Francisco sa­cu­de a las éli­tes de Mé­xi­co con su dis­cur­so con­tra la de­sigual­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - D. M.

Eca­te­pec no es un si­tio re­co­men­da­ble. No sa­le en las guías tu­rís­ti­cas, ni los ami­gos me­xi­ca­nos in­vi­tan al ex­tran­je­ro a que lo vi­si­te. Eca­te­pec es lo que los lo­ca­les lla­man un «co­n­ur­bano», en­glo­ba­do en el gi­gan­tes­co con­glo­me­ra­do que es Ciu­dad de Mé­xi­co. Cuan­do Eca­te­pec sa­le en la pren­sa es pa­ra abo­chor­nar a sus cer­ca de dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, mu­chos de los cua­les tra­ba­jan en la ca­pi­tal y tie­nen ca­da día que pa­sar­se va­rias ho­ras en el trans­por­te pú­bli­co.

Los pri­me­ros pues­tos que ocu­pa Eca­te­pec en mu­chos de los ín­di­ces de cri­mi­na­li­dad de­mues­tran que se tra­ta de una de las ciu­da­des con las con­di­cio­nes de vi­da más du­ras del país. La peor par­te se la lle­van las mu­je­res: el año pa­sa­do des­apa­re­cie­ron 400 ni­ñas y ado­les­cen­tes de es­ta lo­ca­li­dad y de ur­bes cer­ca­nas, se­gún la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia. Es una si­tua­ción si­mi­lar, aunque me­nos co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te, a la de Ciu­dad Juarez. Eca­te­pec es, en de­fi­ni­ti­va, una re­pre­sen­ta­ción per­fec­ta de las «pe­ri­fe­rias» ur­ba­nas, cul­tu­ra­les y exis­ten­cia­les de las que Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio no se can­sa de ha­blar des­de que fue ele­gi­do pa­pa. Por eso qui­so ce­le­brar allí la mi­sa del do­min­go. En la gi­gan­tes­ca ex­pla­na­da del Cen­tro de Es­tu­dios, Francisco vol­vió a de­nun­ciar con insistencia la corrupción, el nar­co­trá­fi­co, la vio­len­cia, la po­bre­za o la fal­ta de opor­tu­ni­da­des en Mé­xi­co.

An­te al­re­de­dor de 300.000 per­so­nas, el pa­pa in­ci­tó a los pre­sen­tes a tra­ba­jar pa­ra lo­grar un país «don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de emi­grar pa­ra so­ñar; don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de ser ex­plo­ta­do pa­ra tra­ba­jar; don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de ha­cer de la de­ses­pe­ra­ción y la po­bre­za de mu­chos el opor­tu­nis­mo de unos po­cos». Les in­vi­tó, en de­fi­ni­ti­va, a cons­truir «una tie­rra que no ten­ga que llo­rar a hom­bres y mu­je­res, a jó­ve­nes y ni­ños que ter­mi­nan des­trui­dos en las ma­nos de los tra­fi­can­tes de la muer­te». «He­mos ele­gi­do a Je­sús. Me­tá­mo­nos es­to en nues­tras ca­be­zas: no po­de­mos dia­lo­gar con el dia­blo», re­su­mió.

La arre­me­ti­da del pa­pa con­tra la se­duc­ción por «el di­ne­ro, la fa­ma y el po­der» lle­gó des­pués de que le­van­ta­ran am­po­llas sus pa­la­bras del día an­te­rior con­tra el nar­co­trá­fi­co y la corrupción. Al­gu­nos qui­tan pe­so a sus dis­cur­sos fren­te a obis­pos y au­to­ri­da­des, pe­ro es ob­vio que Francisco de­nun­ció la con­ni­ven­cia de par­te del po­der po­lí­ti­co y ecle­siás­ti­co con el cri­men or­ga­ni­za­do.

igua­nas te­rres­tres

YU­RI COR­TEZ AFP

El pa­pa Francisco, ayer a su lle­ga­da a Eca­te­pec.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.