Me­dio cen­te­nar de si­rios muer­tos en ata­ques a tres hos­pi­ta­les y una es­cue­la

Las mi­li­cias kur­das pro­si­guen su avan­ce, pe­se al cas­ti­go de la ar­ti­lle­ría tur­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ROSA PAÍNO

La ba­ta­lla por el con­trol de Ale­po co­rre el ries­go de de­ri­var en una mi­ni gue­rra mun­dial (como acier­ta a ca­li­fi­car The Was­hing­ton Post) en la que las po­ten­cias se jue­gan no so­lo la vic­to­ria o la de­rro­ta en Si­ria sino tam­bién su im­plan­ta­ción en el co­ra­zón de Orien­te Me­dio. Des­de el acuer­do pa­ra pro­cla­mar un al­to el fue­go a fi­na­les de semana, la lu­cha le­jos de amai­nar se re­cru­de­ce. El ré­gi­men de Ba­char al Asad, Ru­sia y las mi­li­cias chiíes pa­tro­ci­na­das por Irán es­tre­chan el cer­co a los re­bel­des en la pro­vin­cia de Ale­po. En el fra­gor de la ofen­si­va tres hos­pi­ta­les y una es­cue­la re­ci­bie­ron ata­ques atri­bui­dos a Ru­sia. La ONU ofre­ció un ba­lan­ce de 50 ci­vi­les muer­tos.

El pri­mer mi­nis­tro tur­co, Ah­met Da­vu­to­glu, acu­só a Mos­cú de com­por­tar­se «como una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta» con sus «ata­ques bár­ba­ros con­tra la po­bla­ción ci­vil». «Mien­tras se ne­go­cia­ba [la paz en Si­ria], un mi­sil lan­za­do por Ru­sia des­de las aguas del mar Cas­pio im­pac­tó en un hospital y un co­le­gio, lo que cau­só la muer­te de ci­vi­les», sub­ra­yó.

Se re­fe­ría a las ca­tor­ce per­so­nas que pe­re­cie­ron en una es­cue­la, en la que se re­fu­gia­ban fa­mi­lias, y en un hospital ma­terno-infantil en Azaz, cer­ca de la fron­te­ra tur­ca. «He­mos eva­cua­do del hospital a decenas de ni­ños que no de­ja­ban de gri­tar», re­la­tó a Reuters el mé­di­co Ju­ma Rahal, que pre­ci­só que en­tre las víc­ti­mas hay al me­nos dos pe­que­ños. Un ví­deo de los ac­ti­vis­tas mues­tra a tres be­bés en in­cu­ba­do­ras en una sa­la des­tro­za­da.

Otros dos hos­pi­ta­les en Ma­rat al Nu­man, en la ve­ci­na pro­vin­cia de Id­lib, fue­ron al­can­za­dos por mi­si­les. Uno de ellos es­tá a car­go de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras (MSF). La oe­ne­gé con­fir­mó que al me­nos sie­te per­so­nas fa­lle­cie­ron y otras ocho es­tán desaparecidas, aunque «pre­su­mi­ble­men­te es­tán muer­tas». El pre­si­den­te de MSF Fran­cia, Me­go Ter­zian, atri­bu­yó el bom­bar­deo a las fuer­zas si­rias o ru­sas. El Ob­ser­va­to­rio Si­rio pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos apun­tó di­rec­ta­men­te a Mos­cú, por las ca­rac­te­rís­ti­cas del ata­que. En cam­bio el em­ba­ja­dor si­rio en Mos­cú, Riad Had­dad, cul­pó a ca­zas es­ta­dou­ni­den­ses. «La fuer­za aérea ru­sa no tie­ne na­da que ver», de­cla­ró.

«Vio­la­ción fla­gran­te»

La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma cri­ti­có en un du­ro co­mu­ni­ca­do «la bru­ta­li­dad del ré­gi­men de Al Asad» y pu­so «en du­da la vo­lun­tad o la ca­pa­ci­dad de Ru­sia de con­tri­buir a de­te­ner­la». El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, con­de­nó lo que con­si­de­ra una «vio- la­ción fla­gran­te del de­re­cho in­ter­na­cio­nal».

A par­te de los bom­bar­deos ru­sos, a Tur­quía le preo­cu­pa la expansión de los kur­dos por la fron­te­ra si­ria y que pro­cla­men un es­ta­do in­de­pen­dien­te apro­ve­chan­do el va­cío de po­der. Pa­ra fre­nar cual­quier in­ten­to, la ar­ti­lle­ría tur­ca gol­pea des­de el do­min­go el avan­ce de la mi­li­cia kur­da (YPG), lo que no evi­tó que ayer en­tra­ran en la lo­ca­li­dad de Tal Ri­fat, en ma­nos de is­la­mis­tas apo­ya­dos por Tur­quía, tras to­mar Kafr Na­ya y Ain Daq­na en días pre­vios. Su si­guien­te ob­je­ti­vo es Azaz. Da­vu­to­glu ya ad­vir­tió que «no per­mi­ti­re­mos que cai­ga».

Las expansión kur­da es cau­sa de fric­cio­nes en­tre Was­hing­ton y An­ka­ra. Si pa­ra Tur­quía el YPG es la fi­lial si­ria de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta kur­do-tur­ca PKK, pa­ra EE.UU. es su me­jor alia­do en la lu­cha so­bre el te­rreno.

O. H. KADOUR AFP

Mé­di­cos Sin Fron­te­ras de­nun­ció el ata­que pre­me­di­ta­do al hospital de Maa­rat al Nua­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.