Ar­chi­van el ca­so de Eva Blan­co tras sui­ci­dar­se el acu­sa­do de su muer­te

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

La jue­za de Ins­truc­ción 4 de To­rre­jón de Ar­doz (Ma­drid) acor­dó el ar­chi­vo de la cau­sa se­gui­da por el ase­si­na­to de Eva Blan­co en Al­ge­te en 1997, tras la muer­te del úni­co pro­ce­sa­do, Ah­med Chelh Gerj, en­con­tra­do ahor­ca­do en su cel­da de Al­ca­lá Me­co. Ah­med Chelh Gerj es­ta­ba acu­sa­do de de­ten­ción ile­gal, agre­sión se­xual y ase­si­na­to y se en­con­tra­ba a la es­pe­ra de ser juz­ga­do.

di­ri­gi­do por el rea­li­za­dor fran­co-es­pa­ñol Miguel Cour­tois, re­pa­sa en ho­ra y me­dia la bio­gra­fía del mo­nar­ca, des­de su ni­ñez en el exi­lio por­tu­gués has­ta su ab­di­ca­ción, aunque fue ro­da­do en su gran ma­yo­ría an­tes de que es­ta se pro­du­je­se.

La pe­lí­cu­la, en la que tam­bién apa­re­cen tes­ti­mo­nios de Fe­li­pe VI, Pi­lar de Bor­bón, Alfonso Gue­rra, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba o Ma­rio Vargas Llo­sa, re­co­ge so­bre to­do la en­tre­vis­ta rea­li­za­da por su bió­gra­fa Lau­ren­ce De­bray. Es­tá na­rra­da en fran­cés y las de­cla­ra­cio­nes de todos los en­tre­vis­ta­dos han si­do do­bla­das a esa mis­ma len­gua.

En la cin­ta, Juan Car­los de Bor­bón con­fie­sa que los peo­res re­cuer­dos de sus 39 de años de rei­na­do son «las más de 800 víc­ti­mas mor­ta­les del te­rro­ris­mo» y se mues­tra muy solidario con ellos, en una es­ce­na en la que se le ve emo­cio­nar­se. El rey re­me­mo­ra có­mo, al lle­gar por pri­me­ra vez a Es­pa­ña en su ni­ñez pro­ce­den­te de Por­tu­gal «es­ta­ba más asus­ta­do que na­da», y re­co­no­ce que «ha­bla­ba es­pa­ñol, pe­ro con un acen­to fran­cés muy fuer­te».

Al lle­gar a Es­pa­ña in­gre­só en un co­le­gio he­cho «es­pe­cial­men­te pa­ra mí». Su her­ma­na Pi­lar ex­pli­ca que era dis­lé­xi­co, por lo que le cos­ta­ba más es­fuer­zo es­tu­diar, pe­ro que, en su opi­nión, «eso le hi­zo desa­rro­llar otro ti- po de in­te­li­gen­cia y su gran in­tui­ción vie­ne de ahí».

Co­no­ció fi­nal­men­te a Francisco Fran­co. Re­cuer­da que es­ta­ba muy im­pre­sio­na­do. «Yo en­ton­ces es­ta­ba como una bo­la de ping pong: cuan­do las co­sas es­ta­ban bien en­tre mi pa­dre (Juan de Bor­bón) y Fran­co, yo es­ta­ba en Es­pa­ña. Cuan­do em­peo­ra­ban, me man­da­ban a Por­tu­gal», ase­gu­ró.

Fran­co, una per­so­na ri­sue­ña

Juan Car­los I ha­bla bas­tan­te de su re­la­ción con el dic­ta­dor, que lo eli­gió como su­ce­sor «por­que a mi pa­dre qui­zá las fuer­zas del ré­gi­men no lo ha­brían acep­ta­do».

«Era una per­so­na que no ha­bla­ba mu­cho —ase­gu­ra—, pe­ro con­mi­go sí, se reía y co­men­tá­ba­mos co­sas. Con el res­to de la gen­te era her­mé­ti­co».

Juan Car­los I de­fien­de en el fil­me que si no hu­bie­ra acep­ta­do ser el su­ce­sor de Fran­co, no ha­bría po­di­do lle­var a ca­bo los cam­bios y transformaciones que vi­vió Es­pa­ña tras su muer­te, si bien ad­mi­te que, aunque sa­bía que que­ría un ré­gi­men di­fe­ren­te, al prin­ci­pio se pre­gun­tó có­mo po­dría ha­cer­lo.

«El día an­tes de mo­rir, Fran­co me co­gió la mano y me di­jo: ‘Al­te­za, la úni­ca co­sa que le pi­do es que pre­ser­ve la uni­dad de Es­pa­ña’. Y eso quie­re de­cir mu­chas co­sas....», re­cuer­da, y con­fie­sa que le preo­cu­pó la ima­gen de Es­pa­ña en los es­ter­to­res del fran­quis­mo, cuan­do el ré­gi­men en­du­re­ció su po­si­ción.

Tam­bién tie­ne pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­to pa­ra Don Juan, quien le lla­mó pa­ra fe­li­ci­tar­le tras asu­mir la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, aunque «la pro­ce­sión iba por den­tro».

Juan Car­los I ra­zo­na que eli­gió a Adolfo Suá­rez pa­ra la tran­si­ción por­que le gus­tó «su ma­ne­ra de ser, de ha­blar, có­mo era él». «Adolfo re­pre­sen­ta­ba real- men­te el cam­bio, un cam­bio sua­ve, que era lo que que­ría­mos ha­cer(...) Lo hi­zo muy bien, le es­ta­ré siem­pre re­co­no­ci­do», agre­ga.

Re­me­mo­ra tam­bién có­mo le tem­bla­ba la mano al ru­bri­car la Cons­ti­tu­ción de 1978 y có­mo, a la ho­ra de ha­cer fra­ca­sar el gol­pe del 23-F, le ayu­da­ron mu­cho los cua­tro años que pa­só de jo­ven en la aca­de­mia mi­li­tar.

El úl­ti­mo tra­mo del do­cu­men­tal se cen­tra en la re­la­ción de Juan Car­los I con su hi­jo, Fe­li­pe VI: «Su in­fan­cia fue muy dis­tin­ta de la mía. Él ha vi­vi­do en su país, en un si­tio fi­jo. En ese sen­ti­do, su vi­da ha si­do muy di­fe­ren­te».

Di­ce que al­muer­zan y tra­ba­jan jun­tos, y que, aunque su hi­jo com­ple­tó es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, él «qui­zá ten­ga otras cua­li­da­des». El pro­pio Fe­li­pe VI se­ña­la que de su pa­dre no ha re­ci­bi­do con­se­jos, ya que «siem­pre me de­cía: ‘In­ten­ta re­sol­ver­lo tú, yo te ayu­da­ré’».

FRAN­CE 2

El rey, en una ima­gen del do­cu­men­tal emi­ti­do por la te­le­vi­sión fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.