«Me im­por­ta­ba po­co si va­lía o no, era lla­ma­ti­vo»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - P. G.

Quis­co Vázquez era un fut­bo­lis­ta atí­pi­co. A los vein­ti­dós años col­gó las bo­tas tras un frus­tra­do fi­cha­je por el Ovie­do y guar­dó pa­ra sí mis­mo to­da la ca­li­dad que ate­so­ra­ba con un ba­lón en los pies. «Cuan­do vi que no po­día de­di­car­me pro­fe­sio­nal­men­te al fút­bol, lo de­jé. Nun­ca fue una se­duc­ción pa­ra mí. Se me da­ba bien, di­cen, pe­ro ni era sa­cri­fi­ca­do ni te­nía mu­cha ca­ja, el fí­si­co no me acom­pa­ña­ba...», re­ve­la en una fe­roz au­to­crí­ti­ca.

An­tes del adiós, brin­dó go­les como el del cam­po de La Gran­ja, a pa­se de Pe­dro Viei­tes. «Cuan­do me lo pro­pu­so, sin ha­ber­lo ha­bla­do an­tes ni en­sa­ya­do nun­ca, me pa­re­ció lla­ma­ti­vo», re­cuer­da. «La ver­dad es que me im­por­ta­ba po­co si va­lía o no va­lía se­gún la nor­ma­ti­va, era lla­ma­ti­vo y di­fe­ren­te», con­clu­ye.

Vien­do la te­le­vi­sión el do­min­go me di­je: «Aho­ra va a ha­ber ro­llo con es­te pe­nal­ti, y re­sul­ta que no­so­tros ya lo ti­ra­mos igual cuan­do es­tá­ba­mos en el Im­pe­rá­tor». Y re­cor­da­mos aho­ra uno del año 1957 en In­gla­te­rra...», ma­ti­za.

Qui­zás Pe­dro Viei­tes lo ha­bía sa­ca­do de ahí. O qui­zás no. Por­que el pro­pio ce­re­bro de la tra­ma con­fe­sa­ba ayer a La Voz: «Mi her­mano ma­yor Juanjo, que aquel día era el en­tre­na­dor an­te el Santa Mar­ga­ri­ta, ya lo ha­bía eje­cu­ta­do así años an­tes que no­so­tros, dán­do­le el pa­se des­de el pun­to de pe­nal­ti a Pe­pi­ño Ta­boa­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.