Los po­pu­la­res se em­pe­ñan en el in­ten­to de blin­dar a Ra­joy an­te la di­mi­sión «in­di­vi­dual e in­trans­fe­ri­ble» de Agui­rre

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - N. V.

Los lu­nes se han con­ver­ti­do en una prue­ba de fue­go pa­ra los por­ta­vo­ces del PP que, des­de ha­ce se­ma­nas, se es­fuer­zan en apun­ta­lar el ca­da vez más que­bran­ta­do li­de­raz­go de Ma­riano Ra­joy. La jornada de ayer no fue la ex­cep­ción. La di­mi­sión de Es­pe­ran­za Agui­rre por los su­pues­tos ca­sos de corrupción sur­gi­dos en el PP de Ma­drid reorien­tó el fo­co ha­cia el pre­si­den­te del Go­bierno como lí­der de un par­ti­do que ha­ce aguas y la cú­pu­la tu­vo que sa­lir de nue­vo en su de­fen­sa.

De­ci­sión in­di­vi­dual, con­cre­ta, sub­je­ti­va, in­trans­fe­ri­ble, ex­clu­si­va y ex­clu­yen­te. Los po­pu­la­res se trans­for­ma­ron en una fuen­te inago­ta­ble de ad­je­ti­vos pa­ra, en re­su­men, sostener que la re­ti­ra­da de Agui­rre es una cues­tión per­so­nal que en na­da se­ña­la el ca­mino de sa­li­da a Ra­joy. En pri­mer lu­gar, el vi­ce­se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción des­car­ta que la si­tua­ción del PP de Ma­drid, in­ves­ti­ga­do por pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal, sea «com­pa­ra­ble» a la del par­ti­do a ni­vel na­cio­nal. Y por otro la­do, Fer­nan­do Mar­tí­nez-Maí­llo po­ne en cues­tión la ro­tun­di­dad del ar­gu­men­to de la ex­di­ri­gen­te de que se va por­que no su­po vi­gi­lar lo que ocu- rría a su al­re­de­dor. «Por esa sen­ci­lla razón, en es­te país no ha­bría na­die di­ri­gien­do na­da», ar­gu­yó el nú­me­ro tres del par­ti­do. Jun­to a él, los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res y Jus­ti­cia tra­ta­ron ayer de ha­cer en­ten­der a la opi­nión pú­bli­ca que «los ca­sos no son nun­ca equi­pa­ra­bles me­cá­ni­ca­men­te». Esas fue­ron las pa­la­bras tex­tua­les del je­fe de la di­plo­ma­cia, Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo, res­pal­da­das por Ra­fael Ca­ta­lá: «Es­tas no son las vi­das pa­ra­le­las de Plu­tar­co». Si lo fue­ran, Mar­tí­nez-Maí­llo aler­ta de que, apli­can­do la mis­ma ecua­ción, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ten­dría que re­nun­ciar a su can­di­da­tu­ra da­do que su par­ti­do tie­ne tam­bién cau­sas pen­dien­tes en los tri­bu­na­les. «Ma­riano Ra­joy tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad en es­tos asun­tos —re­ma­tó en re­fe­ren­cia a los es­cán­da­los del PP— que tie­ne Pe­dro Sán­chez en los ERE».

Y con es­te plan­tea­mien­to, la di­rec­ción tu­vo que re­ba­jar su pre- sión a la exal­cal­de­sa de Va­len­cia, Ri­ta Bar­be­rá, afe­rra­da a su escaño en el Se­na­do pe­se a la in­ves­ti­ga­ción abier­ta a su ex gru­po mu­ni­ci­pal.

De­ca­den­cia

Pe­ro el rui­do in­terno no ce­só. No hu­bo di­ri­gen­te que, en pri­va­do, en­con­tra­ra inocen­cia al­gu­na en el pa­so atrás de Agui­rre. «Al jus­ti­fi­car su mar­cha por res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, ha pues­to la dia­na en Ra­joy», ase­gu­ra­ba uno de ellos ayer, mien­tras el coor­di­na­dor del par­ti­do en Ca­ta­lu­ña in­ci­día en lo inapro­pia­do del ges­to de la ex­pre­si­den­ta a día de hoy. «Des­de el pun­to de vis­ta de la opor­tu­ni­dad, el mo­men­to no ha si­do el más ade­cua­do», zan­jó Xavier Gar­cía Albiol.

Ca­be re­cor­dar que es­ta no es la pri­me­ra gran cri­sis en la ca­rre­ra del je­fe del Eje­cu­ti­vo, que en el 2008 tu­vo que ba­ta­llar por su per­ma­nen­cia en la pre­si­den­cia del PP an­te el ama­go, pre­ci­sa­men­te de Agui­rre, de arre­ba­tar­le el po­der. Pe­ro fuen­tes po­pu­la­res sub­ra­yan que el gol­pe lle­ga aho­ra en ple­na de­ca­den­cia de Ra­joy, quien tra­ta de li­diar con nue­vos es­cán­da­los mien­tras su ges­tión de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 20 de di­ciem­bre es­tá en en­tre­di- cho. Fuen­tes de la di­rec­ción del par­ti­do ad­vier­ten, sin em­bar­go, de que es­te no es tiem­po pa­ra cues­tio­nar li­de­raz­gos cuan­do el pro­ce­so de cons­ti­tu­ción del nue­vo Eje­cu­ti­vo aún no ha fi­na­li­za­do. Mar­tí­nez-Maí­llo ad­mi­tía ayer el «as­co» que sien­te an­te los ca­sos de corrupción, pe­ro lla­ma­ba a no des­le­gi­ti­mar por ello al PP como op­ción de Go­bierno.

«Un par­ti­do con al­ma»

«So­mos un par­ti­do con al­ma, y por su­pues­to nos due­le, pe­ro tam­bién te­ne­mos dig­ni­dad y or­gu­llo», res­pon­dió. Es más, si Sán­chez fra­ca­sa­se en su ne­go­cia­ción con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, y tu­vie­ran que re­pe­tir­se las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, el PP an­ti­ci­pa que su can­di­da­to a la Mon­cloa con­ti­nua­rá sien­do, «sin nin­gu­na du­da», Ra­joy. Ese es el es­ce­na­rio más ra­zo­na­ble a jui­cio de los po­pu­la­res.

Las exi­gen­cias pro­gra­má­ti­cas que ha plan­tea­do Po­de­mos al PSOE y la «tran­qui­li­dad» con la que si­guen los acon­te­ci­mien­tos los pe­sos pe­sa­dos so­cia­lis­tas que no son par­ti­da­rios de un acuer­do con Igle­sias, ha­ce pen­sar al PP que los co­mi­cios se­rán in­elu­di­bles. Y si es así, la re­no­va­ción del par­ti­do que­da­rá, una vez más, pos­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.