El pa­pa pi­de per­dón a los in­dí­ge­nas de Mé­xi­co por có­mo fue­ron tra­ta­dos

Re­co­no­ce en Chia­pas el pa­pel de la teo­lo­gía na­ti­va, cer­ca­na a la de la li­be­ra­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - AN­DREA SO­SA

El pa­pa Francisco, du­ran­te su vi­si­ta al es­ta­do me­xi­cano de Chia­pas, reivin­di­có a los in­dí­ge­nas y los in­dí­ge­nas lo ben­di­je­ron a él. «Gra­cias por­que po­nes tu co­ra­zón cer­ca del nues­tro y es­tás con no­so­tros», le di­jo un hom­bre in­dí­ge­na en su len­gua, al fi­nal de una mi­sa an­te 100.000 per­so­nas ba­jo un sol in­cle­men­te en San Cris­tó­bal de Las Ca­sas. «Aunque mu­chas per­so­nas nos des­pre­cian, tú has que­ri­do vi­si­tar­nos y nos has to­ma­do en cuen­ta», afir­mó.

Fue una mi­sa emo­ti­va y du­ra. El pa­pa, siem­pre son­rien­te en sus en­cuen­tros, man­tu­vo un sem­blan­te se­rio pa­ra de­nun­ciar la «opre­sión» y el mal­tra­to que han su­fri­do los in­dí­ge­nas y su frus­tra­da es­pe­ran­za de ob­te­ner jus­ti­cia.

«De mu­chas for­mas y ma­ne­ras se ha que­ri­do si­len­ciar y ca­llar ese an­he­lo, de mu­chas ma­ne­ras han in­ten­ta­do anes­te­siar­nos el al­ma», cla­mó Francisco. «¡Qué tris­te­za!», aña­dió. «Qué bien nos ha­ría a todos ha­cer un exa­men de con­cien­cia y apren­der a de­cir: ¡Per­dón!».

Los in­dí­ge­nas se vol­ca­ron con él. Y lo ex­pre­sa­ron tam­bién en su ma­ne­ra par­ti­cu­lar de re­la­cio­nar­se con Dios. Bai­la­ron ba­lan­ceán­do­se de un la­do a otro en una ora­ción ri­tual co­lec­ti­va de ac­ción de gra­cias. «Llé­va­nos en tu co­ra­zón con nues­tra cul­tu­ra, tam­bién con nues­tras ale­grías y nues­tro su­fri­mien­to, con las in­jus­ti­cias que pa­de­ce­mos», le ex­pre­só al pa­pa una mu­jer ves­ti­da en su tra­je tra­di­cio­nal.

Francisco ha da­do un pa­so fun­da­men­tal en Chia­pas. Hi­zo un re­co­no­ci­mien­to no so­lo de los in­dí­ge­nas y de sus len­guas en la li­tur­gia, sino en ge­ne­ral de la «teo­lo­gía in­dia», cer­ca­na a la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción.

El dia­co­na­do per­ma­nen­te in­dí­ge­na, en el que las mu­je­res tie­nen un pa­pel im­por­tan­te como com­pa­ñe­ras de sus es­po­sos, fue uno de los pun­tos de con­flic­to co el Va­ti­cano en tiem­pos del pon­tí­fi­ce Juan Pa­blo II. El Va­ti­cano or­de­nó en­ton­ces sus­pen­der las or­de­na­cio­nes, que es­tu­vie­ron fre­na­das du­ran­te 15 años. Francisco, des­pués de ana­li­zar­lo, vol­vió a au­to- ri­zar­las ha­ce un año. «Al­go no le gus­tó a la Cu­ria de Ro­ma, no al pa­pa», di­jo el mi­sio­ne­ro je­sui­ta Eu­ge­nio Mau­rer, de 88 años, al re­cor­dar los re­ce­los del Va­ti­cano. «Pe­ro cuan­do lle­gó Francisco di­jo: Voy a es­tu­diar con mu­cho ca­ri­ño es­to. Y a los tres me­ses dio el per­mi­so». Aho­ra hay 76 se­mi­na­ris­tas y unos 350 diá­co­nos per­ma­nen­tes.

Los diá­co­nos in­dí­ge­nas son todos po­bres, vi­ven de su tra­ba­jo pe­ro de­di­can par­te de su tiem­po a su co­mu­ni­dad. La vi­si­ta de Francisco a San Cris­tó­bal, una dió­ce­sis don­de las dos ter­ce­ras par­tes de la po­bla­ción son in­dí­ge­nas, in­clu­yó una vi­si­ta a la ca­te­dral don­de es­tá la tum­ba del obis­po Ruiz, quien fo­men­tó los dia­co­na­dos na­ti­vos.

GA­BRIEL BOUYS

Mi­les de per­so­nas si­guen la mi­sa ofi­cia­da por Francisco, que fue aga­sa­ja­do con ofren­das a car­go de los lu­ga­re­ños de Chia­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.