Su ma­ri­do, que con­fe­só el cri­men, evo­lu­cio­na fa­vo­ra­ble­men­te, pe­ro aún no de­cla­ró

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XO­SÉ CARREIRA

La mu­jer que en la tar­de del pa­sa­do jue­ves mu­rió de un dis­pa­ro de es­co­pe­ta en una ca­sa de Be­ce­rreá, no so­lo ha­bía pe­di­do aco­gi­da en la ca­sa de su ma­dre. Tan so­lo unas ho­ras an­tes de que ocu­rrie­ra el dra­má­ti­co su­ce­so, Ana Gó­mez Nieto, de 40 años, acu­dió a la Ca­sa da Mu­ller do Concello de Lu­go pa­ra so­li­ci­tar in­for­ma­ción de qué me­dios te­nía pa­ra se­pa­rar­se. Esa con­sul­ta se la ha­bía re­co­men­da­do la trabajadora so­cial del Concello de Be­ce­rreá.

Fuen­tes mu­ni­ci­pa­les del Ayun­ta­mien­to lu­cen­se di­je­ron que la mu­jer se in­tere­só an­te el per­so­nal de la ins­ti­tu­ción ci­ta­da por las ayu­das que po­dría te­ner pa­ra con­se­guir es­ta­ble­cer­se in­de­pen­dien­te de su ma­ri­do, Jo­sé Ma­nuel Carballo Nei­ra, de 40 años, co­no­ci­do en la co­mar­ca de Be­ce­rreá como O Cha­ma­co. La víc­ti­ma di­jo que pre­ten­día ini­ciar una nue­va vi­da, pe­ro al mar­gen del hom­bre con el que se ha­bía casado ju­di­cial­men­te no ha­cía mu­cho tiem­po en Ri­ba­deo.

Ana Gó­mez apro­ve­chó que el mis­mo día en que mu­rió del dis­pa­ro tu­vo que des­pla­zar­se a Lu­go pa­ra una con­sul­ta mé­di­ca pa­ra, a pos­te­rio­ri, ase­so­rar­se en la Ca­sa da Mu­ller. Se­gún al­gu­nas re­fe­ren­cias, la pri­me­ra víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro es­te año en Ga­li­cia, con­tó que ya ha­bía si­do ame­na­za­da en al­gu­na oca­sión por O Cha­ma­co. Las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción abier­tas apun­tan a que una de esas ve­ces el hom­bre le di­jo que la ma­ta­ría.

La mu­jer, que re­ci­bió un ti­ro en la es­pal­da que aca­bó con su vi­da, di­jo que su re­la­ción con Jo­sé Ma­nuel Carballo era muy ma­la, que no aguan­ta­ba más y que por eso op­tó por mar­char­se de la vi­vien­da. Eso ocu­rrió unos vein­te días an­tes de que se pro­du­je­ra el fa­tal desen­la­ce. Ana Gó­mez fue aco­gi­da mo­men­tá­nea­men­te por su sue­gra en un do­mi­ci­lio de Be­ce­rreá. El día de los he­chos acu­dió a la ca­sa en la que ha­bía re­si­di­do con an­te­rio­ri­dad con su es­po­so por­que es­te la ha­bía lla­ma­do por te­lé­fono con la fi­na­li­dad de «arran­xar as cou­sas».

Las tra­ba­ja­do­ras de la Ca­sa da Mu­ller le in­for­ma­ron de las ayu­das y le re­co­men­da­ron que se coor­di­na­se con la asis­ten­ta so-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.