Lour­des vi­gi­la de cer­ca al zika

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PAU­LO ALON­SO LOIS

Lour­des Do­mín­guez no te­me al virus zika. La te­nis­ta pon­te­ve­dre­sa atien­de las pre­cau­cio­nes que mar­can las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias y com­pi­te es­ta semana en el tor­neo de Río de Ja­nei­ro. «No ten­go mie­do, pe­ro sí he ve­ni­do con más res­pe­to de lo nor­mal por to­do lo que se es­cu­cha». A me­nos de seis me­ses pa­ra el ini­cio de los Jue­gos Olím­pi­cos, sur­ge la du­da so­bre la po­si­ble expansión de la en­fer­me­dad, cuan­do coin­ci­dan de­por­tis­tas de más de 200 paí­ses en la ciu­dad. El virus que trans­mi­ten los mos­qui­tos pue­de pro­du­cir mi­cro­ce­fa­lia en los fe­tos de las mu­je­res em­ba­ra­za­das con­ta­gia­das, el prin­ci­pal problema de una aler­ta sa­ni­ta­ria con­cen­tra­da en la par­te tro­pi­cal ame­ri­ca­na y que lle­vó al Co­mi­té Olím­pi­co de Es­ta­dos Uni­dos a dar li­ber­tad a las de­por­tis­tas so­bre su pre­sen­cia en Bra­sil en agos­to.

Do­mín­guez se apli­ca el re­pe­len­te ade­cua­do y si­gue las ins­truc­cio­nes sa­ni­ta­rias. «Me lo pongo dos o tres ve­ces al día pa­ra pre­ve­nir. Pe­ro siem­pre he te­ni­do suer­te con los mos­qui­tos, ca­si nun­ca me han pi­ca­do, así que es­pe­ro que aho­ra tam­po­co lo ha­gan», ex­pli­ca des­de Río, adon­de lle­gó el vier­nes y don­de de­bu­ta an­te la se­gun­da fa­vo­ri­ta, la sueca Johanna Lars­son.

La pon­te­ve­dre­sa re­ci­bió las pri­me­ras in­di­ca­cio­nes ya ha­ce dos se­ma­nas du­ran­te la concentración con el equi­po na­cio­nal de la Fed Cup en Ser­bia: «El mé­di­co de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la, Ja­vier Ce­rra­to, nos iba in­for­man­do de to­do lo que es­ta­ba pa­san­do y como po­día­mos pre­ve­nir el virus». Ade­más, las ins­cri­tas en el Río Open re­ci­bie­ron unas pau­tas por par­te del cir­cui­to fe­me­nino. «La WTA nos en­vió co­rreos elec­tró­ni­cos con in­for­ma­ción», ex­pli­ca al tiem­po que con­fir­ma que no se plan­teó re­nun­ciar al via­je a Bra­sil en nin­gún mo­men­to. «Aunque es cier­to que to­das vamos con cui­da­do y bus­ca­mos nues­tras for­mas de pre­ven­ción», ex­pli­ca Do­mín­guez.

Fu­mi­ga­ción dia­ria en el club

En un con­ci­so es­cri­to de me­dio fo­lio, la WTA in­di­ca que to­ma me­di­das so­bre el virus. Exa­mi­na a dia­rio la se­de del tor­neo, el Joc­key Club Bra­si­lei­ro, pa­ra com­pro­bar que no tie­ne zo­nas de agua es­tan­ca­da y mi­ni­mi­zar el ries­go de la re­pro­duc­ción de mos­qui­tos y el con­tac­to con ellos. El cir­cui­to fe­me­nino ex­pli­ca a las ju­ga­do­ras que dis­po­ne de un equi­po de es­pe­cia­lis­tas que a dia­rio fumigan con tan­ques de ve­neno pa­ra pre­ve­nir bro­tes y ex­ter­mi­nar a los mos­qui­tos vi­vos. Tam­bién brin­da a las ju­ga­do­ras re­pe­len­tes de mos­qui­tos en los ves­tua­rios y en la sa­la de ju­ga­do­res. Es­ta zo­na apar­ta­da, don­de los te­nis­tas pasan ho­ras an­tes y des­pués de los par­ti­dos, se en­cuen­tra com­ple­ta­men­te ce­rra­da.

La WTA tras­la­dó a las ju­ga­do­ras que las pre­cau­cio­nes in­clu­yen los ho­te­les ofi­cia­les del tor­neo, con las ven­ta­nas blo­quea­das en to­do mo­men­to y el ai­re acon­di­cio­na­do en fun­cio­na­mien­to. Me­di­das en­mar­ca­das siem­pre en las re­co­men­da­cio­nes de la OMS.

«Que yo se­pa, no hay nin­gu­na ju­ga­do­ra con­ta­gia­da. Es­pe­re­mos que si­ga sien­do así», ex­pli­ca Do­mín­guez, que a los 34 años afron­ta con tran­qui­li­dad la si­tua­ción gra­cias a su ex­pe­rien­cia de ca­si dos dé­ca­das como pro­fe­sio­nal.

Es­col­ta­da en Lí­bano

En el 2008 ju­gó la fi­nal del tor­neo de Bei­rut mien­tras arre­cia­ba un con­flic­to bé­li­co en el que par­ti­ci­pa­ban las mi­li­cias de Hez­bo­lá. Y ter­mi­nó sa­lien­do del país por ca­rre­te­ra rum­bo a Jor­da­nia en un con­voy es­col­ta­do por la Guar­dia Ci­vil. En el 2011 al­can­zó los cuar­tos en Aca­pul­co des­pués de que los res­pon­sa­bles de los cir­cui­tos ad­vir­tie­sen de la pe­li­gro­si­dad de com­pe­tir en la ciu­dad por la ola de se­cues­tros y ro­bos en la zo­na. «Esas fue­ron las dos si­tua­cio­nes más de­li­ca­das que vi­ví. Fue­ron mo­men­tos de mu­cha ten­sión, en los que ves de cer­ca el pe­li­gro, pe­ro por suer­te no lle­gó a pa­sar na­da», re­cuer­da la te­nis­ta, que fi­gu­ró en su me­jor mo­men­to como la nú­me­ro 40 del rán­king.

Res­pe­to en el ex­tran­je­ro

Dos de sus tí­tu­los pro­fe­sio­na­les los con­si­guió en Bo­go­tá, una de las ca­pi­ta­les más pe­li­gro­sas del pla­ne­ta y que vi­si­ta todos los años. «Al­gu­na vez vi­ves si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les, pe­ro hay que acos­tum­brar­se a ir con cui­da­do y res­pe­to por el mundo. Te­ne­mos que dis­fru­tar de los lu­ga­res a los que via­ja­mos, pe­ro sin per­der el res­pe­to. De esa for­ma evi­tas que se pro­duz­can si­tua­cio­nes com­pli­ca­das que a na­die le gus­ta vi­vir», ex­pli­ca con aplo­mo.

La te­nis­ta pon­te­ve­dre­sa lle­va en Río des­de el vier­nes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.