­bién le ca­yó en gra­cia. Y Nuno y Ne­vi­lle lo man­tu­vie­ron has­ta es­te fin de semana, has­ta que Al­ves se pu­so al cien por cien.

So­lo ha­cía fal­ta ver­lo mo­ver­se por la ban­da. El téc­ni­co in­glés es cons­cien­te de que se en­cuen­tra en una si­tua­ción de­ses­pe­ra­da. Pa­ra man­te­ner­se en su pues­to des­pués de es­ta jornada ne­ce­si­ta­ba un mi­la­gro y por eso re­cu­rrió a una fi­gu­ra con fa­ma de ben­de­ci­do. Y al prin­ci­pio to­do se tor­ció. Cuan­do de­bía de sa­lir al de­re­cho, Al­ves fa­lló en un ba­lón aé­reo. To­da­vía oxi­da­do, se que­dó pa­ra­do es­pe­ran­do a que le lle­ga­se el ba­lón en lu­gar de ata­car­lo. El run­rún se apo­de­ró de Mes­ta­lla. Pe­ro con el pa­so de los mi­nu­tos, Al­ves em­pe­zó a cre­cer. En el mo­men­to en el que el Va­len­cia le dio la vuel­ta al par­ti­da y co­men­zó el aco­so del Es­pan­yol, se in­ven­tó un par de ma­nos pro­di­gio­sas. La gra­da en­lo­que­ció. El ce­rro­jo de la Li­ga es­ta­ba de vuel­ta.

KAI FÖRSTERLING EFE

Die­go Al­ves, en un en­tre­na­mien­to es­ta semana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.