La Li­ga su­per­só­ni­ca de Te­bas

En me­nos de tres años, ha da­do un vuel­co a la or­ga­ni­za­ción, sa­nea­do los clu­bes y du­pli­ca­do los in­gre­sos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - FER­NAN­DO HI­DAL­GO

Cuan­do en abril del 2013, Te­bas al­can­za la pre­si­den­cia de la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal, los clu­bes es­pa­ño­les ago­ni­za­ban ba­jo el pe­so de una deu­da de 3.600 mi­llo­nes de eu­ros (752 a Ha­cien­da). El cas­ti­llo de nai­pes se des­mo­ro­na­ba fru­to de la his­tó­ri­ca fal­ta de con­trol es­pa­ño­la. Hoy en día, a po­co de que Te­bas cum­pla tres años en el car­go, el vuel­co ha si­do es­pec­ta­cu­lar. La deu­da al fis­co es de 317 mi­llo­nes, los clu­bes co­mien­zan a fir­mar números po­si­ti­vos en ca­da ejer­ci­cio con­ta­ble y el nue­vo con­tra­to de te­le­vi­sión du­pli­ca­rá los in­gre­sos en ape­nas dos años. Se ha pa­sa­do de una muer­te se­gu­ra a un fu­tu­ro op­ti­mis­ta.

Ja­vier Te­bas siem­pre fue mi­ra­do en el mundo del fút­bol con cier­ta des­con­fian­za. Su pre­sen­cia en nu­me­ro­sos con­cur­sos de acree­do­res le dio una in­for­ma­ción de pri­me­ra mano de cuál era el ver­da­de­ro es­ta­do del fút­bol en Es­pa­ña, pe­ro al mis­mo tiem­po le ge­ne­ró una ima­gen de al­guien cur­ti­do en las tras­tien­das más os­cu­ras de los clu­bes. Igual­men­te, a ni­vel de ca­lle, no se tra­ta pre­ci­sa­men­te de un per­so­na­je con gran ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad, es­pe­cial­men­te en el mundo ul­tra. Pe­ro a pe­sar del «¡Te­bas ve­te ya!» del mi­nu­to 12 de ca­da par­ti­do, si se pre­gun­ta a la ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes de los clu­bes, le ha­rían un mo­nu­men­to. No es pa­ra me­nos, por ejem­plo, el De­por­ti­vo, pa­sa­rá de co­brar 23 mi­llo­nes de de­re­chos de te­le­vi­sión a al­re­de­dor de 43 la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Lo mis­mo se pue­de de­cir del Cel­ta, que qui­zá co­bre un po­co más que los co­ru­ñe­ses por sus me­jo­res cla­si­fi­ca­cio­nes de los úl­ti­mos años.

Re­cuer­dos

«Cuan­do lle­gué a la Li­ga, creía que era ne­ce­sa­rio un cam­bio drás­ti­co. El fút­bol que­bra­ba. Al mis­mo tiem­po, ha­bía un problema de in­te­gri­dad, que con las apues­tas se iba a agra­var. Tam­bién, si no cre­cía­mos y no tra­ba­já­ba­mos en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de nues­tro pro­duc­to nos que­da­ría­mos atrás y nos ade­lan­ta­rían los ita­lia­nos y los fran­ce­ses. Ha­bía que dar un im­pul­so a los de­re­chos te­le­vi­si­vos y re­com­po­ner re­la­cio­nes con la fe­de­ra­ción», re­cuer­da Te­bas en de­cla­ra­cio­nes a La Voz de Ga­li­cia.

De to­do ello, so­lo se le ha que­da­do en el ca­mino la re­cu­pe­ra- Deu­da de los clu­bes con Ha­cien­da De­re­chos de te­le­vi­sión ción del tra­to ins­ti­tu­cio­nal con la fe­de­ra­ción de Vi­llar. El match­ball de la quie­bra lo sal­vó con el con­trol eco­nó­mi­co. Y se pa­só de per­der 250 mi­llo­nes en un año a ga­nar la mis­ma can­ti­dad uno des­pués. La deu­da con Ha­cien­da va ca­mino de la des­apa­ri­ción (se es­ti­ma que en el 2020 se­rá so­lo de 50 mi­llo­nes). En cuan­to a in­te­gri­dad, Te­bas creó una uni­dad es­pe­cí­fi­ca pa­ra aco­me­ter el Pre­su­pues­to de la Li­ga Em­plea­dos en la Li­ga re­to de las apues­tas y de la com­pra-venta de par­ti­dos en ca­da fi­nal de tem­po­ra­da: «Te­ne­mos la me­jor uni­dad del mundo, pa­sa­mos in­for­ma­ción a otros paí­ses y estamos con­si­guien­do mi­ni­mi­zar los ries­gos», di­ce el pre­si­den­te de la Li­ga.

«Era im­pres­cin­di­ble te­ner un pro­duc­to lim­pio y creí­ble. Cuan­do aireaba que en la Li­ga se com­pra­ron par­ti­dos, no es­ta­ba man­chan­do mi pro­duc­to, lo es­ta­ba lim­pian­do, en­vian­do un men­sa­je a to­do el mundo de que nues­tro fút­bol iba a ser au­tén­ti­co. Con­sul­té con es­pe­cia­lis­tas del sec­tor. Si tu quie­res su­bir el va­lor de tu pro­duc­to tie­nes que ser cla­ro con lo que ha­ces. Si hay un par­ti­do su­cio, no pa­sa na­da, pe­ro hay que de­nun­ciar­lo y to­mar me­di­das. Que nues­tra gen­te vea que no lo con­sen­ti­mos». Pe­ro la cre­di­bi­li­dad de la Li­ga tam­bién se ha ga­na­do con el con­trol eco­nó­mi­co: «He­mos arre­gla­do los en­cie­rros en los ves­tua­rios por fal­ta de co­bro. Con­fío en que es­to ya es­tá arre­gla­do. Los sa­la­rios ba­ja­ron y lue­go subie­ron. Aquí vie­ne la gen­te que quie­re una Li­ga lim­pia, sin deu­das, que pa­ga im­pues­tos. Pre­ten­día­mos crear va­lor y lo he­mos con­se­gui­do. El dato cla­ve es el re­sul­ta­do del ul­ti­mo con­cur­so de­re­chos au­dio­vi­sua­les. Ahí es­tá el nue­vo con­tra­to. Si no hu­bié­ra­mos ga­na­do en cre­di­bi­li­dad no ha­bría­mos cre­ci­do tan­to».

Otra de las pa­tas del ban­co de Te­bas fue la in­ter­na­cio­na­li­za­ción: «A es­te ni­vel, he­mos tri­pli­ca­do los in­gre­sos gra­cias a nues­tra es­tra­te­gia de ho­ra­rios, a la World cha­llen­ge y a de­ter­mi­na­dos even­tos en el ex­tran­je­ro».

En po­co tiem­po

Lo que más sor­pren­de es el es­ca­so tiem­po en el que se ha lo­gra­do se­me­jan­te trans­for­ma­ción: ni tres años. Quien co­no­ce a Te­bas ha­bla de un per­so­na­je hi­per­ac­ti­vo, in­te­li­gen­te, con gran vi­sión pa­ra los ne­go­cios y una ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo ex­tra­or­di­na­ria. Qui­zá ex­ce­si­vo, ex­pan­si­vo y len­gua­raz, lo que le ha va­li­do ha­cer­se enemi­gos, al­gu­nos muy po­de­ro­sos. En­tre ellos, Flo­ren­tino Pé­rez y Te­le­fó­ni­ca, quie­nes te­nían in­tere­ses di­fe­ren­tes en el asun­to de los de­re­chos de te­le­vi­sión. O la pro­pia FIFA, con quie­nes plei­tea en el ca­so de los fon­dos de in­ver­sión, que él con­si­de­ra es­tra­té­gi­cos. Pe­ro lo que nun­ca de­ja es que el rui­do de sus ba­ta­llas le de­ten­ga en mi­tad del ca­mino.

Te­bas siem­pre va ha­cia ade­lan­te, siem­pre al fren­te, im­pul­sa­do por la teo­ría que di­ce que «quien no cre­ce, se es­tan­ca y quien se es­tan­ca, des­apa­re­ce». So­lo así se pue­de pa­sar de 84 a 140 mi­llo­nes de pre­su­pues­to en la Li­ga en me­nos de tres años; o pa­sar de 45 a 130 em­plea­dos o du­pli­car los in­gre­sos por de­re­chos te­le­vi­si­vos en dos tem­po­ra­das ya una pre­vi­sión de tres­cien­tos en los pró­xi­mos años.

Con­trol eco­nó­mi­co, in­ter­na­cio­na­li­za­ción, in­te­gri­dad y de­re­chos de te­le­vi­sión, sus pie­dras an­gu­la­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.