Ga­li­cia pierde 12.570 ve­ci­nos en un año, aunque el cen­so de re­si­den­tes su­pera al de ins­cri­tos en 2.309

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Co­ru­ña (0,12) y San­tia­go (0,10). Por ciu­da­des, so­lo Vi­go y Pon­te­ve­dra cre­cen li­ge­ra­men­te en lo que res­pec­ta a po­bla­ción que re­si­de real­men­te.

En la com­pa­ra­ción de ese cen­so real con el que se con­for­ma con las per­so­nas da­das de al­ta, so­lo San­tia­go en­tre las sie­te ciu­da­des más po­bla­das pre­sen­ta más ve­ci­nos que per­so­nas ins­cri­tas en su pa­drón, aunque la di­fe­ren­cia sea so­lo de 376 per­so­nas. En Vi­go la re­la­ción es de 5.825 per­so­nas me­nos en el cen­so de re­si­den­tes, como en A Co­ru­ña la di­fe­ren­cia es de 2.801; 2.231 en Ou­ren­se; 1.165 en Lu­go; 1.890 en Pon­te­ve­dra y 779 en Fe­rrol. Los dos dipu­tados pro­vin­cia­les de De­mo­cra­cia Ou­ren­sa­na (DO), Gon­za­lo Já­co­me y Ar­man­do Ojea, so­li­ci­ta­ron ayer su per­so­na­mien­to como acu­sa­ción po­pu­lar en el ca­so Bal­tar. Lo ha­cen, se­gún ex­pli­có su abo­ga­do, Miguel Ca­ri­de, al con­si­de­rar «im­pres­cin­di­ble que se ejer­ci­te la acu­sa­ción», an­te la pers­pec­ti­va de que el mi­nis­te­rio fis­cal no lo ha­ga.

Es­te gru­po —a la es­pe­ra de co­no­cer los de­ta­lles so­bre el ca­so, ini­cia­do al de­nun­ciar una mu­jer que ha­bía ac­ce­di­do a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con Jo­sé Ma­nuel Bal­tar por la ofer­ta de un pues­to de tra­ba­jo— apues­ta por el trá­fi­co de in­fluen­cias como de­li­to prin­ci­pal. La de­nun­cian­te, por su par­te, man­tie­ne como prio­ri­dad el aco­so se­xual. Mien­tras, la jue­za a la que co­rres­pon­dió el ca­so ha ci­ta­do como in­ves­ti­ga­dos a Bal­tar y a la mu­jer por el de­li­to de cohe­cho. Al es­tar in­ves­ti­ga­da la de­nun­cian­te, no pue­de ejer­cer la acu­sa­ción, de ahí la re­le­van­cia del per­so­na­mien­to.

El abo­ga­do de DO no qui­so cri­ti­car a la Fis­ca­lía. No va­lo­ró su de­ci­sión de ar­chi­var, que con­si­de­ró «co­rrec­ta», si a la vis­ta de su análisis de da­tos con­si­de­ra­ba que no era ne­ce­sa­rio «mo­les­tar» a un per­so­na­je pú­bli­co. Ca­ri­de, con­tra­ria­men­te, cree que se les de­be es­cu­char a los dos, en­tre otras co­sas pa­ra con­fir­mar si las gra­ba­cio­nes son reales.

El PSOE, por su par­te, anun­ció ayer que es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de per­so­nar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.