Seis años de pri­sión pa­ra el me­nor acu­sa­do de la muer­te de Jimmy

La jue­za con­si­de­ra pro­ba­do que ul­tras del Dé­por y del Atlé­ti­co se ci­ta­ron «con el úni­co fin de agre­dir­se mu­tua­men­te»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Ya hay un pri­mer con­de­na­do por el ase­si­na­to de Francisco Ja­vier Romero Ta­boa­da, Jimmy, el 30 de no­viem­bre del 2014 en Ma­drid Río. La ti­tu­lar del Juz­ga­do de Me­no­res nú­me­ro 4 de Ma­drid con­de­nó a Álvaro C. G. a seis años de in­ter­na­mien­to en ré­gi­men ce­rra­do, se­gui­do de dos años de li­ber­tad vi­gi­la­da, como res­pon­sa­ble de un de­li­to de ho­mi­ci­dio y de te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas. Ade­más, los tam­bién me­no­res, Isaac D. C. C. y Ja­vier Pe­dro C. N., fue­ron con­si­de­ra­dos au­to­res res­pon­sa­bles de un de­li­to de ri­ña tu­mul­tua­ria, y tam­bién de te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas el pri­me­ro, por lo que les im­pu­so una pe­na de «60 ho­ras de pres­ta­cio­nes en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad que se sus­ti­tui­rán en ca­so de que el me­nor no pres­te su con­sen­ti­mien­to o las in­cum­pla por cin­co per­ma­nen­cias de fin de semana en cen­tro ce­rra­do, res­pec­to de Ja­vier Pe­dro, y un año de li­ber­tad vi­gi­la­da, con el con­te­ni­do que obra en el in­for­me del equi­po téc­ni­co, res­pec­to de Isaac».

Es­te es el fa­llo emi­ti­do ayer por la ma­gis­tra­da que en una sen­ten­cia de 38 fo­lios con­si­de­ra pro­ba­do que ul­tras del Atlé­ti­co de Ma­drid y del De­por­ti­vo se ci­ta­ron días an­tes vía re­des so­cia­les y men­sa­jes te­le­fó­ni­cos pa­ra en­fren­tar­se an­tes del en­cuen­tro que di­ri­mi­rían pos­te­rior­men­te sus res­pec­ti­vos equi­pos.

Fin de agre­dir­se mu­tua­men­te

«Re­sul­ta pro­ba­do que con oca­sión del par­ti­do de la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal de 1ª Di­vi­sión que se iba a ce­le­brar en el es­ta­dio Vi­cen­te Calderón de Ma­drid el día 30 de no­viem­bre de 2014 en­tre los equi­pos Atlé­ti­co de Ma­drid y Real Club De­por­ti­vo de La Co­ru­ña y de­bi­do a la ri­va­li­dad exis­ten­te en­tre los afi­cio­na­dos ra­di­ca­les de am­bos clu­bes, mo­ti­va­da por ser ca­da uno de ellos sim­pa­ti­zan­tes de ideo­lo­gías con­tra­rias, con ca­rác­ter pre­vio al en­cuen­tro se ci­ta­ron, a tra­vés de dis­tin­tas re- des so­cia­les y men­sa­jes de te­le­fo­nía, pa­ra re­unir­se en las in­me­dia­cio­nes del es­ta­dio con el úni­co fin de agre­dir­se mu­tua­men­te».

Tam­bién con­si­de­ra pro­ba­do la jue­za que los con­de­na­dos «a la ho­ra con­cer­ta­da, en torno a las 8 ho­ras del día 30, se per­so­na­ron en el lu­gar acor­da­do» jun­to a «va­rios cen­te­na­res de afi­cio­na­dos del Atlé­ti­co de Ma­drid» ba­jo las con­sig­nas de «ar­ma­dos has­ta los dien­tes», «sin du­das y con mu­cho odio», Atlé­ti­co o muer­te». Sos­tie­ne la ma­gis­tra­da que los me­no­res «de co­mún acuer­do con el res­to de par­ti­ci­pan­tes, gran par­te de ellos ar­ma­dos, con áni­mo de aten­tar con­tra la in­te­gri­dad fí­si­ca, aco­me­tie­ron de for­ma in­dis­cri­mi­na­da a los nu­me­ro­sos afi­cio­na­dos del otro club, que ac­tua­ban de igual for­ma, mo­vi­dos am­bos gru­pos por el odio a la afi­ción ri­val y a los idea­les con los que es­tos simpatizan. Así, todos se agre­die­ron tu­mul­tua­ria y con­ti­nua­da­men­te, re­sul­tan­do del vio- len­to en­fren­ta­mien­to decenas de he­ri­dos, va­rios de ellos con incisiones por ar­ma blan­ca».

Tres adul­tos más im­pli­ca­dos

En esos mis­mos he­chos pro­ba­dos, la ma­gis­tra­da sos­tie­ne que, ade­más del con­de­na­do, otros tres ma­yo­res de edad par­ti­ci­pa­ron en el ase­si­na­to de Jimmy: « En un mo­men­to de la re­yer­ta, el me­nor Álvaro C. G., tras ob­ser­var có­mo un jo­ven ma­yor de edad gol­pea­ba en la ca­be­za al afi­cio­na­do del De­por­ti­vo Francisco Ja­vier Romero Ta­boa­da, y que es­te caía al sue­lo, va­lién­do­se de la de­fen­sa ex­ten­si­ble que por­ta­ba le gol­peó con es­ta en la zo­na ab­do­mi­nal y, con áni­mo de cau­sar­le la muer­te, con­ti­nuó pro­pi­nán­do­le gol­pes ayu­da­do por otros tres jó­ve­nes ma­yo­res de edad. Pos­te­rior­men­te, y a sa­bien­das de su crí­ti­co es­ta­do, al­gu­nos de ellos lo lan­za­ron al man­za­na­res».

Con es­ta condena, la juez da por vá­li­do el tes­ti­mo­nio del tes- ti­go pro­te­gi­do G303 que apun­tó a cua­tro per­so­nas como los au­to­res de la muer­te de Jimmy: el me­nor impu­tado por ho­mi­ci­dio, dos de los cua­tro ul­tras del Fren­te Atlé­ti­co que fue­ron ex­car­ce­la­dos por el ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nú­me­ro 20 de Ma­drid (que ins­tru­ye la cau­sa prin­ci­pal), y otro hin­cha que fue de­te­ni­do por la Po­li­cía y que es­tá impu­tado por el juez de ins­truc­ción.

En la sen­ten­cia, la juez des­ta­ca que el tes­ti­mo­nio del tes­ti­go pro­te­gi­do G303 es vá­li­do por tres ra­zo­nes: au­sen­cia de in­cre­di­bi­li­dad sub­je­ti­va, ve­ro­si­mi­li­tud de los he­chos de­nun­cia­dos y per­sis­ten­cia en la in­cri­mi­na­ción. Y ex­pli­ca que su de­mo­ra a de­cla­rar, lo hi­zo el pa­sa­do ju­lio, «es­tá en gran par­te jus­ti­fi­ca­da por el ló­gi­co te­mor a po­si­bles re­pre­sa­lias» ha­cia él pe­ro ello no em­pa­ña su cre­di­bi­li­dad, «cu­yo tes­ti­mo­nio es sin­ce­ra­men­te con­vin­cen­te».

La fa­mi­lia de Romero Ta­boa­da re­ci­bió la no­ti­cia de la con­de-

El abo­ga­do de la fa­mi­lia di­ce es­tar «ju­rí­di­ca­men­te sa­tis­fe­cho», pe­ro anun­cia que se­gui­rán lu­chan­do «has­ta po­der acu­sar a todos los res­pon­sa­bles»

na con agra­do pe­ro con la de­ter­mi­na­ción de se­guir ade­lan­te has­ta que todos los su­pues­tos im­pli­ca­dos se sien­ten en el ban­qui­llo. Así lo ma­ni­fes­ta­ba ayer su abo­ga­do, Erlantz Iba­rron­do, en Deportes Co­pe Co­ru­ña.

«En tér­mi­nos ju­rí­di­cos estamos sa­tis­fe­chos. Den­tro de la pe­ti­ción que ha­bía­mos rea­li­za­do (ocho años de in­ter­na­mien­to y 4 de li­ber­tad vi­gi­la­da), no tie­ne el ri­gor pu­ni­ti­vo que no­so­tros de­man­dá­ba­mos, pe­ro estamos ju­rí­di­ca­men­te sa­tis­fe­chos, por­que lo que que­rían los ami­gos y la fa­mi­lia es que no que­da­ra im­pu­ne el ase­si­na­to y así no que­da im­pu­ne. Las per­so­nas que lle­van re­cla­man­do jus­ti­cia no se van a de­te­ner aquí has­ta que se ce­le­bre un jui­cio y ten­ga­mos la po­si­bi­li­dad de acu­sar a todos los res­pon­sa­bles de lo que no­so­tros cree­mos que son res­pon­sa­bles.

Ima­gen de la re­yer­ta en­tre ul­tras del Atlé­ti­co de Ma­drid y del De­por­ti­vo en la que fue ase­si­na­do Jimmy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.