Denis: «Sa­bía que te­nía una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - P. G.

El hi­jo del ca­pi­tán del ejér­ci­to bra­si­le­ño aca­bó dur­mien­do en la pen­sión de la se­ño­ra Mer­ce­des. Fue el pri­mer de­por­tis­ta de su país en fi­char por un equi­po de fút­bol sa­la es­pa­ñol. Denis sa­lió aquel día al parqué de Ria­zor sa­bien­do lo que se ju­ga­ba. «Sa­bía que te­nía una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de, de­mos­trar la ca­te­go­ría del fút­bol sa­la bra­si­le­ño», re­su­me.

«Di­mos un sal­to de ca­li­dad, pu­si­mos de mo­da el fút­bol sa­la», in­sis­te coin­ci­dien­do con Be­bu­cho, que de­ta­lla: «Fui­mos pio­ne­ros, in­clu­so en la ima­gen con la ro­pa de entrenar y el tra­je ofi­cial, las bol­sas... quién lo pen­sa­ría cuan­do traía­mos re­gla­men­tos de Uru­guay y ba­lo­nes pa­ra des­gua­zar y ana­li­zar...». Al téc­ni­co le gus­ta de­cir que to­do sur­gió «por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea». Lo cier­to es que des­pués de aquel 14 de abril de 1984, el Chas­ton pa­só de dispu­tar to­das las fi­na­les (y per­der­las en su ma­yo­ría) a ad­ju­di­car­se to­do lo que ju­ga­ba.

«Du­ran­te to­da esa semana, Olaiz nos in­sis­tía en que fal­ta­ba lo mas di­fí­cil... fue­ron unos días ten­sos. Pe­ro como co­sa ex­tra­ña te­nía­mos a to­do el fút­bol sa­la co­ru­ñés de­trás de no­so­tros, em­pu­jan­do y ha­cién­do­nos ver que tam­bién aquel ti­tu­lo era un po­co su­yo», des­cri­be Ju­lio Fer­nán­dez.

«Tras per­der la fi­nal el año an­te­rior afron­tá­ba­mos es­te par­ti­do mu­cho mas ma­du­ros y el Pa­la­cio fue el ul­ti­mo em­pu­jón que ne­ce­si­tá­ba­mos», ana­li­za. «La ver­dad es que ya jus­to des­pués de aca­bar el par­ti­do de ida éra­mos cons­cien­tes de que lo te­nía­mos ahí», con­fie­sa el aho­ra en­tre­na­dor del Kaz­ma en Ku­wait.

Ce­lia Mos­que­ra, her­ma­na de Miguel y di­rec­ti­va del club, re­cuer­da: «Ese día lo vi­vi­mos con in­ten­si­dad, pre­pa­ran­do ban­de­ras y un bom­bo gi­gan­te pa­ra ani­mar. Nun­ca pen­sá­ba­mos que po­día­mos ga­nar. Cuan­do vi­mos el Pa­la­cio lleno nos di­mos cuen­ta que te­nía­mos que com­pen­sar a esa gen­te».

Con el tro­feo ya en el pal­ma­rés del equi­po her­cu­lino, la ce­na fue en el lu­gar de siem­pre, O Mas­co­to y la fies­ta, có­mo no, en la dis­co­te­ca Chas­ton y Fox-Trot.

El le­ga­do de aquel día se pro­lon­gó con nom­bres como el de Cas­ti­llo, otro mi­to del fút­bol sa­la na­cio­nal. «Mu­chos ve­nía­mos de ju­gar al fút­bol en el De­por­ti­vo y otros equi­pos, pe­ro yo me sen­tí más rea­li­za­do en el fút­bol sa­la. Aunque van pa­san­do los años es­to no se pierde en el ol­vi­do», re­cal­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.