Cuan­do el bru­tal Ta­kes­hi Ki­tano en­con­tró a Ja­vier Ma­rías

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - JO­SÉ LUIS LO­SA

El ci­ne ha­ce ex­tra­ños com­pa­ñe­ros de ca­ma. Pen­sar que Ta­kes­hi Ki­tano, re­no­va­dor bi­za­rro del ci­ne de ya­ku­zas, cam­peón del más bru­tal to­rren­tis­mo ja­po­nés, se iba a con­ver­tir en ac­tor prin­ci­pal de una adap­ta­ción del de­li­ca­do Ja­vier Ma­rías sue­na a cas­ting im­po­si­ble. Pe­ro el lar­go tiem­po es­fu­ma­do Way­ne Wang fi­cha a Ki­tano como el ma­du­ro par­te­nai­re de su muy jo­ven mu­sa en la adap­ta­ción de Mien­tras ellas duer­men. El re­la­to cor­to de Ma­rías lo di­gie­re Wang como un per­tur­ba­dor excurso por los te­rri­to­rios de Lolita, La ven­ta­na indiscreta y El pla­cer de los ex­tra­ños. Me fas­ci­na su at­mós­fe­ra de th­ri­ller de voyeurismo ex­tre­mo, de fe­ti­chis­mo bár­ba­ro. Y no quie­ro ni pen­sar en lo que hu­bie­ra he­cho Brian de Pal­ma con es­ta his­to­ria de mal­sa­nos ce­bos y jue­gos de rol se­xua­les tan bien ju­ga­dos que nun­ca lle­ga­mos a su fon­do, con­ver­ti­dos no­so­tros tam­bién en mi­ro­nes atur­di­dos por co­ra­zo­nes tan os­cu­ros.

Te­ren­ce Da­vies y Te­chi­né

Nun­ca en­ten­de­ré al­gu­nas de­ci­sio­nes de pro­gra­ma­ción de fes­ti­va­les como Ber­lín. En la jornada de ayer par­ti­ci­pa­ban dos elefantes del ci­ne eu­ro­peo: pa­sa­ba, mar­gi­na­do de la sec­ción ofi­cial, el bri­tá­ni­co Te­ren­ce Da­vies con un den­so y na­da com­pla­cien­te es­trip­tís emo­cio­nal de la poeta Emily Dic­kin­son, la irre­gu­lar pe­ro pro­po­si­ti­va A Quiet Pas­sion.Y por el con­tra­rio, com­pe­tía por el Oso de Oro el fran­cés André Te­chi­né, con una an­ti­gua­lla ti­tu­la­da Quand on a 17 ans, en la que em­plea dos ho­ras pa­ra ha­cer­nos en­ten­der que las pe­leas de ga­llos de los dos ado­les­cen­tes mas­cu­li­nos de su fil­me no son bull­ying sino el evi­den­te de­seo que am­bos tie­nen de sa­lir del ar­ma­rio y acos­tar­se.

Te­chi­né, tío, es­tos ro­deos con la ho­mo­se­xua­li­dad te­nían un pa­se ha­ce 30 años, cuan­do tú te re­go­dea­bas con los efe­bos y sus afec­tos de se­xua­li­dad con­fu­sa en Los jun­cos sal­va­jes. Pe­ro, hom­bre, la vi­da evo­lu­cio­na y en­ve­je­cer de ma­ne­ra tan pa­to­sa y ver­de ha­ce que el au­tor de ci­ne bo­rras­co­so como Les Vo­leurs o Ma sai­son pré­fe­rée se­me­je una ca­ri­ca­tu­ra del gran Eloy de la Iglesia. Te­chi­né, ju­bí­la­te pe­ro no me salpiques.

La com­pe­ti­ción ca­yó en pi­ca­do con la im­pos­tu­ra por­tu­gue­sa Car­tas da gue­rra, fil­me de Ivo Fe­rrei­ra cu­ya es­truc­tu­ra epis­to­lar, a tra­vés de las de­cla­ra­cio­nes de amor de un mé­di­co en los es­ter­to­res de las gue­rras co­lo­nia­les en Áfri­ca, es­tá ro­da­da en un blan­co y ne­gro ar­tist y fal­sa­rio. Quie­re pa­re­cer­se al Ta­bú de Miguel Go­mes pe­ro no en­ga­ña ni al chó­fer del Pe­que­ño Ni­co­lás.

La cin­ta ale­ma­na 24 Weeks, de An­ne Be­rra­ched, tie­ne de­li­to: tra­ta de ha­cer me­lo­dra­ma usan­do un em­ba­ra­zo con pro­nós­ti­co de síndrome de Down. En es­te ca­so, es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do to­mar el pa­si­llo y huir por la tan­gen­te.

Ki­tano, en la adap­ta­ción del re­la­to de Ma­rías «Mien­tras ellas duer­men».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.