La Au­dien­cia Na­cio­nal acep­ta ex­tra­di­tar a uno de los dos mar­chan­tes lu­cen­ses re­cla­ma­dos en Nue­va York

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XO­SÉ CARREIRA

La jus­ti­cia ame­ri­ca­na lo­gró que Es­pa­ña ex­tra­di­te a uno de los dos mar­chan­tes lu­cen­ses que pre­sun­ta­men­te in­ter­vino en una gran tra­ma de fal­si­fi­ca­ción de cua­dros. Se tra­ta de Je­sús Ángel Ber­gan­ti­ños Díaz, na­ci­do ha­ce 68 años en la lo­ca­li­dad de Par­ga, en el mu­ni­ci­pio lu­gués de Gui­ti­riz. Aho­ra que­da pen­dien­te la de­ci­sión que pue­da adop­tar­se con su her­mano Jo­sé Car­los, a quien re­cla­ma la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se por el mis­mo asun­to. Es­te úl­ti­mo, ade­más, fue es­po­so du­ran­te bas­tan­te tiem­po, de la me­xi­ca­na Gla­fi­ra Ro­sa­les, la mu­jer que su­pues­ta­men­te co­la­ba a las pres­ti­gio­sas ga­le­rías de Nue­va York obras de co­no­ci­dos ar­tis­tas que fal­si­fi­ca- ba un ciu­da­dano chino en un ga­ra­je de Queens.

La jus­ti­cia ame­ri­ca­na atri­bu­ye a Je­sús Ángel cua­tro car­gos de cons­pi­ra­ción; dos de ellos, re­la­cio­na­dos con la trans­mi­sión y trans­fe­ren­cia elec­tró­ni­ca de fon­dos y los otros dos pa­ra co­me­ter la­va­do de di­ne­ro. Por es­tos he­chos exis­te una or­den de arres­to des­de ha­ce más de dos años.

La Au­dien­cia Na­cio­nal, que aho­ra or­de­na su ex­tra­di­ción, fre­nó la mis­ma en mar­zo de 2015 por­que acor­dó la sus­pen­sión de las ac­tua­cio­nes en­tre tan­to no se sub­sa­na­ra la de­ci­sión del Con­se­jo de Mi­nis­tros que acor­da­ba la con­ti­nua­ción del pro­ce­di­mien­to en la vía ju­di­cial.

El fis­cal man­tu­vo una pos­tu­ra errá­ti­ca. En un pri­mer es­cri­to, pre­sen­ta­do a prin­ci­pios de ene-

ro de es­te año, pi­dió que se en­tre­ga­ra a es­ta per­so­na, pe­ro ha­ce una semana, en una vis­ta por ex­tra­di­ción, cambió de pos­tu­ra y di­jo que no ha­bía lu­gar a la ex­tra­di­ción por­que los he­chos fue­ron co­me­ti­dos, al me­nos de for­ma par­cial, en Es­pa­ña.

La de­cla­ra­ción

La ex­tra­di­ción de Jo­sé Car­los Ber­gan­ti­ños (en la fo­to), her­mano de Je­sús, es­tá pen­dien­te En esa vis­ta, Je­sús Ángel Ber­gan­ti­ños, di­jo que fue au­to­ri­za­do por su her­mano en de­ter­mi­na­das cuen­tas ban­ca­rias abier­tas en Es­pa­ña, ig­no­ran­do la pro­ce­den­cia de los fon­dos que lle­ga- ron a las mis­mas. Aña­dió tam­bién que era ju­bi­la­do y que no sa­bía ha­blar in­glés.

La Au­dien­cia Na­cio­nal di­ce que la ac­ti­vi­dad en­ga­ño­sa tu­vo lu­gar en Nue­va York y es allí don­de es­tán los tes­ti­gos y las víc­ti­mas fun­da­men­ta­les de la es­ta­fa, to­da la documentación ban­ca­ria y las ga­le­rías. Ad­vier­te el al­to tri­bu­nal na­cio­nal que de no en­tre­gar­se al re­cla­ma­do no po­dría juz­gar­se de for­ma ais­la­da, «má­xi­me cuan­do to­da la prue­ba, que se ex­tien­de des­de que acae­cie­ron los he­chos, en los años 90 y has­ta 2009, se en­cuen­tra a dis­po­si­ción del país re­cla­man­te».

El abo­ga­do de los Ber­gan­ti­ños, J. A. Sán­chez Goñi, anun­ció la in­ter­po­si­ción de un re­cur­so de sú­pli­ca con­tra la de­ci­sión.

Ob­tu­vie­ron unos be­ne­fi­cios de 33 mi­llo­nes de dó­la­res

Di­ce la Au­dien­cia Na­cio­nal que Je­sús Ángel Ber­gan­ti­ños, ac­tuan­do de acuer­do con su her­mano Jo­sé Car­los, un ciu­da­dano chino y la me­xi­ca­na Glaf­fi­ra Ro­sa­les, su ex­cu­ña­da, se de­di­ca­ron a la pre­sun­ta fal­si­fi­ca­ción de pin­tu­ras, lo que les per­mi­tió ob­te­ner más de 33 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún la jus­ti­cia ame­ri­ca­na, ocul­ta­ron el ori­gen ilí­ci­to de las ga­nan­cias a tra­vés de trans­fe­ren­cias de cuen­tas ban­ca­rias ame­ri­ca­nas y ex­tran­je­ras. Esos he­chos se­rían fal­se­dad, es­ta­fa y blan­queo de ca­pi­ta­les. Ga­le­rías de Nue­va York trans­fi­rie­ron di­ne­ro a los Ber­gan­ti­ños a ban­cos de Es­ta­dos Uni­dos y Es­pa­ña. Des­de las cuen­tas es­pa­ño­las vol­vie­ron a efec­tuar­se reenvíos a las ame­ri­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.