La Au­dien­cia apre­mia el jui­cio por el cri­men del far­ma­céu­ti­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

La sa­la des­es­ti­ma pe­ti­cio­nes de la de­fen­sa como la de­cla­ra­ción del ex abo­ga­do del fa­lle­ci­do y re­cuer­da al de­fen­sor que ya fue re­cha­za­da esa so­li­ci­tud por el ins­truc­tor y por la pro­pia Au­dien­cia Pro­vin­cial. Igual­men­te, so­bre los in­for­mes de los bom­be­ros y la po­li­cía acer­ca del in­cen­dio en la vi­vien­da, se es­ti­ma que las du­das del fis­cal «pue­den ser di­lu­ci­da­das en tal for­ma a me­dio de tes­ti­fi­cal de quie­nes in­ter­vi­nie­ron pa­ra so­fo­car el in­cen­dio».

Por la muer­te de To­más Mi­lia per­ma­ne­ce en pri­sión como sos­pe­cho­so prin­ci­pal un jo­ven ru­mano, que fue de­te­ni­do ho­ras des­pués de la muer­te, des­cu­bier­ta a raíz de que los bom­be­ros en­tra­ran en la vi­vien­da pa­ra so­fo­car un in­cen­dio. La re­cons­truc­ción de he­chos que plan­tea la po­li­cía apun­ta a dos epi­so­dios. Un pri­mer in­ci­den­te, con una disputa en­tre los dos pro­ta­go­nis­tas, al pa­re­cer re­la­cio­na­do con el pa­go de ser­vi­cios se­xua­les ya con­su­ma­dos. Tiem­po des­pués, el sos­pe­cho­so vol­ve­ría la vi­vien­da pa­ra pro­vo­car un in­cen­dio con el fin de bo­rrar sus hue­llas. Al sa­lir fue apre­sa­do por la po­li­cía. Fue un atra­co que pa­só ca­si des­aper­ci­bi­do en­tre los ne­go­cios de al­re­de­dor. Vie­ron mo­vi­mien­to de po­li­cía y po­co más. Pe­ro no a uno de los clien­tes de la su­cur­sal del Ban­co San­tan­der en la ave­ni­da de Za­mo­ra, 43 que se en­con­tra­ba en el in­te­rior de la en­ti­dad cuan­do vio a en­trar al sos­pe­cho­so con un cu­chi­llo y con el ros­tro par­cial­men­te ta­pa­do con una bu­fan­da, un go­rro y unas ga­fas de sol. El in­di­vi­duo exi­gió el di­ne­ro y es­ca­sa­men­te ob­tu­vo un bo­tín de ape­nas 180 eu­ros, bue­na par­te de ellos en cal­de­ri­lla que aún lle­va­ba cuan­do fue de­te­ni­do po­co des­pués. Y es que el tes­ti­go avi­só rá­pi­da­men­te a la sa­la del 091 y la Po­li­cía Na­cio­nal se pu­so en mar­cha. Ca­si al mis­mo tiem­po, so­nó la alar­ma del es­ta­ble­ci­mien­to co­nec­ta­da con la co­mi­sa­ría. Con la des­crip­ción fa­ci­li­ta­da, lo­ca­li­za­ron al sos­pe­cho­so en los al­re­de­do­res, sin que le hu­bie­ra da­do tiem­po de des­pren­der­se de sus ro­pas. Fue con­du­ci­do a la co­mi­sa­ría. Allí se com­pro­bó que es­te ou­ren­sano de 49 años te­nía an­te­ce­den­tes y re­cien­te­men­te sa­lió de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.