La cú­pu­la del PP im­po­ne en Ma­drid una ges­to­ra que pre­si­di­rá Ci­fuen­tes

El nom­bra­mien­to con­so­li­da su pa­pel como su­ce­so­ra de Es­pe­ran­za Agui­rre

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - NU­RIA VE­GA

La di­rec­ción de los po­pu­la­res de­ci­dió ayer que una ges­to­ra ad­mi­nis­tra­rá el PP de Ma­drid tras la di­mi­sión de Es­pe­ran­za Agui­rre. Cris­ti­na Ci­fuen­tes se pon­drá al fren­te del ór­gano has­ta el pró­xi­mo con­gre­so re­gio­nal, que se ten­drá lu­gar una vez que se ce­le­bre el del par­ti­do a ni­vel na­cio­nal, pa­ra el que no hay fe­cha por­que es­tá pen­dien­te de có­mo evo­lu­cio­ne el pro­ce­so po­lí­ti­co. De es­ta ma­ne­ra, la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña se con­so­li­da como su­ce­so­ra de Es­pe­ran­za Agui­rre, con quien la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do se mues­tra tam­bién mo­les­ta por­que se en­te­ró por la pren­sa de que Ig­na­cio Gon­zá­lez ha­bía di­mi­ti­do ha­ce mes y me­dio como se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Tras co­no­cer su nom­bra­mien­to, Cris­ti­na Ci­fuen­tes reac­cio­nó con un men­sa­je en Twit­ter en que se fi­ja como re­tos pa­ra su man­da­to el «diá­lo­go», la «to­le­ran­cia ce­ro con­tra la corrupción» y, en de­fi­ni­ti­va, re­cu­pe­rar la «cre­di­bi­li­dad» del PP en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

La de­ci­sión de la cú­pu­la del par­ti­do se si­túa en una po­si­ción in­ter­me­dia res­pec­to de lo que que­rían las or­ga­ni­za­cio­nes po­pu­la­res en el Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Di­ri­gen­tes del PP re­gio­nal y car­gos pú­bli­cos se ha­bían mos­tra­do a fa­vor de que Ci­fuen­tes asu­mie­se ya el li­de­raz­go del par­ti­do, pe­ro sin ne­ce­si­dad de que se nom­bra­ra una ges­to­ra, lo que su­po­ne un cam­bio ab­so­lu­to en la di­rec­ción y la rup­tu­ra con la he­ren­cia de Es­pe­ran­za Agui­rre.

«A mí no me van a impu­tar»

La ya ex­pre­si­den­ta del PP ma­dri­le­ño in­sis­tió ayer, en su se­gun­da rue­da de pren­sa en me­nos de 24 ho­ras, que no de­ja­rá la por­ta­vo­cía del gru­po mu­ni­ci­pal del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid por­que es aje­na a cual­quier ca­so de corrupción. «A mí no me van a impu­tar», ma­ni­fes­tó. Vol­vió a jus­ti­fi­car su di­mi­sión por su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro no qui­so ex­ten­der su de­ci­sión a Ma­riano Ra­joy. «No es­toy aquí pa­ra juz­gar a na­die», sub­ra­yó. No obs­tan­te, sí des­ta­có que sa­be des­de ha­ce tiem­po, en con­cre­to des­de el con­gre­so de Va­len­cia del 2008, que no es la «ni­ña bo­ni­ta» ni «el oji­to de­re­cho» de la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do. Y con­clu­yó con una pe­ti­ción po­lí­ti­ca, que cuan­do se pro­ce­da a la elec­ción de la per­so­na que va­ya a pre­si­dir el par­ti­do des­pués del pró­xi­mo con­gre­so se ha­ga me­dian­te pri­ma­rias.

E. NARANJO EFE

Es­pe­ran­za Agui­rre, acom­pa­ña­da por miem­bros del gru­po del PP en el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.