Los mé­di­cos cul­pan del co­lap­so de ur­gen­cias a las di­fi­cul­ta­des pa­ra in­gre­sar pa­cien­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

¿Se ima­gi­nan que los qui­ró­fa­nos tu­vie­sen que se­guir fun­cio­nan­do con pa­cien­tes por los pa­si­llos que fue­ron in­ter­ve­ni­dos ho­ras an­tes? Un es­ce­na­rio sor­pren­den­te al que sin em­bar­go se en­fren­tan todos los días los mé­di­cos de ur­gen­cias. La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Ur­gen­cias y Emer­gen­cias (Se­mes) en Ga­li­cia ha sa­li­do al pa­so de las in­for­ma­cio­nes so­bre el co­lap­so en es­tos ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios por el au­men­to del virus de la gri­pe y otras in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, y lo ha he­cho pa­ra ex­pli­car una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la «hi­po­té­ti­ca sa­tu­ra­ción», que de­fi­nen como «la fal­ta de dre­na­je».

Es de­cir, los pa­cien­tes son aten­di­dos pe­ro cuan­do se de­ci­de el in­gre­so del en­fer­mo, es­te pa­sa ho­ras es­pe­ran­do una ca­ma. Pa­ra la Se­mes es­to pro­vo­ca que ocu­pen es­pa­cio des­ti­na­do a la aten­ción de ur­gen­cias y una so­bre­car­ga, so­bre to­do pa­ra el per­so­nal de en­fer­me­ría, que de­be se­guir aten­dien­do a es­tos usua­rios «que de­be­rían es­tar in­gre­sa­dos». El co­lec­ti­vo de fa­cul­ta­ti­vos de ur­gen­cias tie­ne cla­ro cuál se­ría la so­lu­ción, im­ple­men­tar por ejem­plo un in­di­ca­dor de ca­li­dad pa­ra que el tiem­po má­xi­mo en ur­gen­cias des­de el trá­mi­te ad­mi­nis­tra­ti­vo del in­gre­so hos­pi­ta­la­rio sea de cua­tro ho­ras; o que nin­gún pa­cien­te pue­da pa­sar más de 24 ho­ras en es­te ser­vi­cio por el mis­mo mo­ti­vo, «una cues­tión de ló­gi­ca y dig­ni­dad», di­cen. Si pue­den ha­cer­se con un te­lé­fono que cues­ta 600 eu­ros, me­jor, pe­ro en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes, los que ro­ban te­lé­fo­nos mó­vi­les ro­ban lo que pue­den. Así lo ex­pli­can des­de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Los mo­de­los más co­di­cia­dos son los smartp­ho­nes, y den­tro del aba­ni­co de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, los de ga­ma al­ta: des­de el iPho­ne 6 Plus has­ta el Sam­sung Ga­laxy. Sin em­bar­go, los la­dro­nes no tie­nen siem­pre la opor­tu­ni­dad de ir a por el te­lé­fono que les in­tere­sa. Sus mo­dos de ac­tuar no les per­mi­ten es­co­ger mar­ca, sino que se ha­cen con el que pue­den.

Se­gún la po­li­cía, exis­ten tres mo­dos prin­ci­pa­les de ac­tua­ción, apro­ve­chán­do­se siem­pre o ca­si siem­pre del des­pis­te del pro­pie­ta­rio del ter­mi­nal. Pue­de que en una ca­fe­te­ría y, so­bre to­do en un pub y dis­co­te­ca, al­guien de­je el mó­vil en el bol­si­llo de la ca­za­do­ra o en el bol­so. El la­drón aprovecha un des­cui­do pa­ra me­ter la mano y lle­var­se el te­lé­fono. No tie­ne opor­tu­ni­dad de ele­gir, y si el mo­de­lo con el que se ha­ce no le in­tere­sa, lo des­car­ta.

Tam­bién se apro­ve­chan los la­dro­nes de la cos­tum­bre de de­jar so­bre la me­sa el dis­po­si­ti­vo mien­tras se es­tá en un es­pa­cio pú­bli­co. Se acer­can a la me­sa y se lo lle­van. Es una de las ma­ne­ras que les per­mi­te sa­ber qué mó­vil es el que es­tán co­gien­do. El ter­ce­ro se pro­du­ce en las gran­des aglo­me­ra­cio­nes. Es el sis­te­ma de los car­te­ris­tas: se acer­can a una per­so­na y son ca­pa­ces de sa­car­le del bol­si­llo el te­lé­fono mó­vil o la car­te­ra sin que el pro­pie­ta­rio lo no­te. Los ven­de­do­res de te­le­fo­nía mó­vil tam­bién aler­tan del uso del co­no­ci­do como pa­lo-sel­fie, por­que al­guien pue­de uti­li­zar el mis­mo sis­te­ma que cuan­do se ro­ban de en­ci­ma de la me­sa: co­ger­los y sa­lir co­rrien­do.

En mu­chas oca­sio­nes, lo que ro­ban te­lé­fo­nos mó­vi­les in­ten- tan des­pués ven­der­los. En los úl­ti­mos tiem­pos se han po­pula­ri­za­do las em­pre­sas de com­pra de te­lé­fo­nos usa­dos, que uti­li­zan el IMEI —un có­di­go de iden­ti­fi­ca­ción de 15 ci­fras que iden­ti­fi­ca inequí­vo­ca­men­te un dis­po­si­ti­vo, al­go así como el DNI del te­lé­fono— pa­ra com­pro­bar si el mó­vil es ro­ba­do. Las com­pa­ñías de te­le­fo­nía pue­den blo­quear un ter­mi­nal gra­cias a es­te nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción. El te­lé­fono pa­sa a una lis­ta ne­gra pa­ra im­pe­dir su uso y su re­ven­ta. En las com­pa­ñías de­jan cla­ro que no com­pra­rán te­lé­fo­nos ro­ba­dos. Es el ca­so de Zon­zoo, que en su pá­gi­na de du­das di­ce cla­ra­men­te que «si al­guien in­ten­ta ven­der­nos un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que no sea de su pro­pie­dad o que no es­té au­to­ri­za­do pa­ra la venta, nues­tro sis­te­ma lo de­tec­ta­rá in­me­dia­ta­men­te (gra­cias al nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción del ter­mi­nal) y lo de­nun­cia­re­mos».

Có­mo sa­ber si es ro­ba­do

Sin em­bar­go, el mer­ca­do de venta de mó­vi­les usa­dos en­tre par­ti­cu­la­res es­tá al al­za. En­tre las re­co­men­da­cio­nes pa­ra sa­ber si un ter­mi­nal a la venta tie­ne un ori­gen ile­gal es­tá, en pri­mer lu­gar, sos­pe­char de pre­cios ex­ce­si­va­men­te ba­jos. Tam­bién se pue­de com­pro­bar a tra­vés de al­gu­nas pá­gi­nas de In­ter­net si el nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción del dis­po­si­ti­vo es real y si es­tá den­tro de esa lis­ta ne­gra de te­lé­fo­nos mó­vi­les ro­ba­dos.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.