Un día y 4.000 ki­ló­me­tros pa­ra vo­lar de Bar­ce­lo­na a Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - EMI­LI­ANO MOU­ZO

Más de un cen­te­nar de pa­sa­je­ros vi­vie­ron du­ran­te la jornada del do­min­go y de ayer una au­tén­ti­ca odi­sea en el ai­re. Fue­ron los via­je­ros de un vue­lo de Vue­ling que de­be­ría ha­ber des­pe­ga­do de Bar­ce­lo­na a las 18.50 ho­ras y te­nían que lle­gar a A Co­ru­ña a las nue­ve de la no­che pe­ro lo hi­cie­ron ayer ca­si a las tres de la tar­de, unas vein­te ho­ras des­pués y tras vo­lar al­re­de­dor de 4.000 ki­ló­me­tros, es de­cir, una dis­tan­cia ma­yor que la que se­pa­ra Al­ve­dro de El Cai­ro.

Sí, el avión pro­ce­den­te de Bar­ce­lo­na hi­zo unos 4.000 ki­ló­me­tros por­que el via­je es­tu­vo pla­ga­do de ate­rri­za­jes y des­pe­gues, «una au­tén­ti­ca lo­cu­ra», con­tó uno de los afec­ta­dos, Fe­de­ri­co Can­te­ro. El problema co­men­zó en Bar­ce­lo­na, «ya que el avión des­pe­gó con vein­te mi­nu­tos de re­tra­so». Al po­co tiem­po de es­tar en el ai­re, la co­man­dan­te «nos anun­ció que no nos di­ri­gía­mos a A Co­ru­ña por­que ha­bía muy mal tiem­po, que íba­mos a San­tia­go», ma­ni­fes­tó Jo­sé Ángel, otro pa­sa­je­ro.

El avión en­fi­ló la pis­ta de La­va­co­lla so­bre las 20.50 ho­ras, «y la pi­lo­tó in­ten­tó ate­rri­zar, pe­ro abor­tó la ma­nio­bra. Lue­go dio otra pa­sa­da pe­ro ya no in­ten­tó ba­jar», se­ña­ló Can­te­ro, «de­bi­do tam­bién al mal tiem­po», sub­ra­yó.

La pi­lo­to les co­mu­ni­có que vo­la­ban ha­cia Ma­drid, ate­rri­zan­do en Ba­ra­jas-Adolfo Suá­rez so­bre las diez de la no­che. «Allí nos die­ron un bo­ca­di­llo y una be­bi­da, y per­so­nal de Vue­ling nos se­ña­ló que ca­bía la po­si­bi­li­dad de vol­ver a intentar vo­lar a Ga­li­cia».

Y así fue. Des­pués de tres ho­ras de es­pe­ra en la ca­pi­tal de Es­pa­ña, «des­pe­ga­mos so­bre la una de la ma­dru­ga­da», con­tó Lour­des, una pa­sa­je­ra. Aunque no lo hi­cie­ron todos los via­je­ros del vue­lo. Unas vein­te per­so­nas op- ta­ron por que­dar­se en Ma­drid, como una ma­dre que via­ja­ba con su es­po­so, y dos hi­jos, de 3 años y de 1. «No era ló­gi­co vo­lar con mis pe­que­ños a esa ho­ra, y sin te­ner la cer­te­za de vo­lar a A Co­ru­ña, con el ries­go de ir a San­tia­go y des­de allí en au­to­bús», con­tó. Se fue pa­ra la ca­sa fa­mi­liar. Otros per­noc­ta­ron en ho­te­les.

Mien­tras tan­to, la ae­ro­na­ve de Vue­ling vo­la­ba ha­cia Ga­li­cia, pe­ro al ae­ro­puer­to de San­tia­go. «So­bre las 2.15 ho­ras di­vi­sa­mos la pis­ta de La­va­co­lla. La co­man­dan­te ni in­ten­tó ba­jar por­que ha­bía tor­men­ta». Y de nue­vo vuel­ta en re­don­do, ¡pe­ro es­ta vez pa­ra Bar­ce­lo­na!

Los pa­sa­je­ros no en­ten­die­ron la de­ci­sión de la pi­lo­to, «por­que en Ma­drid hay más co­ne­xio­nes, y es­tá a 600 ki­ló­me­tros, no a 1.300 como Bar­ce­lo­na». El avión ate­rri­zó en El Prat a las 3.50 ho­ras. «Ha­bía una so­la per­so­na de Vue­ling pa­ra aten­der a más de 100 afec­ta­dos, y nos ofre­ció ir a un ho­tel, y vo­lar hoy —por ayer— a las 9.15 ho­ras». Pe­ro el avión des­pe­gó a las 11.30 y lle­gó a San­tia­go a las 14.15, «y des­de allí nos man­da­ron en au­to­bu­ses pa­ra Al­ve­dro». Otros vo­la­ron di­rec­ta­men­te a A Co­ru­ña, lle­gan­do so­bre las 14.30.

Los pa­sa­je­ros que te­nían que co­ger ese avión pa­ra vo­lar a Bar­ce­lo­na fue­ron lle­va­dos a me­dia tar­de del do­min­go a San­tia­go, pe­ro al no ate­rri­zar la ae­ro­na­ve los alo­ja­ron en un ho­tel, y los lle­va­ron por la ma­ña­na en au­to­bu­ses a Al­ve­dro. Vue­ling ase­gu­ra «que to­do ocu­rrió de­bi­do al tem­po­ral y que las de­ci­sio­nes se to­ma­ron por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad e in­ten­ta­do cau­sar el me­nor problema».

SAN­DRA ALON­SO

Par­te del pa­sa­je pro­ce­den­te de Bar­ce­lo­na lle­gó ayer a las 14.30 ho­ras a San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.