Alum­nos del co­le­gio pú­bli­co de Ba­lei­ra, uno de los 33 con­ce­llos en los que ayer no hu­bo cla­se por el tem­po­ral, pa­sa­ron el día en­tre la nie­ve y sus trac­to­res de ju­gue­te

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - M. CEDRÓN

No ca­yó tan­ta nie­ve como es­pe­ra­ban. Pe­ro la pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca re­ga­ló a los po­co más de 25 alum­nos del co­le­gio pú­bli­co de O Cá­da­vo, en Ba­lei­ra, mu­ni­ci­pio de la pro­vin­cia de Lu­go, un día más de va­ca­cio­nes jus­to des­pués de la semana del Car­na­val. Es­te es so­lo uno de los 33 con­ce­llos de Ga­li­cia don­de ayer se sus­pen­die­ron las cla­ses por el tem­po­ral.

A Pa­blo y Ma­nuel no les ha pa­re­ci­do su­fi­cien­te la nie­ve que ha caí­do en los úl­ti­mos días so­bre la mon­ta­ña. Les sa­be a po­co. Vi­ven en Va­lin­fol­guei­ro, a unos po­cos ki­ló­me­tros de O Cá­da­vo. «Es­te ano aín­da non ne­vou pa­ra es­quiar co sa­co na la­dei­ra», di­cen los dos her­ma­nos. Su ma­dre Ma­ría Jo­sé lo co­rro­bo­ra: «O ano pa­sa­do es­ti­ve­mos es­quian­do cun­ha lo­na alí no pas­ti­zal da Car­ba­llei­ra. In­clu­so veu xen­te de al­deas de cer­ca. Pa­sá­mo­lo moi ben». Es­te año han te­ni­do que con­for­mar­se con ha­cer un mu­ñe­co de nie­ve, pe­ro del­ga­du­cho.

Que no ha­ya cla­se en in­vierno por la nie­ve no es ex­tra­or­di­na­rio. «Es­ta ma­ñá —por ayer— a es­tra­da es­ta­ba un pou­co cu­ber­ta e xa non veu o trans­por­te», di­ce Ma­no­lo, el pa­dre. Nor­mal­men­te los re­co­ge a las nue­ve pa­ra em­pe­zar las cla­ses me­dia ho­ra des­pués. Co­men en el co­me­dor y lle­gan a ca­sa de vuel­ta a las cin­co de la tar­de. Pe­ro ayer tu­vie­ron to­do el día pa­ra ju­gar fue­ra y ca­len­tar­se lue­go al fue­go del ho­gar.

Pa­ra Ma­ría Jo­sé el he­cho de que los pe­que­ños no ten­gan cla­se no le su­po­ne ma­yor tras­torno por­que es­tá «na ca­sa». Pa­ra Noe­mí, otra ma­dre de O Cá­da­vo, tam­po­co por­que la nie­ve pa­re­ce que ha lle­ga­do coor­di­na­da con unos días de des­can­so que te­nía. «Tra­ba­llo en Lu­go, pe­ro an­do de va­ca­cións. De non es­tar, bo­ta­ría man da avoa», ex­pli­ca.

Noe­mí es­tá en Sem­pre Có­mo­da, la tien­da que su ami­ga Mó­ni­ca ha abier­to en la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal. Noe­mí es ma­dre de Xoel, de tres años. Mó­ni­ca, de Brais, que jus­to es­te mes aca­ba de cum­plir jus­to el do­ble. Pe­ro son ami­gos por­que van a la mis­ma cla­se. Xoel y Brais jue­gan so­bre una al­fom­bra en una es­qui­na de la tien­da, jun­to a los za­pa­tos. La han ha­bi­li­ta­do pa­ra que pue­dan de­jar su par­que de ma­qui­na­ria y trac­to­res a es­ca­la.

«Como non hai co­le­xio, ho­xe es­tá aquí co­mi­go to­do o día, pe­ro nor­mal­men­te ta­mén ven aquí po­la tar­de ao saír», acla­ra la due­ña del lo­cal al tiem­po que atien­de a una clien­ta. Y ellos apro­ve­chan pa­ra dar un más­ter en trac­to­res: «Te­ño un Fendt, un John Dee­re, un Class...», di­ce uno. Y su ami­go no que­da atrás: «Os meus son un trac­tor Class, John Dee­re, un fur­gón de DHL... ». Pe­ro ha­ce un apun­te: «Pre­fi­ro que ha­xa co­le­xio pa­ra ter de­be­res que fa­cer».

Xoel y Brais jue­gan en la tien­da de la ma­dre del se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.