«In­ten­to dar o do co­le pe­ro de­be­ría­se apoiar máis a edu­ca­ción na ca­sa»

Unos 1.300 ni­ños ou­ren­sa­nos se que­da­ron ayer sin cla­se por la pri­me­ra nevada

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - M. RODRÍGUEZ, MA­RÍA CO­BAS

El pri­mer día sin co­le­gio a cau­sa de la nie­ve en la pro­vin­cia ou­ren­sa­na no co­gió a na­die por sor­pre­sa. La Xun­ta, a tra­vés de la Co­mi­sión Es­co­lar de Aler­tas, ha­bía anun­cia­do en la jornada del do­min­go la sus­pen­sión de las cla­ses en los cen­tros edu­ca­ti­vos ubi­ca­dos en áreas de mon­ta­ña de las pro­vin­cias de Ou­ren­se y Lu­go, an­te la pre­vi­sión de aler­ta na­ran­ja por ne­va­das de has­ta trein­ta cen­tí­me­tros. Fi­nal­men­te la nie­ve caí­da du­ran­te la ma­ña­na no fue tan­ta, pe­ro la sus­pen­sión de las cla­ses afec­tó a 1.300 alum­nos de 19 con­ce­llos ou­ren­sa­nos. En­tre los cen­tros que sus­pen­die­ron la ac­ti­vi­dad do­cen­te por la aler­ta de nie­ve se en­con­tra­ban los de Ma­ce­da, don­de el co­le­gio de pri­ma­ria y el ins­ti­tu­to de se­cun­da­ria re­ci­ben no so­lo a alum­nos de es­te mu­ni­ci­pio sino a otros ve­ci­nos de Es­gos, Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do o Mon­te­de­rra­mo.

De es­te úl­ti­mo pue­blo son Xo­sé y Al­ba Gon­zá­lez, alum­nos de 16 y 17 años del IES de Ma­ce­da. «Es­ta é a pri­mei­ra vez do cur­so que quedamos sen cla­se po­la ne­ve, pe­ro hai dous anos ti­ve­mos que pa­sar tres días se­gui­dos. Nun día como ho­xe saí­mos a dar un­ha vol­ta, can­do hai máis ne­ve ti­rá­mo­nos, ho­xe xo­ga­mos coas bo­las. Lo­go es­tu­da­mos», ex­pli­ca Al­ba. Ase­gu­ra que cuan­do tie­nen que pa­sar más tiem­po en ca­sa a cau­sa de la nie­ve no pier­den el hi­lo de las cla­ses. Si es­tas con­ti­núan en el cen­tro de Ma­ce­da, los com­pa­ñe­ros les di­cen qué te­mas es­tán tra­tan­do.

En el co­le­gio de Ma­ce­da, la úni­ca per­so­na que es­ta­ba ayer era el di­rec­tor. En la ca­pi­ta­li­dad no ha­bía nie­ve, pe­ro la sus­pen­sión de las cla­ses afec­tó a todos los alum­nos. Otras ve­ces, re­cuer­da, fue él mis­mo al lle­gar al cen­tro y ver ne­va­das de mu­chos cen­tí­me­tros quien te­nía que avi­sar a su su­pe­rior ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra so­li­ci­tar la sus­pen­sión.

En Edra­da (Pa­ra­da de Sil) se que­da­ron ayer en ca­sa los tres ni­ños de Patricia: Ma­nue­la, Cristian y Je­ni­na. En su co­le­gio, el de Cas­tro Cal­de­las, tam­po­co ha­bía ayer cla­ses. Fue la cui­da­do­ra del au­to­bús quien avi­só a la ma­dre de la sus­pen­sión de las cla­ses la jornada an­te­rior.

Lo la­men­tó mu­cho Ma­nue­la, una ni­ña de ocho años que es­tu­dia Se­gun­do: «Eu que­ría ir ao co­le. O meu so­ño era es­tar sem­pre no co­le». Es su ma­dre quie­nes les po­ne ta­reas pa­ra ha­cer en ca­sa los días que, como ayer, no pue­den ir al co­le. Otros in­vier­nos hay se­ma­nas con va­rios días en las que se que­dan en ca­sa por es­te mo­ti­vo. «In­ten­to dar o do co­le, ata on­de eu sei, pe­ro de­be­ría­se apoiar máis o da edu­ca­ción na ca­sa. Co­mi­go fan ben os de­be­res, no co­le­xio non se pa­ran tan­to con eles», opi­na la ma­dre. A pe­sar del día sin cla­se, los ni­ños de Edra- da se que­da­ron ayer en ca­sa pa­ra evi­tar en­friar­se. En Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do los ni­ños, que es­tán es­co­la­ri­za­dos en Ma­ce­da, se que­da­ron ayer en sus do­mi­ci­lios. La ma­dre de dos ni­ños de 4 y 9 años se­ña­la­ba que te­nía que ser así pues ella tra­ba­ja.

MIGUEL VI­LLAR

Xo­sé y Al­ba Gon­zá­lez, son es­tu­dian­tes del IES de Ma­ce­da que vi­ven en Mon­te­de­rra­mo.

TE­RE­SA CE­LA

Patricia y sus tres hi­jos en Edra­da (Pa­ra­da de Sil).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.