El trá­ga­la de Pa­blo Igle­sias

Fer­nan­do Salgado

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El do­cu­men­to re­mi­ti­do por Pa­blo Igle­sias a Pe­dro Sán­chez so­lo pue­de ca­li­fi­car­se de trá­ga­la. No me ex­tra­ña la mez­cla de per­ple­ji­dad y de­cep­ción que ha sus­ci­ta­do en el es­ta­do ma­yor de los so­cia­lis­tas. Tan­to por su con­te­ni­do, im­pen­sa­ble en quie­nes se con­si­de­ran por­ta­vo­ces del mo­vi­mien­to so­cial del 15M, como por su in­ten­cio­na­li­dad. Em­pe­zan­do por es­ta úl­ti­ma, la pro­pues­ta so­lo pue­de sig­ni­fi­car tres co­sas: des­me­di­da am­bi­ción y pri­sa por re­par­tir­se las pol­tro­nas, in­ten­to de re­ti­rar la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca a Pe­dro Sán­chez o pro­pó­si­to de di­na­mi­tar to­da po­si­bi­li­dad de acuer­do y em­bar­car­se en nue­vas elec­cio­nes. Que juz­gue el lec­tor cuál de las tres in­ten­cio­nes pre­si­de el trá­ga­la.

El co­mien­zo del do­cu­men­to sue­na bien. Po­de­mos pro­po­ne, como prin­ci­pal prio­ri­dad de un Go­bierno pre­si­di­do por Pe­dro Sán­chez, el res­ca­te de las per­so­nas que se en­cuen­tran en peo­res con­di­cio­nes, la crea­ción de em­pleo digno y la re­ver­sión de los re­cor­tes en los ser­vi­cios pú­bli­cos. Le aña­de, como se­gun­da prio­ri­dad, otro res­ca­te: el de las ins­ti­tu­cio­nes, su­mer­gi­das en el lo­da­zal de la corrupción. Po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca con acen­to so­cial y re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca: hay en am­bas for­mu­la­cio­nes ma­sa su­fi­cien­te pa­ra hor­near un Go­bierno de iz­quier­das y de cam­bio. Yo, a eso, me apun­to.

Pe­ro no son esas las ver­da­de­ras prio­ri­da­des de Pa­blo Igle­sias. Que­da cla­ro en cuan­to se arro­ga el pa­pel de pre­si­den­te in pec­to­re y se lan­za a re­par­tir mi­nis­te­rios y se­cre­ta­rías de Es­ta­do: no se re­ser­va pa­ra él o los su­yos una vi­ce­pre­si­den­cia o car­te­ras de con­te­ni­do eco­nó­mi­co pa­ra res­ca­tar a los desahu­cia­dos de la cri­sis. No le im­por­ta ce­der al PSOE la ges­tión de la gran prio­ri­dad y él se con­for­ma, hu­mil­de­men­te, con di­ri­gir el CIS, el CNI, el BOE y todos aque­llos re­sor­tes de con­trol del Es­ta­do y de la opi­nión pú­bli­ca que tie­nen tres si­glas. Y el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa tam­bién, a cu­yo fu­tu­ro ti­tu­lar ya pre­sen­tó en pú­bli­co, se­gu­ra­men­te la prin­ci­pal reivin­di­ca­ción de quie­nes que­da­ron pos­tra­dos en la cu­ne­ta.

El re­fe­ren­do ca­ta­lán ya no es prio­ri­ta­rio, pe­ro de­be ser con­vo­ca­do al ini­cio del man­da­to. La re­ge­ne­ra­ción pa­sa por con­ver­tir la Vi­ce­pre­si­den­cia del Go­bierno, la su­ya, «en una ins­ti­tu­ción que la ciu­da­da­nía per­ci­ba como pro­pia»: las de­más, Go­bierno de la na­ción in­clui­do, no im­por­ta que se per­ci­ban como im­pro­pias. La prio­ri­dad con­sis­te en re­par­tir los des­pa­chos an­tes que las po­lí­ti­cas, las he­rra­mien­tas an­tes que las ta­reas, los car­gos an­tes que las fun­cio­nes. Yo, a eso, me desapun­to.

Creo que Pa­blo Igle­sias, di­cho sea en su fa­vor, no ha­bla en se­rio. No es­tá por la la­bor de fa­ci­li­tar un acuer­do. Sus in­tere­ses coin­ci­den con los de Ma­riano Ra­joy: am­bos pre­ten­den re­ba­jar las ín­fu­las de Pe­dro Sán­chez, cre­ci­do des­de que el rey lo co­lo­có en el cen­tro del es­ce­na­rio, y la­mi­nar­lo en unas nue­vas elec­cio­nes. Si lo con­si­guen —lo cual no es se­gu­ro: a las ur­nas las car­ga el dia­blo—, allá por el ve­rano ten­drá el PSOE que de­ci­dir quién pre­si­di­rá el Go­bierno de Es­pa­ña: o al­guien del PP o Pa­blo Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.