El ho­mi­ci­da con­fe­so de Lu­pe pi­de per­dón, pe­ro afir­ma que ella lo ata­có

In­ci­den­tes en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra a la lle­ga­da y la sa­li­da de Jo­sé Cor­ti­ñas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - LÓ­PEZ PENIDE

«Es­toy arre­pen­ti­do y pi­do per­dón, so­bre to­do, a mis hi­jos, [a los] que al­gún día po­dré abra­zar». Na­die en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra cre­yó ayer las pa­la­bras con las que Jo­sé Cor­ti­ñas con­clu­yó su com­pa­re­cen­cia como acu­sa­do de ha­ber da­do muer­te de die­ci­séis pu­ña­la­das a su esposa Lu­pe Jiménez, un cri­men ca­li­fi­ca­do como ase­si­na­to en con­cur­so ideal con un abor­to y por el que so­li­ci­tan vein­te años.

Pre­via­men­te, el acu­sa­do ha­bía tra­ta­do de re­ba­tir las acu­sa­cio­nes es­gri­mien­do que fue la víc­ti­ma la que lo ata­có pri­me­ro. Re­la­tó que, el 23 de fe­bre­ro del 2014, via­ja­ban a Lu­go cuan­do man­tu­vie­ron una dis­cu­sión por­que «ella que­ría que­dar­se en Pon­te­ve­dra en ca­sa de su mamá».

En un mo­men­to da­do, se de­tu­vie­ron en la ca­rre­te­ra que une San­tia­go con Cur­tis. Cor­ti­ñas ase­gu­ró que es­ta­ba em­plean­do una na­va­ji­ta de lla­ve­ro pa­ra liar­se un po­rro cuan­do su esposa le sol­tó que «el hi­jo que ten­go no es tu­yo», al tiem­po que, siem­pre se­gún su ver­sión, le aco­me­tía con un des­tor­ni­lla­dor. Man­tu­vo que se de­fen­dió y que le «en­tró un arre­ba­to de aque­lla ma­ne­ra y, sin sa­ber como, pa­só lo que pa­só».

Pos­te­rior­men­te, se cambió de ro­pa, que­man­do la que es­ta­ba man­cha­da de san­gre, y tra­tó de lim­piar su co­che con Co­ca-Co­la.

La de­cla­ra­ción de Cor­ti­ñas, quien se ne­gó a con­tes­tar a la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, es­tu­vo pla­ga­da de con­tra­dic­cio­nes. Si en el arran­que de la vis­ta su abo­ga­do sos­tu­vo que des­co­no­cía el em­ba­ra­zo de su mu­jer, el pro­pio acu­sa­do con­fir­mó que sí lo sa­bía an­tes de ini­ciar el via­je. De igual mo­do, no pu­do re­cor­dar don­de pre­sun­ta­men­te arro­jó el ar­ma del cri­men y el des­tor­ni­lla­dor, pre­ci­sa­men­te la prue­ba que ava­la­ría su coar­ta­da. Pe­ro es que tam­po­co pu­do ex­pli­car có­mo una na­va­ja que se su­po­ne de es­ca­sas di­men­sio­nes pu­do cau­sar las bru- ta­les cu­chi­lla­das que pre­sen­ta­ba la fa­lle­ci­da: «Al­gu­nas fue­ron ases­ta­das con tal vio­len­cia que rom­pie­ron cos­ti­llas», in­di­có Víc­tor Bou­zas.

«Mer­ma de de­fen­sa»

El abo­ga­do de la fa­mi­lia de Lu­pe se­ña­ló que es­ta ha­lló la muer­te cuan­do exis­tía una «mer­ma ab­so­lu­ta de de­fen­sa». In­ci­dió en que, ade­más de las cu­chi­lla­das, pre­sen­ta­ba otras le­sio­nes, como la ro­tu­ra de los hue­sos de la na­riz. Cor­ti­ñas, a es­te res­pec­to, se li­mi­tó a apun­tar que no re­cor­da­ba ha­ber­la gol­pea­do. Tras in­sis­tir en que «hay muer­tes que son ex­tre­ma­da­men­te vio­len­tas, muer­tes que re­pu­dian a la so­cie­dad», el le­tra­do pre­ci­só que la de Lu­pe «no fue una vi­da de ro­sas. Fue un cal­va­rio cu­yo pa­tí­bu­lo fue un co­che, el co­che de su ma­ri­do».

La pri­me­ra se­sión del jui­cio es­tu­vo mar­ca­da por un fuer­te des­plie­gue po­li­cial pa­ra evi­tar in­ci­den­tes. Es­tos se pro­du­je­ron tan­to a la lle­ga­da como a la sa­li­da del fur­gón que tras­la­da al acu­sa­do, al que re­ci­bie­ron en­tre in­sul­tos, gri­tos de ase­sino y con el lan­za­mien­to de una bo­te­lla de plás­ti­co. Es­tos se re­pro­du­je­ron al mar­char­se, unos ins­tan­tes de ten­sión en los que una hi­ja de Lu­pe, em­ba­ra­za­da de cua­tro me­ses, su­frió un des­va­ne­ci­mien­to y una pe­rio­dis­ta fue agre­di­da, aunque le­ve­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.