Adiós a Alfonso Cas­tro

Francisco Mar­te­lo Vi­llar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Du­ran­te es­tos días no he po­di­do con la tris­te­za. In­ten­to hoy aban­do­nar­la por unos ins­tan­tes pa­ra es­cri­bir es­tas lí­neas, aun sa­bien­do que lo que yo pue­da de­cir nun­ca ten­drá el va­lor del si­len­cio, pe­ro sí la in­ten­ción de apro­xi­mar­me a Alfonso, pa­ra que me per­mi­ta en su nom­bre aca­ri­ciar a quie­nes más han su­fri­do su mar­cha; sus se­res que­ri­dos: Carmen y sus hi­jas Pi­tu y Mar­ta, su fa­mi­lia, por la que li­bró una de­sigual ba­ta­lla con la vi­da. De­sigual por­que, aun es­tan­do do­ta­do de una in­com­pa­ra­ble in­te­li­gen­cia, des­de jo­ven es­tu­vo mar­ca­do por una en­fer­me­dad pro­gre­si­va muy li­mi­tan­te que no le per­mi­tió ser el hom­bre fe­liz que me­re­cía ser.

He­mos si­do afor­tu­na­dos los que le he­mos co­no­ci­do ado­les­cen­te, al ini­ciar los es­tu­dios de Me­di­ci­na. Des­de el pri­mer mo­men­to le se­ña­lé como el más in­te­li­gen­te. Te­nía tiem­po pa­ra es­tu­diar, pa­ra co­no­cer a Sar­tre y Ca­mus, y pa­ra sa­bo­rear los mo­men­tos de ocio com­pos­te­la­nos, ca­rac­te­ri­za­dos por la con­fra­ter­ni­za­ción y el ini­cio de amis­ta­des in­de­le­bles. De sus ex­cep­cio­na­les con­di­cio­nes tam­bién se die­ron cuen­ta los pro­fe­so­res, que le eva­lua­ron con las me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes y le si­tua­ron como nú­me­ro uno.

Des­de la fi­na­li­za­ción de la ca­rre­ra, a pe­sar de la om­ni­pre­sen­te, do­lo­ro­sí­si­ma e in­va­li­dan­te ar­tri­tis, su in­te­li­gen­cia y su ex­tra­or­di­na­rio es­pí­ri­tu de su­pera­ción le per­mi­tie­ron ser lí­der de su pro­fe­sión en nues­tro país, al­can­zan­do los más al­tos pues­tos y ho­no­res, y el má­xi­mo re­co­no­ci­mien­to so­cial; pe­ro todos es­tos lo­gros, en sus ma­nos, so­lo fue­ron ar­mas uti­li­za­das pa­ra per­mi­tir­le po­ner en mar­cha los cla­ri­vi­den­tes pro­yec­tos que me­jo­ra­sen la asis­ten­cia de los en­fer­mos. Siem­pre sus ido­la­tra­dos pa­cien­tes car­día­cos. La de­bi­li­dad del co­ra­zón como ór­gano ayu­dó a Alfonso en su lu­cha. ¡El res­to de los pa­cien­tes, in­clui­dos los ar­trí­ti­cos, tam­bién me­re­cen es­fuer­zo y re­cur­sos! Da­ba igual; él prio­ri­za­ba por en­ci­ma de todos a los car­día­cos.

A pe­sar de to­do, ol­vi­dán­do­se de sí mis­mo, bri­lló con luz pro­pia den­tro de una ge­ne­ra­ción que ha vi­vi­do los cam­bios so­cia­les y po­lí­ti­cos que han per­mi­ti­do las transformaciones que en el te­rreno de la sa­ni­dad se han pro­du­ci­do en Es­pa­ña.

Él sa­bía que el co­ra­zón, cul­tu­ral­men­te cen­tro de la vi­da, nos en­se­ña a en­ten­der­la des­de las emo­cio­nes. Alfonso era, ade­más de car­dió­lo­go, un hu­ma­nis­ta y su cla­ri­vi­den- cia fue un apo­yo pa­ra sus ami­gos y com­pa­ñe­ros, a la ho­ra de en­con­trar el ca­mino del éxi­to, pe­ro uti­li­zan­do pre­ci­sa­men­te el co­ra­zón pa­ra intentar su­pe­rar con­tra­tiem­pos, fra­ca­sos y de­silu­sio­nes, por­que co­no­cía muy bien el rom­pe­ca­be­zas que sue­le ser la exis­ten­cia pa­ra la gran ma­yo­ría de los se­res hu­ma­nos, prin­ci­pal­men­te los de es­ta tie­rra ga­lle­ga, que arras­tra­mos con fre­cuen­cia más in­cer­ti­dum­bre que cer­te­zas, du­das so­bre el más allá y so­bre el rum­bo o el sin­sen­ti­do de nues­tras vi­das. Es­ta ac­ti­tud, que nos si­túa en el aban­dono de no­so­tros mis­mos, nos em­pla­za en la dis­po­si­ción de lu­char por el bien de los otros. Alfonso es­ta­ba per­ma­nen­te­men­te en esa ilu­sión, ca­si fan­ta­sía, por me­jo­rar las co­sas, co­lo­can­do en un se­gun­do plano la reali­dad dia­ria. El país lo ha­cen per­so­nas como él, au­tén­ti­cos hé­roes ca­pa­ces de so­bre­vo­lar a los de­más.

Tú, Alfonso, lo ha­cías to­do y to­do bien, y tam­po­co se te co­no­ce una desobe­dien­cia ni un desaca­to. Ha­brás en­con­tra­do un ca­mino me­jor.

Has de­ja­do en la so­le­dad a todos los que te han que­ri­do, pe­ro yo me que­do en­tre todos tus re­cuer­dos con la ter­nu­ra con que ha­bla­bas de tus nie­tas.

Has­ta siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.