«Mamá, me han se­cues­tra­do. Pa­ga el res­ca­te»

La po­li­cía ad­vier­te de una ola de lla­ma­das ame­na­zan­tes exi­gien­do res­ca­tes por fal­sos rap­tos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - JO­SÉ MA­NUEL PAN

«Es la úl­ti­ma co­mu­ni­ca­ción que vas a te­ner con tu hi­jo». Es una de las ame­na­zas de la ban­da que es­tá ex­ten­dien­do por to­da Es­pa­ña un nue­vo mé­to­do de ex­tor­sión: el se­cues­tro vir­tual. A tra­vés del te­lé­fono, los miem­bros de la red lla­man a números es­co­gi­dos al azar, y a la per­so­na que des­cuel­ga le ha­blan rá­pi­do y a gri­tos. El ob­je­ti­vo es que no pien­se, que no pue­da to­mar de­ci­sio­nes. Le di­cen que tie­nen se­cues­tra­do a su hi­jo, a su ma­ri­do, a su esposa... Da igual el pa­ren­tes­co. Prue­ban con to­do, has­ta que acier­tan, por­que el hi­jo de la víc­ti­ma no es­tá en ca­sa, por­que el ma­ri­do es­tá en el tra­ba­jo o por­que el so­brino ha sa­li­do. Si en al­gu­na lla­ma­da coin­ci­den esas claves, co­mien­za el se­cues­tro vir­tual.

To­do su­ce­de muy rá­pi­do. Con ame­na­zas. Con vo­ces y acen­tos fin­gi­dos. Cuan­do con­si­guen cap­tar la aten­ción de quien des­cuel­ga el te­lé­fono to­do se po­ne en mar­cha. El pa­so si­guien­te es imi­tar la voz an­gus­tia­da del su­pues­to se­cues­tra­do, en­tre­cor­ta­da, con so­ni­do dé­bil, con mie­do. «Mamá, me han se­cues­tra­do, me quie­ren ma­tar». El gri­to de au­xi­lio blo­quea aún más a la per­so­na que es­tá al otro la­do de la lí­nea. Ob­je­ti­vo cum­pli­do.

Los fal­sos se­cues­tra­do­res trans­mi­ten las ór­de­nes con con­tun­den­cia, de for­ma atro­pe­lla­da. No dan tiem­po a com­pro­bar si al fa­mi­liar de su víc­ti­ma le ha pa­sa­do al­go, si de ver­dad es­tá en ma­nos de unos cri­mi­na­les. De mo­do im­pe­ra­ti­vo lan­zan las ad­ver­ten­cias: «Si no pa­gas, mu­ti­la­mos a tu hi­jo y te lo man­da­mos por co­rreo».

«Los de­lin­cuen­tes, que tie­nen acen­to sud­ame­ri­cano, fin­gen vo­ces de los su­pues­tos se­cues­tra­dos que ape­nas du­ran unos se­gun­dos», ex­pli­can fuen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, que in­ves­ti­ga los he­chos y que tra­ta de po­ner en aler­ta a la po­bla­ción pa­ra que no cai­ga en el en­ga­ño. Cuan­do han ame­dren­ta­do a su víc­ti­ma, los se­cues­tra­do­res le exi­gen un res­ca­te y le dan las ins­truc­cio­nes que de­be se­guir pa­ra pa­gar. Pi­den en­tre 1.000 y 10.000 eu­ros. El pa­go se re­cla­ma de dos for­mas. La pri­me­ra, ya de­tec­ta­da por la po­li­cía en ac­cio­nes de­lic­ti­vas pa­re­ci­das, se pro­du­ce me­dian­te la uti­li­za­ción de em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les de­di­ca­das al en­vío de di­ne­ro. El se­cues­tra­dor in­di­ca la for­ma más rá­pi­da y la di­rec­ción a la que de­be ser en­via­do el di- ne­ro. La se­gun­da, que es la que más se es­tá uti­li­zan­do aho­ra, es me­dian­te en­tre­gas de di­ne­ro en efec­ti­vo y en mano, pa­ra no de­jar ras­tros. La ban­da ha­ce creer a su víc­ti­ma que es­tá sien­do vi­gi­la­da pa­ra que no se atre­va a aler­tar a la po­li­cía o a lla­mar a sus fa­mi­lia­res pa­ra com­pro­bar su es­ta­do. «Todos po­de­mos ser víc­ti­mas», ad­vier­te la Po­li­cía Na­cio­nal, que es­tá tra­tan­do de lo­ca­li­zar e iden-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.