¿Có­mo he­mos lle­ga­do a es­te es­per­pen­to?

Gon­za­lo Bareño

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

¿En qué mo­men­to se ha­bía jo­di­do el Pe­rú? La fra­se con la que Vargas Llo­sa arran­ca su mo­nu­men­tal Con­ver­sa­ción en La Ca­te­dral me vino ayer a la me­mo­ria cuan­do, por un ins­tan­te fu­gaz, per­ci­bí en su ho­rren­da y com­ple­ta di­men­sión el es­pan­to­so cua­dro que vi­ve Es­pa­ña. A quin­ce días de la se­sión de in­ves­ti­du­ra, la úni­ca po­si­bi­li­dad de que se for­me Go­bierno pa­sa por que un po­lí­ti­co que has­ta ha­ce muy po­co ha es­ta­do a suel­do del ré­gi­men ira­ní con­tro­le los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia del Es­ta­do. No hay al­ter­na­ti­va, por­que el ga­na­dor de las elec­cio­nes no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar una ma­yo­ría, ya que su par­ti­do es­tá in­fes­ta­do de di­ri­gen­tes en­vuel­tos en ca­sos de corrupción y su pa­si­vi­dad, per­mi­si­vi­dad y has­ta pro­tec­ción ha­cia los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos le ha con­ver­ti­do en un apes­ta­do pa­ra el res­to de for­ma­cio­nes. Y por­que el lí­der de la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca se em­pe­ña, en con­tra de lo que opi­na una ma­yo­ría de su par­ti­do, en go­ber­nar con el apo­yo tá- ci­to o ex­plí­ci­to de unos dipu­tados que, aunque es­tán en el Con­gre­so co­bran­do un suel­do que pa­ga­mos todos, ase­gu­ran que no son es­pa­ño­les y que en 18 me­ses de­cla­ra­rán la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña vio­lan­do to­das las le­yes vi­gen­tes.

¿En qué mo­men­to he­mos lle­ga­do a es­te es­per­pen­to na­cio­nal? Pa­ra que Es­pa­ña que­de en ma­nos del cau­di­llo po­pu­lis­ta que ayer se pa­vo­nea­ba en el Con­gre­so re­par­tien­do mi­nis­te­rios, exi­gien­do re­fe­ren­dos de in­de­pen­den­cia y lan­zan­do ame­na­zas, ha si­do ne­ce­sa­ria la incompetencia ac­ti­va de al­gu­nos que hoy se lle­van las ma­nos a la ca­be­za. Ra­joy lle­va años abo­nan­do ese te­rreno. Pe­se al po­der om­ní­mo­do en­tre los su­yos que le otor­gó su vic­to­ria en el 2011, des­apro­ve­chó la oca­sión de lim­piar a fon­do su par­ti­do. Al con­tra­rio, con­tem­po­ri­zó con los prin­ci­pa­les afec­ta­dos y so­me­tió a un trá­ga­la a los es­pa­ño­les al nom­brar mi­nis­tra a Ana Ma­to y de­fen­der a un Bár­ce­nas ya ba­jo la lu­pa ju­di­cial. Y co­me­tió des­pués el desa­tino de pre­sen­tar como candidatos a al­cal­de a per­so­na­jes tan sos­pe­cho­sos y anacró­ni­cos como Ri­ta Bar­be­rá, el ma­chis­ta Ja­vier León de la Ri­va o Es­pe­ran­za Agui­rre, abra­sa­da por la tra­ma Gür­tel. Ga­so­li­na pa­ra el po­pu­lis­mo en aque­llos co­mi­cios. Pe­ro ni así reac­cio­nó. Con­ver­tir a Bar­be­rá en se­na­do­ra y blin­dar­la en la Dipu­tación Per­ma­nen­te ha si­do su úl­ti­ma pro­vo­ca­ción in­com­pren­si­ble que, cier­ta o no, abo­na la te­sis de que Ra­joy la pro­te­ge a ella y a los de­más por ami­guis­mo o por te­mor a lo que pue­dan re­ve­lar. Cual­quie­ra de las dos hi­pó­te­sis le in­va­li­da y exi­ge que dé un pa­so atrás.

El otro gran res­pon­sa­ble del es­per­pen­to que vi­vi­mos es el PSOE, el mis­mo que ayer se mos­tra­ba sor­pren­di­do e in­dig­na­do por las bra­va­tas de Igle­sias, pe­ro que no du­dó en aliar­se con él pa­ra go­ber­nar en ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des. El re­sul­ta­do es que Sán­chez es­tá hoy pre­so de Po­de­mos por­que fue él quien con­du­jo a los so­cia­lis­tas a esa ra­to­ne­ra. PP y PSOE tie­nen to­da­vía la opor­tu­ni­dad de rec­ti­fi­car y de co­rre­gir rum­bo y li­de­raz­go en unas nue­vas elec­cio­nes. Es­pa­ña ne­ce­si­ta que no la des­apro­ve­chen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.