In­ves­ti­gan al pe­que­ño Ni­co­lás por usur­pa­ción de fun­cio­nes en su via­je a Ri­ba­deo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Francisco Ni­co­lás Gó­mez, co­no­ci­do como el pe­que­ño Ni­co­lás, ten­drá que com­pa­re­cer el vier­nes en el juz­ga­do en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­do por un pre­sun­to de­li­to de usur­pa­ción de fun­cio­nes en un via­je que hi­zo a Ri­ba­deo pa­ra re­unir­se con un em­pre­sa­rio. La ci­ta­ción pro­vie­ne del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Ma­drid, que tie­ne una cau­sa abier­ta con­tra él por de­li­tos de es­ta­fa, fal­se­dad y usur­pa­ción de fun­cio­nes.

Tam­bién ten­drá que com­pa­re­cer como in­ves­ti­ga­do un ca­bo de la Po­li­cía Lo­cal de Ma­drid que al pa­re­cer hi­zo fun­cio­nes de es­col­ta a Francisco Ni­co­lás Gó­mez y fue quien su­pues­ta­men­te lo lle­vó a Ri­ba­deo. Hoy tam­bién de­cla­ra­rán, en es­te ca­so como tes­ti­gos, el al­cal­de de Ri­ba­deo, así como el je­fe de la Po­li­cía Lo­cal de ese mu­ni­ci­pio y el due­ño del res­tau­ran­te en el que el pe­que­ño Ni­co­lás se reunió con un em­pre­sa­rio. Aunque so­li­ci­ta­ron de­cla­rar a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cia, de­be­rán tras­la­dar­se a Ma­drid.

Se­gún las acu­sa­cio­nes, el pe­que­ño Ni­co­lás se ha­bría tras­la­da­do a Ri­ba­deo pa­ra or­ga­ni­zar una co­mi­da con un em­pre­sa­rio y pre­sun­ta­men­te se hi­zo pa­sar por en­via­do de la Ca­sa Real y del Go­bierno. El juez ha pe­di­do la com­pa­re­cen­cia del em­pre­sa­rio con el que se ha­bía or­ga­ni­za­do la co­mi­da, en­tre otras per­so­nas. Ma­nuel Viéi­tez es­ta­ba ayer en bo­ca de todos. «¿Que bus­ca­des, a Ma­no­lo de Xa­ni­ño? Non vai es­tar na ca­sa, Ma­no­lo an­da moi­to por aí...», de­cía con re­tran­ca un ve­cino su­yo de la al­dea de Vi­la­ver­de. Y es que todos sa­bían ya la pe­ri­pe­cia que vi­vió en la ma­dru­ga­da del do­min­go al lu­nes, aunque a na­die le sor­pren­dió, por­que las vi­si­tas de es­te se­xa­ge­na­rio a los clu­bes de al­ter­ne que tie­ne al la­do de ca­sa son ha­bi­tua­les, y que sal­ga de ellos al­go per­ju­di­ca­do y des­pis­ta­do, tam­bién. Ma­no­lo de Xa­ni­ño no lo nie­ga. «Xa me pa­sou máis ve­ces, si, pe­ro có­lle­me al­gún ve­ci­ño e lé­va­me a ca­sa», ad­mi­tía ayer en la puer­ta de su des­ven­ci­ja­da vi­vien­da.

No tie­ne re­pa­ro al­guno en ad­mi­tir que es vi­si­tan­te asi­duo de dos ca­sas de ci­tas a pie de la N-550 que son pa­ra él una ten­ta­ción. El do­min­go fue uno de esos días que se de­jó caer, y es­tu­vo en el club de al­ter­ne has­ta la una de la ma­dru­ga­da be­bien­do. «Aín­da be­bín ben —ad­mi­te—, un­has cer­ve­xas e lo­go uns gin-to­nic, ve­leno pu­ro, eu creo que me de­ron ga­rra­fón, e por iso me des­pis­tei». Pe­ro no fue un des­pis­te cual­quie­ra; en lu­gar de co­ger ha­cia su ca­sa, en di­rec- ción al cas­co ur­bano de Or­des, si­guió por la N-550 ha­cia A Co­ru­ña, has­ta que un par de ki­ló­me­tros des­pués se can­só de an­dar y bus­có co­bi­jo arri­mán­do­se a una ca­sa. «Ha­bía alí un po­zo e arri­mei­me, pe­ro caín den­tro, e como non era ca­paz de saír, co­me­cei a pe­dir axu­da».

Las po­li­cías de guar­dia

El due­ño de la ca­sa cre­yó que al­guien iba a ro­bar­le y lla­mó a la Po­li­cía Lo­cal de Or­des. No tar­da­ron en pre­sen­tar­se las dos agen­tes que es­ta­ban de guar­dia y que ayu­da­ron al des­pis­ta­do ve­cino a sa­lir del po­zo en el que ha­bía que­da­do en­ca­jo­na­do. Es­ta­ba ile­so, así que la aven­tu­ra aca­bó en un ta­xi que lo lle­vó de vuel­ta a ca­sa, como aca­ban mu­chas otras no­ches de Ma­no­lo de Xa­ni­ño.

No tie­ne sín­to­mas de arre­pen­ti­mien­to; de he­cho, ayer dor­mía la sies­ta a pier­na suel­ta. «Ás ve­ces xún­to­me cos ami­gos e din­me de ir, e cla­ro...». Y eso que ad­mi­te que es una de las cau­sas de que su pa­tri­mo­nio ha­ya men­gua­do en los úl­ti­mos años y ha­ya te­ni­do que ven­der su ca­sa y vi­vir en una es­pe­cie de cha­bo­la que le de­jó su tía. «Eu vou alí con 500 eu­ros e saio sen na­da; pen­so que co ga­rra­fón apro­vei­tan pa­ra sa­car­me os car­tos, por­que xa me pa­sou máis ve­ces que non fun ca­paz de vol­ver a ca­sa».

Pe­ro has­ta eso lo lle­va con buen hu­mor. «A vi­da son dous días e hai que vi­vi­la», como le di­jo el do­min­go a las agen­tes que lo res­ca­ta­ron. Álvaro Area Fuen­tes (Or­ti­guei­ra, 1989), mi­li­tar des­ti­na­do en Me­nor­ca, lle­va se­ma­nas lu­chan­do por co­no­cer y po­der ha­cer­se car­go de su hi­jo, de mes y me­dio. Se­gún su re­la­to, des­de el 2011 man­te­nía amistad con una mu­jer, con quien ini­ció una re­la­ción afec­ti­va a prin­ci­pios del 2015. «Me pro­pu­so te­ner un hi­jo y ac­ce­dí», cuen­ta. Ella vi­vía en Car­ta­ge­na, adon­de él se des­pla­za­ba los fi­nes de semana, has­ta que lo­gró en ve­rano una co­mi­sión de ser­vi­cios y se es­ta­ble­ció en la vi­vien­da de su pa­re­ja.

«La con­vi­ven­cia en prin­ci­pio era bue­na, has­ta que em­pe­zó a re­cha­zar­me [ya em­ba­ra­za­da], me di­ce que tie­ne una re­la­ción con otro hom­bre, me echa de ca­sa [que ella pa­ga­ba, nun­ca acep­tó mi ayu­da] y me di­ce que va a abor­tar», na­rra. Des­pués le hi­zo creer que el ni­ño falleció en el par­to, has­ta que él con­si­gue ave­ri­guar que es­tá vi­vo y fue en­tre­ga­do en adop­ción el pa­sa­do 31 de di­ciem­bre, «aco­gi­do de ur­gen­cia» por el ser­vi­cio de Pro­tec­ción al Me­nor de la Co­mu­ni­dad de Mur­cia.

Es­te hom­bre pre­sen­tó en el juz­ga­do una de­man­da de fi­lia­ción pa­ra po­der so­me­ter­se a una prue­ba de pa­ter­ni­dad que acre­di­te que, efec­ti­va­men­te, se tra­ta del pa­dre del be­bé. «Mien­tras es­to no ocu­rra no pue­do pe­lear le­gal­men­te por la cus­to­dia de mi hi­jo», re­cal­ca. El día 22, ha si­do ci­ta­do en el juz­ga­do.

ÁLVARO BALLESTEROS

Ma­nuel Viéi­tez con­ta­ba sus pe­ri­pe­cias tras la sies­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.