Com­ba­tir la corrupción des­de otra pers­pec­ti­va

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cua­tro ca­sos tan gra­ves como vis­to­sos —la fi­nan­cia­ción del PP, los Pu­jol, Nóos y ERE—, y una lar­ga se­rie de tra­mas de di­ver­so ni­vel, nos han lle­va­do al ac­tual cli­ma de de­ses­pe­ra­ción y as­co fren­te a la corrupción, ade­más de pro­pi­ciar un ac­ti­vis­mo ju­di­cial, tan ne­ce­sa­rio en su fon­do como cues­tio­na­ble en su for­ma, que, le­jos de con­te­ner la ava­lan­cha, in­cre­men­ta la sen­sa­ción de enor­mes es­ter­co­le­ros e im­pu­ni­da­des con­sus­tan­cia­les al sis­te­ma. Vea­mos por qué.

La corrupción en Es­pa­ña se iden­ti­fi­ca so­lo con la de­lin­cuen­cia eco­nó­mi­ca de los po­de­res eje­cu­ti­vos, sin te­ner en cuen­ta los ca­na­les de xu­rro que dis­cu­rren por otras Ad­mi­nis­tra­cio­nes, por los ór­ga­nos de con­trol, por ac­ti­vi­da­des so­cia­les y em­pre­sa­ria­les, y por el uso con­cu­rren­te de los re­cur­sos pú­bli­cos —sub­ven­cio­nes, programas de ges­tión y ayu­das so­cia­les— que fa­bri­can bue­na par­te de las cé­lu­las que me­tas­ti­zan en el es­ca­pa­ra­te pú­bli­co.

Tam­bién es un error que, por apun­tar siem­pre con­tra las ca­be­zas, de­je­mos im­pu­ne el ni­cho que ge­ne­ra la ma­yor par­te del problema. El ca­so Nóos, en el que, pa­ra car­gar las tin­tas en Ur­dan­ga­rin y Ma­tas, van a que­dar im­pu­nes todos los con­tro­les pro­fe­sio­na­les de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes, es un ex­po­nen­te de es­ta si­tua­ción, como si los jue­ces no su­pie­sen que los po­lí­ti­cos no pue­den co­rrom­per­se sin la con­ni­ven­cia de los téc­ni­cos —in­ter­ven­to­res, je­fes de ser­vi­cio y ase­so­res ju­rí­di­cos—, mien­tras es­tos pue­den co­me­ter tro­pe­lías so­li­ta­rias.

Así se ex­pli­ca que, mien­tras los po­lí­ti­cos son fu­mi­ga­dos en ma­sa, los em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos si­guen que­ján­do­se por te­ner que pa­gar pea­jes di­ver­sos en to­das las Ad­mi­nis­tra­cio­nes.

El ter­cer problema vie­ne del mo­de­lo ju­di­cial, que, ade­más de apos­tar por la jus­ti­cia in­fi­ni­ta, que con­su­me re­cur­sos y tiem­po en per­se­guir mo­li­nos de vien­to, ha­ce pre­do­mi­nar el es­pec­tácu­lo pro­ce­sal so­bre la efi­ca­cia de las sen­ten­cias, lo que au­men­ta la sen­sa­ción ge­ne­ral de po- dre­dum­bre e im­pu­ni­dad, o de ma­rear, pa­ra na­da, enor­mes ban­da­das de per­di­ces. Por eso se pro­du­cen las con­de­nas de des­truc­ción ma­si­va del Concello com­pos­te­lano, o la de­ni­gran­te condena de Atut­xa, o las lar­gas y te­me­ra­rias in­ves­ti­ga­cio­nes de Áu­rea So­to, Oroz­co y Ca­ba­lle­ro, mien­tras to­do se vuel­ve fa­re­lo en los la­tro­ci­nios ma­si­vos —ca­jas de aho­rros, Bár­ce­nas, los ERE, fi­nan­cia­ción de Unión De­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lu­ña y Pa­lau—, que unas ve­ces no ter­mi­nan, y otras re­cuer­dan el par­to de los mon­tes.

El país es­tá mo­ral­men­te en­fer­mo y mal diag­nos­ti­ca­do. El ter­mó­me­tro de la corrupción —pa­ra la opi­nión pú­bli­ca y los jue­ces de ins­truc­ción— siem­pre es­tá en re­la­ción con los te­rre­mo­tos que pro­du­ce. Y por eso su­ce­de que, tras con­ver­tir­nos en el país con peor ima­gen de Eu­ro­pa, y con una in­qui­si­ción que tra­ba­ja a des­ta­jo, se si­guen es­ca­pan­do la pas­ta, los abu­sos y la pre­va­ri­ca­ción por todos los su­mi­de­ros. Por­que aún le da­mos más im­por­tan­cia a lo que pa­re­ce que a lo que es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.