Tre­ce ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos ace­le­ran la apro­ba­ción ini­cial de sus pla­nes ur­ba­nís­ti­cos

Tra­tan de evi­tar em­pe­zar de ce­ro con la nue­va Lei do So­lo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - S. LO­REN­ZO

Na­da más efec­ti­vo que la lle­ga­da de una nue­va ley pa­ra que los con­ce­llos co­rran, en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, a cum­plir la an­ti­gua. En las úl­ti­mas se­ma­nas, coin­ci­dien­do con la luz ver­de del Par­la­men­to a la Lei do So­lo que re­em­pla­za la vi­gen­te des­de enero del 2003, un to­tal de 13 ayun­ta­mien­tos han ace­le­ra­do la apro­ba­ción pro­vi­sio­nal de sus pla­nes ur­ba­nís­ti­cos. Esos con­ce­llos po­drán es­qui­var así la apli­ca­ción del nue­vo marco nor­ma­ti­vo, ya que, si de­ja­ran sin re­sol­ver esa fa­se de la tra­mi­ta­ción an­tes de que la ley sea de apli­ca­ción, se ve­rían obli­ga­dos a ini­ciar el pro­ce­so des­de ce­ro pa­ra adaptar los nue­vos cri­te­rios.

Los tre­ce mu­ni­ci­pios que han he­cho sus de­be­res a úl­ti­ma ho­ra, pe­ro a tiem­po, son los co­ru­ñe­ses de Por­to do Son, Pontedeume, Ma­ñón, Tra­zo y Fra­des; los pon­te­ve­dre­ses de Bueu, Mos, Sou­to­maior y Pon­tea­reas; los lu­cen­ses de Qui­ro­ga y Mon­do­ñe­do; y los ou­ren­sa­nos de A Rúa y Oím­bra. En todos ellos, los ple­nos mu­ni­ci­pa­les han re­suel­to la apro­ba­ción pro­vi­sio­nal que les per­mi­ti­rá, siem­pre que se acre­di­te el cum­pli­mien­to de los re­qui­si­tos le­ga­les, con­ti­nuar con la tra­mi­ta­ción sin te­ner que ade­cuar­se a las re­glas de jue­go que es­ta­ble­ce el nue­vo marco ur­ba­nís­ti­co.

La diligencia de los ayun­ta­mien­tos pa­ra sal­var el tra­ba­jo rea­li­za­do has­ta aho­ra con­tras­ta con la es­ca­sa efec­ti­vi­dad que la an­ti­gua Lei do So­lo mos­tró pa­ra fa­vo­re­cer que la ma­yo­ría de los con­ce­llos pue­dan con­tar con un PXOM adap­ta­do. De he­cho, los que lo han lo­gra­do en los tre­ce años de vi­gen­cia ni si­quie­ra lle­gan a un cen­te­nar, pe­se a que la nor­ma es­ta­ble­ció que los 314 mu­ni­ci­pios de­be­rían do­tar­se de un plan ur­ba­nís­ti­co an­tes del 2006. Pre­ci­sa­men­te, uno de los ob­je­ti­vos cen­tra­les de la nue­va Lei do So­lo es sim­pli­fi­car el fa­rra­go­so pro­ce­di­mien­to de tra­mi­ta­ción de los pla­nes, que has­ta aho­ra re­quie­re por tér­mino me­dio ocho años de ges­ta­ción, y que se con­vir­tió en un fac­tor di­sua­so­rio pa­ra mu­chos mu­ni­ci­pios. Ma­rín, por ejem­plo, in­vir­tió 18 años. Y Petín ne­ce­si­tó 20. El re­to es re­du­cir ese pro­ce­so a po­co más de un año, y fa­ci­li­tar ade­más que los con­ce­llos de me­nos de 5.000 ve­ci­nos pue­dan re­gu­lar su ur­ba­nis­mo con la fi­gu­ra del plan bá­si­co mu­ni­ci­pal.

El mes de pla­zo pa­ra la en­tra­da en vi­gor del nue­vo marco le­gal, que el PP sa­có ade­lan­te la semana pa­sa­da en el Par­la­men­to, to­da­vía pue­de per­mi­tir a otros con­ce­llos que ha­yan ini­cia­do la tra­mi­ta­ción de sus pla­nes ur­ba­nís­ti­cos in­cor­po­rar­se a esos 13 que en las úl­ti­mas se­ma­nas ace­le­ra­ron las ges­tio­nes pa­ra pro­ce­der a la apro­ba­ción pro­vi­sio­nal de sus do­cu­men­tos. Ese de­ci­sión de los ple­nos mu­ni­ci­pa­les es su­fi­cien­te pa­ra que en el fu­tu­ro su ur­ba­nis­mo atien­da las exi­gen­cias de la Lei do So­lo del 2002 y no las de la nue­va nor­ma.

Ade­más de la re­duc­ción de trá­mi­tes y pla­zos pa­ra el PXOM, la nor­ma in­cor­po­ra en­tre sus no­ve­da­des la obli­ga­ción de los al­cal­des de ins­tar a los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das sin re­ma­tar a rea­li­zar las obras ne­ce­sa­rias, y la le­ga­li­za­ción de ca­sas y na­ves cons­trui­das an­tes del 2002 en con­ce­llos sin pla­nea­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.