Va­yan pre­pa­ran­do ur­nas

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ca­da día un po­co peor, qué le vamos a ha­cer. Del día de los enamo­ra­dos he­mos pa­sa­do a los días de los desamo­res, y ca­si na­die da un eu­ro por la for­ma­ción de nin­gún Go­bierno: ni de iz­quier­das, ni de de­re­chas, ni de in­ten­ción cen­tris­ta, ni de gran­de ni pe­que­ña coa­li­ción, di­cho sea con las de­bi­das cau­te­las, por­que to­do pue­de cam­biar an­tes de que se pu­bli­que es­ta crónica. ¡Qué di­go! An­tes de que la aca­be de es­cri­bir. Es­tan­do como es­tán las co­sas al po­ner­me al or­de­na­dor, las elec­cio­nes se per­fi­lan como úni­ca sa­li­da, se mi­re ha­cia dón­de se mi­re. Es­pe­ran­za Agui­rre pu­so di­fí­cil la pro­me­ti­da can­di­da­tu­ra de Ra­joy por­que agran­dó la di­men­sión de las co­rrup­cio­nes de su par­ti­do, creó un es­ta­do de opi­nión pu­bli­ca­da muy crí­ti­co ha­cia el pre­si­den­te e hi­zo re­cor­dar la condena de Al­bert Ri­ve­ra: Ra­joy no pue­de li­de­rar la lim­pie­za éti­ca, por­que quien no man­tie­ne lim­pia su ca­sa no es creí­ble pa­ra lim- piar el con­jun­to del país. Si fa­lla el apo­yo de Ciu­da­da­nos, no hay Go­bierno de Ra­joy, por mu­cho que re­cla­me su de­re­cho a go­ber­nar.

Res­pec­to a Sán­chez, con la iglesia de Po­de­mos ha vuel­to a to­par. Mi­ren que los so­cia­lis­tas han di­cho que el re­fe­ren­do de Ca­ta­lu­ña ha­cía im­po­si­ble la ne­go­cia­ción. Mi­ren que han re­pe­ti­do que no era pre­sen­ta­ble que Pa­blo Igle­sias im­pu­sie­se la for­ma­ción del Go­bierno. Y, sin em­bar­go, mantienen el re­fe­ren­do, re­cla­man prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los mi­nis­te­rios y pre­ten­den con­ver­tir la teó­ri­ca vi­ce­pre­si­den­cia de Igle­sias en la pre­si­den­cia efec­ti­va, ca­si en un Go­bierno pa­ra­le­lo, con po­de­res inau­di­tos en una Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Que­de cla­ro un cri­te­rio: el pro­gra­ma de Po­de­mos no es in­trín­se­ca­men­te ma­lo. El re­fe­ren­do qui­zá sea inevi­ta­ble cuan­do no que­de otro re­me­dio, y no fal­ta tan­to. El gas­to so­cial que cuan­ti­fi­can es aho­ra mis­mo im­po­si­ble, pe­ro ne­ce­sa­rio. El re­par­to de mi­nis­te­rios es ajus­ta­do a los vo­tos. Los apuntes de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­re­cen pru­den­tes. ¿Qué es lo que es­tro­pea el pac­to y ha­ce de­cir a Her­nan­do: «Pa­blo, no sa­bes dón­de es­tás»? Sos­pe­cho que no es el fon­do de la ofer­ta, pues­to que to­do se pue­de ne­go­ciar, sino el tono de im­po­si­ción del dis­cur­so de Igle­sias. No pro­po­ne una coa­li­ción, sino que si­gue pro­po­nien­do un Go­bierno al es­ti­lo de Po­de­mos, con los po­de­res más sen­si­bles en ma­nos de Po­de­mos y con un pre­si­den­te con­sen­ti­do y sos­te­ni­do por Po­de­mos.

Eso no lo pue­de acep­tar Pe­dro Sán­chez ni se lo de­ja­ría acep­tar su par­ti­do. Y Pa­blo Igle­sias lo sa­be. Cla­ro que lo sa­be. Por lo tan­to, su pro­pues­ta de ayer de­be ser en­ten­di­da como una ju­ga­da ven­ta­jis­ta: si se la acep­tan, es su triun­fo; si se la re­cha­zan, son inevi­ta­bles las elec­cio­nes. Y to­das las úl­ti­mas en­cues­tas di­cen que, si hay que vo­tar, Po­de­mos pa­sa por de­lan­te del PSOE. Ahí es­tá la cues­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.