Xun­ta y Ma­drid cho­can en el cálcu­lo de los 400.000 eu­ros exen­tos de la he­ren­cia

Dis­cre­pan so­bre có­mo tri­bu­ta la en­tre­ga de bie­nes en vi­da si se ha­ce en va­rios tiem­pos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Eco­no­mía - MA­RIO BE­RA­MEN­DI

Acla­ra­do ya por el Su­pre­mo que la trans­mi­sión de bie­nes me­dian­te pac­tos su­ce­so­rios en­tre vi­vos es­tá exen­ta en Ga­li­cia de pa­gar IRPF —ra­ti­fi­can­do así el cri­te­rio apli­ca­do con an­te­rio­ri­dad por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia—, se abre aho­ra otro de­ba­te so­bre có­mo li­qui­dar el im­pues­to de su­ce­sio­nes en el re­par­to de he­ren­cias en vi­da. Y es el re­la­ti­vo a lo que se co­no­ce co­mo ma­te­ria de acu­mu­la­ción. Ha­cien­da y la nor­ma­ti­va ga­lle­ga es­ta­ble­cen cri­te­rios di­fe­ren­tes.

La pre­gun­ta que surge es có­mo se pa­ga el tributo que gra­va un le­ga­do cuan­do hay va­rios pac­tos su­ce­so­rios en vi­da. Por ejem­plo, cuan­do un pa­dre, me­dian­te la apar­ta­ción o la me­jo­ra, frac­cio­na en va­rias ope­ra­cio­nes la en­tre­ga en vi­da a su hi­jo de la he­ren­cia que le co­rres­pon­de. Y aquí hay un gra­ve con­flic­to de doc­tri­na en lo que res­pec­ta al lí­mi­te exen­to de im­pues­tos. Mien­tras la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­tos en­tien­de que los pac­tos su­ce­so­rios no son acu­mu­la­ti­vos a efec­tos de cal­cu­lar el im­pues­to —en ca­da en­tre­ga ha­bría que ver si el lo­te de bie­nes que se trans­mi­ten su­pera o no los 400.000 eu­ros que la úl­ti­ma re­for­ma de­jó exen­tos por he­re­de­ro en la co­mu­ni­dad—, Ga­li­cia desa­rro­lló en el 2011 una nor­ma­ti­va pro­pia que di­ce jus­ta­men­te lo con­tra­rio.

El Real De­cre­to Le­gis­la­ti­vo 1/2011, de 28 de ju­lio, es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de acu­mu­lar los pac­tos su­ce­so­rios cuan­do «se for­ma- li­cen su­ce­si­vos ac­tos tras­la­ti­vos a tí­tu­lo gra­tui­to en­tre los mis­mos su­je­tos que dis­po­nen so­bre su he­ren­cia o pa­tri­mo­nio y los su­je­tos be­ne­fi­cia­rios». Di­cho de otra for­ma: si un pa­dre le de­ja pri­me­ro a su hi­jo bie­nes por va­lor de 200.000 eu­ros y lue­go me­dian­te otro pac­to en vi­da le me­jo­ra con otros 250.000, a efec­tos fis­ca­les, es de­cir, pa­ra cal­cu­lar el im­pues­to de su­ce­sio­nes, la Xun­ta —en­car­ga­da de re­cau­dar el tributo — en­ten­de­ría que se ha su­pe­ra­do el lí­mi­te exen­to por he­re­de­ro, que es­tá en 400.000 eu­ros des­de el 1 de enero. Es de­cir, ha­bría que tri­bu­tar por los otros 50.000.

Ga­li­cia im­pul­só es­ta nor­ma­ti­va, pre­ci­sa­men­te, pa­ra ata­jar la pi­ca­res­ca y evi­tar, por ejem­plo, que un pa­dre pu­die­se frag­men­tar en vi­da la he­ren­cia de su hi­jo con la in­ten­ción de elu­dir el pa­go de su­ce­sio­nes, una es­tra­te­gia que te­nía más sen­ti­do in­clu­so cuan­do el lí­mi­te exen­to eran 125.000 eu­ros por he­re­de­ro.

Mi­guel Caa­ma­ño, so­cio de CCS abo­ga­dos y ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Tri­bu­ta­rio, se mues­tra cla­ro so­bre qué es lo que de­be pre­va­le­cer en es­te se­rio con­flic­to de doc­tri­na. «Por vin­cu­lan­te que sea el cri­te­rio que de­fien­de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Tri­bu­tos no pue­de pos­ter­gar la apli­ca­ción de dis­po­si­cio­nes le­gis­la­ti­vas dic­ta­das al am­pa­ro de un par­la­men­to au­to­nó­mi­co», sos­tie­ne.

A su jui­cio, re­sul­ta sor­pren­den­te que «Ha­cien­da se li­mi­te a emi­tir opi­nión so­bre la nor­ma­ti­va es­ta­tal de su­ce­sio­nes sin ci­tar la ga­lle­ga».

Tan­to la doc­tri­na del mi­nis­te­rio co­mo la nor­ma ga­lle­ga coin­ci­den, sin em­bar­go, en que no son acu­mu­la­ti­vos a efec­tos fis­ca­les los pac­tos su­ce­so­rios en vi­da con los bie­nes que se re­ci­ben una vez fa­lle­ci­do el cau­san­te. Un cri­te­rio ya ex­pues­to en una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia el pa­sa­do 9 de di­ciem­bre. Ca­da se­ma­na del año pa­sa­do, los asa­la­ria­dos es­pa­ño­les hi­cie­ron, de me­dia, 6,2 mi­llo­nes de ho­ras ex­tra­or­di­na­rias. De ellas, más de la mi­tad, 3,48 mi­llo­nes no se pa­ga­ron, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va. Se tra­ta de la ci­fra más al­ta des­de el año 2008, aun­que en­ton­ces tam­bién eran muy su­pe­rio­res las ho­ras ex­tras que sí se abo­na­ban (más del do­ble que en la ac­tua­li­dad). Pa­ra con­tex­tua­li­zar la ci­fra, y to­man­do co­mo ba­se una jor­na­da es­tán­dar de 40 ho­ras se­ma­na­les, el tiem­po tra­ba­ja­do gra­tis per­mi­ti­ría crear, de ma­te­ria­li­zar­se en nue­vas con­tra­ta­cio­nes, unos 87.000 em­pleos a tiem­po com­ple­to.

Pa­ra los sin­di­ca­tos, es­te in­cre­men­to de las ho­ras ex­tra­or­di­na­rias im­pa­ga­das con­fir­ma la «de­gra­da­ción» del mer­ca­do la­bo­ral que han pro­vo­ca­do las re­for­mas la­bo­ra­les, so­bre to­do la apro­ba­da en el 2012, que con­lle­vó la «des­re­gu­la­ción ca­si ab­so­lu­ta» de la con­tra­ta­ción a tiem­po par­cial. En ese sen­ti­do, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Co­mi­sio­nes Obre­ras, Ig­na­cio Fer­nán­dez To­xo, re­mar­có que son «bien co­no­ci­das» las prác­ti­cas que se dan en es­tos con­tra­tos por ho­ras, en los que «se pac­ta una jor­na­da que lue­go, al no ha­ber con­trol, se am­plía a con­ve­nien­cia del em­pre­sa­rio», con los efec­tos que es­to tie­ne tan­to pa­ra las ar­cas de la Ha­cien­da pú­bli­ca y la Se­gu­ri­dad So­cial, co­mo pa­ra el re­par­to in­so­li­da­rio de los pues­tos de tra­ba­jo, re­sal­tó.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.