Un ju­ve­nil se­lló el ar­co del lí­der tras las le­sio­nes de Mac­kay y Ca­ba­ne­las

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - P. A. L.

La por­te­ría del Ra­cing era una bal­sa de acei­te has­ta ha­ce tres se­ma­nas. Ian Mac­kay con­ci­ta­ba elo­gios al tiem­po que Ser­gio Ca­ba­ne­las, el mon­for­tino que lle­gó a ser in­ter­na­cio­nal sub17 y ju­gó en el Ma­drid C, tra­ba­ja­ba a su som­bra a la es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad. Pe­ro el 25 de enero co­men­za­ron los con­tra­tiem­pos. Ese día Ca­ba­ne­las re­ca­yó de la le­sión en el hom­bro que le ha­bía obli­ga­do a pa­sar por el qui­ró­fano en pri­ma­ve­ra, por lo que el Ra­cing bus­có de ur­gen­cia un por­te­ro sub-23 pa­ra cu­brir su au­sen­cia y fi­chó a Ser­gio Gar­cía, ju­ve­nil de 18 años del Al­cor­cón B. Pe­ro una le­sión de Mac­kay en el triun­fo del 7 de fe­bre­ro an­te el Spor­ting B con­vir­tió al re­cién lle­ga­do en ti­tu­lar en el der­bi de ayer en Pa­sa­rón.

Ser­gio Gar­cía com­ple­tó ayer una ac­tua­ción sol­ven­te en el triun­fo del Ra­cing por 0-3 en Pon­te­ve­dra. Blo­có los ba­lo­nes más sen­ci­llos, des­pe­jó los re­ma­tes más com­pro­me­ti­dos y fue ga­nan­do con­fian­za.

La cri­sis de la por­te­ría del Ra­cing se re­sol­vió con éxi­to. Que­da sa­ber si re­apa­re­ce ya el sá­ba­do Mac­kay, al que su en­tre­na­dor, Miguel Ángel Te­na, con­si­de­ra uno de los me­jo­res de to­da la Se­gun­da B, o si el cán­ta­bro Ser­gio Gar­cía re­pi­te ti­tu­la­ri­dad en el en­cuen­tro an­te el So­mo­zas. La jornada son­rió tan­to al Ra­cing que ya le lle­va sie­te pun­tos al Lo­gro­ñés. Du­ran­te las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das, Irio­me se ha con­ver­ti­do en uno de los due­ños de la ban­da de­re­cha del Lu­go. El ca­na­rio se en­cuen­tra en un mo­men­to dul­ce de ca­ra a la por­te­ría ri­val. Mar­có el tan­to en la de­rro­ta fren­te al Mi­ran­dés y, an­te­ayer, abrió el ca­mino del triun­fo so­bre el Al­me­ría con el pri­mer gol de la tar­de.

—Al­gu­nos com­pa­ñe­ros su­yos le ala­ban por­que, aunque es ex­tre­mo, les ayu­da en de­fen­sa...

—So­bre el cam­po, me gus­ta ser solidario con los com­pa­ñe­ros. Egoís­ta­men­te, cla­ro que po­drías pen­sar en que­dar­te arri­ba y no de­fen­der. Pe­ro es­ta ha si­do mi for­ma de ju­gar du­ran­te mu­chos años y no me ha ido mal.

—Des­ta­có la pa­sa­da tem­po­ra­da con el Lu­go. ¿No re­ci­bió pro­pues­tas de equi­pos más po­ten­tes?

—La ver­dad es que no. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de vol­ver a las is­las, pe­ro al fi­nal no sa­lió la co­sa. To­ni Otero me trans­mi­tió que el Lu­go que­ría con­tar con­mi­go y de­ci­dí se­guir. Es­tu­ve muy bien en la ciu­dad la pa­sa­da tem­po­ra­da y aho­ra me ten­drán que ver por ahí otro par de años más.

—¿Se en­cuen­tra en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra?

—Es­ta tem­po­ra­da me ha cos­ta­do bas­tan­te, la ver­dad. Tam­bién es cier­to que me en­con­tra­ba muy bien el año pa­sa­do. Pe­ro es­pe­ro me­jo­rar des­de aho­ra has­ta el fi­nal de la Li­ga.

—El Lu­go no per­dió un par­ti­do con us­ted en el on­ce du­ran­te más de seis me­ses. ¿Qué le pa­re­ce?

—Se pu­bli­ca­ron unas no­ti­cias so­bre ese te­ma y mu­cha gen­te me ha­bla­ba de ese dato. Pe­ro yo no le doy mu­cha im­por­tan­cia, por­que so­mos un equi­po en el que ju­ga­mos todos. Cla­ro que me gus­ta ver esas co­sas, pe­ro tam­po­co quie­ro que me des­cen­tren de mi tra­ba­jo.

—¿Qué ha cam­bia­do en el Lu­go pa­ra que ha­ya me­jo­ra­do tan­to los re­sul­ta­dos a do­mi­ci­lio?

—Han cam­bia­do mu­chas co­sas. Des­de la for­ma de jue­go al cuer­po téc­ni­co. Ade­más, han ve­ni­do mu­chos ju­ga­do­res nue­vos. Qui­zás aho­ra nues­tro fút­bol es al­go más sim­ple. Y es muy im­por­tan­te de­jar la por­te­ría a ce­ro.

—¿A qué se re­fie­re con que su jue­go es más sim­ple?

—La tem­po­ra­da pa­sa­da co­rría­mos más ries­gos cuan­do sa­cá­ba­mos el ba­lón des­de atrás, aunque lo sa­bía­mos ha­cer muy bien. Cuan­do los ri­va­les ve­nían a Lu­go, sa­bían que se en­fren­ta­ban con un equi­po muy di­fí­cil. No­so­tros dis­fru­tá­ba­mos. Aho­ra a ve­ces sa­ca­mos los pun­tos de una ma­ne­ra un po­co di­fe­ren­te, pe­ro es in­du­da­ble que se han me­jo­ra­do las ci­fras.

—¿Hu­bo in­cer­ti­dum­bre des­pués del cam­bio de di­rec­ti­va?

—Siem­pre que se pro­du­cen cam­bios, la si­tua­ción da que pen­sar. Pe­ro cuan­do em­pe­za­mos la pre­tem­po­ra­da y nos vi­mos todos jun­tos, la co­sa que­dó apar­ca­da. El ves­tua­rio es­ta­ba bas­tan­te tran­qui­lo. Es cier­to que se mon­tó mu­cho re­vue­lo, pe­ro no­so­tros te­nía­mos ga­nas de ha­cer un buen año. Des­pués es­cu­chas a Pi­ta, Seoane o Ma­nu, que son muy po­si­ti­vos, y te con­ta­gias.

—Han me­jo­ra­do como vi­si­tan­tes, pe­ro en ca­sa ofre­cen más du­das...

—Los úl­ti­mos par­ti­dos en el Ángel Ca­rro no nos han sa­li­do muy bien. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que siem­pre es más com­pli­ca­do su­mar fue­ra. Te­ne­mos que ha­cer de nues­tro cam­po un for­tín.

—El año pa­sa­do, aca­ba­ron mal la tem­po­ra­da. ¿Eso pe­sa en el sub­cons­cien­te?

—Es­ta ca­te­go­ría es tan com­pli­ca­da que cuan­do lle­gas al tra­mo fi­nal se ha­ce más di­fí­cil su­mar pun­tos. Pe­ro yo creo que de­be­mos se­guir cre­yen­do en nues­tro jue­go e in­ten­tan­do man­te­ner la por­te­ría a ce­ro. Por­que con la gen­te que te­ne­mos arri­ba, ca­si siem­pre vamos a en­chu­far al­gu­na oca­sión.

ÓSCAR CE­LA

Irio­me ase­gu­ra que le ha cos­ta­do en­con­trar­se a gus­to en la pre­sen­te tem­po­ra­da.

Ser­gio Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.