El día en que se for­jó la leyenda

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PA­BLO GÓ­MEZ

«Al aca­bar el par­ti­do to­do se con­vir­tió en una fies­ta con­ti­nua. Como di­ce la can­ción «¡Que no se rom­pa la no­che, que no lle­gue la ma­ña­na!» Un Chas­ton aba­rro­ta­do de ami­gos nos re­ci­bió es­pe­ran­do a ce­le­brar­lo con no­so­tros. ¡Fue apo­teó­si­co! ¡Qué fies­tón! No re­cuer­do las ve­ces que hice el re­co­rri­do Chas­ton-Fox Trot por la puer­ta de ser­vi­cio .... ».

Son los re­cuer­dos del que al­gu­nos con­si­de­ran el me­jor por­te­ro de fút­bol sa­la de la his­to­ria de Es­pa­ña, Ju­lio Fer­nán­dez. Él es­ta­ba allí, en el Pa­la­cio de los Deportes de Ria­zor, en aquel día de abril en el que el Chas­ton ven­ció (3-0, tam­bién ha­bía ga­na­do en la ida en Al­cor­cón, 2-3) en el par­ti­do de vuel­ta al Unión Sport de Ma­drid. Vi­tu­co, el ve­ne­zo­lano Rust­chi, el bra­si­le­ño Denis (el pri­mer ex­tran­je­ro en el fút­bol sa­la es­pa­ñol) y Olaiz com­ple­ta­ron el cin­co ini­cial. El téc­ni­co Be­bu­cho tam­bién dio sa­li­da a Pi­be, To­ne­cho, Miguel y Jo­sé Ma­nuel.

El Chas­ton hi­zo his­to­ria en el de­por­te es­pa­ñol y con­vir­tió a A Co­ru­ña en pio­ne­ra del fút­bol sa­la, pe­ro la leyenda se ci­men­tó aquel día en el que fir­mó su pri­mer Cam­peo­na­to de Es­pa­ña. Des­pués ven­dría otra Li­ga (1985) y dos Co­pas del Rey (1986 y 1988). Miguel Mos­que­ra, due­ño de la dis­co­te­ca Chas­ton, pre­si­día un pro­yec­to ro­mán­ti­co que aca­bó con­vir­tién­do­se en uno de los me­jo­res equi­pos del de­por­te es­pa­ñol.

Cho­co­la­te y chu­rros

«Aquel 14 de abril de 1984 se vi­vía mu­cha ten­sión en el Pa­la­cio», re­cuer­da el vi­ce­pre­si­den­te Su­so Fil­guei­ra. «Es­ta­ba a re­ven­tar», con­fir­ma Be­bu­cho. «Yo ca­si ve­nía de una no­che sin dor­mir, los ner­vios a flor de piel, todos como fla­nes. Y el que más, Rust­chi, que se le ba­ja­ban los ner­vios al es­tó­ma­go y te­nía que co­mer. Al­guien fue a bus­car­le cho­co­la­te con chu­rros y cuan­do lo veía co­mer, me di­je: ‘No sé quién es­tá más cha­la­do; él o yo por per­mi­tír­se­lo’», re­me­mo­ra Be­bu­cho.

Rust­chi ju­ga­ba de es­co­ba, atrás, pe­ro el téc­ni­co op­tó por una ju­ga­da maes­tra pa­ra la oca­sión. «Sa­cri­fi­ca­mos a Olaiz y pu­si­mos al ve­ne­zo­lano de es­pal­das a la por­te­ría, aunque él no que­ría... Le tu­ve que ex­pli­car: ‘Tie­nes esa pa­ta lar­ga y con­tro­las el ba­lón le­jos de la por­te­ría’. Lue­go ce­día a los la­te­ra- les, que la rom­pían. El Unión Sport se que­dó ex­tra­ña­do, le rom­pi­mos los es­que­mas, nos sa­lió bien y a los po­cos mi­nu­tos ya mar­ca­mos el pri­me­ro», re­la­ta el en­tre­na­dor.

Rust­chi hi­zo el pri­me­ro en el mi­nu­to 16, Olaiz anotó en el 18 y Vi­tu­co en el 19 del se­gun­do tiem­po. «Ellos ve­nían de ga­nar un cam­peo­na­to en Ta­ra­zo­na el año an­te­rior y yo co­no­cía al por­te­ro To­ño de la se­lec­ción. Le di­je: ‘An­da, dé­ja­la pa­ra no­so­tros, que aho­ra nos to­ca’», bro­mea Vi­tu­co.

«En el ves­tua­rio era Lo­lo el que mo­vía el co­ta­rro, era el ve­te­rano. Pe­ro ese día ha­bló más Olaiz. ‘Es­to es­tá ga­na­do, es­tá chu­pa­do’, de­cía», re­cuer­da. «Se ha­bía que­da­do gen­te fue­ra del Pa­la­cio. Yo bus­ca­ba a mi hi­jo Vi­tu­co, de ape­nas tres años y no con­se­guía lo­ca­li­zar­lo en la gra­da», apun­ta.

Aña­de: «El Unión Sport te­nía un gran equi­po, con Ri­car­din­ho... y no se rin­die­ron nun­ca. Al fi­nal, nos jun­ta­mos todos en Chas­ton. Fue­ron los años más fe­li­ces de mi vi­da. Oja­lá vol­vie­ran otra vez».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.