La ca­rre­ra de Em­ma Thom­pson to­ca fon­do en «Alo­ne in Ber­lin»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

El des­li­za­mien­to ha­cia la irre­le­van­cia de Em­ma Thom­pson es una cur­va des­cen­den­te que se pro­lon­ga más de 15 años. Lle­gó a lo su­bli­me en aque­lla me­ta­mor­fo­sis de Hi­llary Clin­ton en Pri­mary Co­lors y, so­bre to­do, en aquel co­ra­zón en in­vierno que re­gía la mansión ger­ma­nó­fi­la de Lo que que­da del día. En es­ta Ber­li­na­le asis­ti­mos ayer a otro so­ca­vón en la tra­yec­to­ria de la bri­tá­ni­ca. Alo­ne in Ber­lin es la adap­ta­ción de una no­ve­la pro­mi­nen­te, una cum­bre de la li­te­ra­tu­ra de re­sis­ten­cia fren­te al to­ta­li­ta­ris­mo, es­cri­ta por Hans Fa­lla­da, al­cohó­li­co y mor­fi­nó­mano pe­rro ver­de. Em­ma Thom­pson y Bren­dan Glee­son en­car­nan al ma­tri­mo­nio que des­qui­ció a la Ges­ta­po con sus pas­qui­nes don­de re­cla­ma­ban li­ber­tad de ex­pre­sión e in­cre­pa­ban al Füh­rer. En ella, Thom­pson cum­ple ese re­gis­tro de ac­triz de com­ple­men­to, sin un so­lo plano en que se reivin­di­que como la co­lo­sal trans­mi­so­ra de emo­cio­nes que fue. Hay que de­cir que su tra­ba­jo se si­túa en la lí­nea de des­di­cha­do des­alien­to de to­da la pe­lí­cu­la. La di- ri­ge con in­fi­ni­ta tor­pe­za el ac­tor Vin­cent Pe­rez, con tal im­pe­ri­cia que lo que de­be­ría ser vi­bran­te ele­gía de dos out­si­ders que desafían con «viet­na­mi­tas» al Ter­cer Reich aca­ba por emo­cio­nar­nos tan­to como si de­fen­die­sen el fin del mal­tra­to a las ocas en el Pe­ri­gord.

Y es que ve­nía­mos ya de otro apa­lea­mien­to. El otro­ra pres­ti­gio­so Da­nis Ta­no­vic re­tor­na a los Bal­ca­nes en es­ta Ber­li­na­le con otro desas­tre que anun­cia desahu­cio au­to­ral. Mort à Sa­ra­je­vo adap­ta una obra del pel­ma au­to­pos­tu­la­do como pe­pi­to gri­llo de la in­te­lec­tua­li­dad más ar­te­ra y reac­cio­na­ria, Ber­nard-Hen­ri Levy. En el fil­me, con mo­ti­vo del cen­te­na­rio del aten­ta­do con­tra el ar­chi­du­que Francisco Fer­nan­do, un ho­tel vi­ve la ten­sión de los fas­tos en Sa­ra­je­vo. Y la es­truc­tu­ra de ese caos es una farsa abs­tru­sa, des­ga­li­cha­da, don­de se mez­clan sin tino la sá­ti­ra pe­dan­te y la farsa ber­lan­guia­na a lo mo­ros y cris­tia­nos pe­ro en bal­cá­ni­co.

En me­dio de es­ta mor­tan­dad de Ber­li­na­le, el do­cu­men­tal The Mu­sic Of Stran­gers, en don­de Mor­gan Ne­vi­lle fil­ma al che­lis­ta Yo-Yo Ma y su pro­yec­to Silk Road En­sem­ble, fun­cio­na muy bien como res­pi­ra­de­ro. En­tre el gru­po de ar­tis­tas de Si­ria, Irán o Chi­na que par­ti­ci­pan des­de el 2000 en las gi­ras y en es­tos dis­cos de ful­gu­ran­te mel­ting pot mu­si­cal es­tá Cris­ti­na Pa­to. En su pre­sen­ta­ción, un crí­ti­co la de­fi­ne como el so­ni­do de la sen­sua­li­dad. Y Pa­to se pa­sea por San Mar­ti­ño Pinario mien­tras Yo-Yo Ma bro­mea y se ta­pa los oí­dos como si no so­por­ta­se la fie­re­za de la pan­de­re­ta. Y como pa­drino de la ga­lle­ga ve­mos en la pan­ta­lla de la Ber­li­na­le al aquí lla­ma­do «mi­nis­tro de Cul­tu­ra de Ga­li­cia». No han re­se­tea­do y el que ha­bla, des­de Bo­na­val, es Ro­ber­to Va­re­la, quien aho- ra se par­te el co­bre por nues­tros de­re­chos en Mon­te­vi­deo. Lo im­por­tan­te es esa pre­sen­cia de Pa­to en el dream-team que ha gra­ba­do ya va­rios dis­cos, jun­to a Yo-Yo Ma, el ni­ño pro­di­gio que to­có pa­ra Ken­nedy y has­ta ha apa­re­ci­do en un epi­so­dio de Los Simpson.

KAY NIETFELD EFE

Em­ma Thom­pson y Bren­dan Glee­son, ayer en el fes­ti­val.

PAR­TI­CI­PANT ME­DIA

Pa­to, en una se­cuen­cia del do­cu­men­tal en Es­tam­bul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.