«So­lo quie­ro te­ner una vi­da nor­mal»

Los in­mi­gran­tes de La Jungla de Ca­lais se en­fren­tan a la de­mo­li­ción del cam­po en días

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO . «Mi sue­ño es lle­gar al Reino Uni­do», afir­ma Ta­mer, un jo­ven si­rio de 19 años hui­do de Ale­po pa­ra es­qui­var el ser­vi­cio mi­li­tar. Es­tá es­cri­bien­do un guion so­bre su via­je. Se ti­tu­la «Lon­don ca­lling», igual que el mu­ral de la fo­to, pin­tad

La hu­me­dad y el olor del té con le­che im­preg­nan una de las tien­das de cam­pa­ña con­ver­ti­da en ca­fe­te­ría im­pro­vi­sa­da en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Ca­lais. Es uno de los po­cos rin­co­nes aco­ge­do­res de La Jungla, el en­cla­ve con­ver­ti­do en ho­gar im­pro­vi­sa­do pa­ra 2.000 in­mi­gran­tes que es­pe­ran una opor­tu­ni­dad de cru­zar el Ca­nal de la Man­cha y pe­dir asi­lo en el Reino Uni­do.

En el in­te­rior Ta­mer sir­ve va­sos ca­lien­tes a un gru­po de vi­si­tan­tes. El frío, el agua­nie­ve, la mu­gre acu­mu­la­da en los sen­de­ros y la tie­rra con­ver­ti­da en lo­da­zal a lo lar­go de los me­ses, no con­si­guen car­co­mer los sue­ños de es­te jo­ven si­rio de 19 años que ex­pli­ca con cal­ma y de­ta­lle có­mo hu­yó de Ale­po cuan­do so­lo te­nía 17. Le ate­rro­ri­za­ba la idea de ha­cer el ser­vi­cio mi­li­tar. Alis­tar­se en las fi­las de Al Asad su­po­nía ase­si­nar o ser ase­si­na­do. Reunió di­ne­ro su­fi­cien­te y es­ca­pó ha­cia el con­ti­nen­te eu­ro­peo en una so­la di­rec­ción: Lon­dres. «Tan so­lo quie­ro que me den la opor­tu­ni­dad de te­ner una vi­da nor­mal», ase­gu­ra an­tes de acla­rar por qué no pi­de asi­lo en Fran­cia, un país se­gu­ro: «Mi sue­ño es lle­gar al Reino Uni­do, me da igual lo que cues­te».

En Ca­lais hay es­pa­cio pa­ra la de­s­es­pe­ran­za, pe­ro tam­bién pa­ra los gran­des pla­nes: «Quie­ro ser ac­tor. De he­cho, es­toy ter­mi­nan­do el guion de la his­to­ria de mi via­je. Quie­ro te­ner­lo pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do cru­ce», ase­gu­ra Ta­mer ilu­sio­na­do. ¿Có­mo le vas a lla­mar?, pre­gun­ta­mos, y lo tie­ne cla­ro: «Lon­don ca­lling». Tan cla­ro como que quie­re re­gre­sar al­gún día a su país. Allí de­jó a la fa­mi­lia. No sa­be na­da de ellos des- de ha­ce dos me­ses. Tam­po­co es­tá al co­rrien­te de las úl­ti­mas no­ti­cias so­bre el ase­dio del ré­gi­men.

Su ami­go Yousef so­lo desea atra­ve­sar el Eu­ro­tú­nel. Pa­ra él, eso ya se­ría «una vic­to­ria». En Si­ria se han que­da­do dos de sus her­ma­nos, Sa­leh (24) y Ab­dul (11). Sa­ca sus fo­tos con ti­mi­dez. No se ven los ros­tros sino las he­ri­das que su­fren am­bos por una en­fer­me­dad de la piel: «Ne­ce­si- to ir al Reino Uni­do por­que es don­de pue­do en­con­trar tra­ba­jo y don­de pue­den ga­ran­ti­zar un buen tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra mis her­ma­nos», se­ña­la an­tes de des­pe­dir­nos. Pue­de que sea la úl­ti­ma vez que nos vea­mos.

El cam­pa­men­to de Ca­lais tie­ne los días con­ta­dos. Los vo­lun­ta­rios que tra­ba­jan allí tie­nen cla­ro que las au­to­ri­da­des fran­ce­sas des­man­te­la­rán La Jungla en­tre es­te vier­nes y el pró­xi­mo lu­nes. Ma­ña­na re­uni­rán a los ni­ños en la car­pa del tea­tro pa­ra ex­pli­car­les qué pue­de ocu­rrir. Al me­nos 200 de ellos es­tán so­los. Los en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía se­rán inevi­ta­bles. Los re­fu­gia­dos se re­sis­ten a ser re­ubi­ca­dos en los con­te­ne­do­res ane­xos al cam­pa­men­to pa­ra no te­ner que de­jar sus hue­llas dac­ti­la­res.

Pe­se a te­ner to­do en con­tra, los re­fu­gia­dos se re­sis­ten a que les arre­ba­ten la dig­ni­dad y los vo­lun­ta­rios les ayu­dan. «Estamos su­plien­do la au­sen­cia del Es­ta­do», se que­ja una de las per­so­nas del equi­po que or­ga­ni­za el su­mi­nis­tro de ro­pa, cal­za­do y co­mi­da. Otras, como Jenny, im­par­ten cla­ses a los ni­ños apro­ve­chan­do las va­ca­cio­nes es­co­la­res en el Reino Uni­do. Ella lle­gó el do­min­go: «Las con­di­cio­nes son te­rri­bles, pe­ro me sor­pren­de có­mo la gen­te es­tá tra­ba­jan­do en co­mu­ni­dad», re­co­no­ce. Los pro­ble­mas sa­ni­ta­rios son una preo­cu­pa­ción de pri­mer or­den. Han pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de va­cu­na­ción. Em­pie­za a ex­ten­der­se por el cam­po un bro­te de ru­beo­la.

PHILIPPE HUGUEN AFP

In­mi­gran­tes atra­pa­dos en el cam­pa­men­to de Ca­lais bus­can en In­ter­net in­for­ma­ción so­bre sus des­ti­nos en el Reino Uni­do.

«Me da igual lo que cues­te»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.