Dos presidentes dis­tin­tos y un so­lo Dios ver­da­de­ro

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pa­ra des­cri­bir nues­tra si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual los fran­ce­ses uti­li­za­rían una ex­pre­sión de exac­ti­tud in­su­pe­ra­ble: un cul-de-sac. Cu­lo de sa­co en sen­ti­do li­te­ral, vía cie­ga en reali­dad, la lo­cu­ción, de ori­gen oc­ci­tano, se co­rres­pon­de a nues­tro «ca­lle­jón sin sa­li­da».

Pues en un ca­lle­jón sin sa­li­da es, sin du­da, don­de estamos, sal­vo que, si­guien­do aque­lla cé­le­bre idea de Suá­rez, op­te­mos por ele­var a la ca­te­go­ría po­lí­ti­ca de nor­mal lo que a ni­vel de ca­lle es sim­ple­men­te nor­mal. A sa­ber: que hay que de­jar­se de ma­rear la in­ves­ti­du­ra y re­co­no­cer que no que­da otro re­me­dio que con­vo­car nue­vas elec­cio­nes.

En­tien­do, cla­ro, que a Pe­dro Sán­chez la co­sa ha de dar­le mu­cha ra­bia, por­que él ya se sen­tía pre­si­den­te ¡con 90 dipu­tados!, que de­be ser al­go así como ver­se ju­ga­dor de la NBA mi­dien­do uno cin­cuen­ta. Pe­ro, tras el do­cu­men­to pa­ra la ne­go­cia­ción (¡me­nu­do cua­jo!) pre­sen­ta­do el lu­nes por Pa­blo Igle­sias, quien se ha con­ver­ti­do de pron­to, vis­ta su des­me­su­ra, en Pa­blo Ca­te­dra­les, las co- sas han de­bi­do que­dar­le cla­ras al di­ri­gen­te socialista: o el lí­der de Po­de­mos se ha vuel­to po­lí­ti­ca­men­te lo­co, lo que, vis­ta su evo­lu­ción, no de­be des­car­tar­se; o, lo que es más pro­ba­ble, aunque no con­tra­dic­to­rio con lo an­te­rior, Po­de­mos so­lo jue­ga ya a una apues­ta: vol­ver a las ur­nas con­ven­ci­do de que le pe­ga­rá un nue­vo y de­fi­ni­ti­vo bo­ca­do al Par­ti­do Socialista.

So­lo así ca­be en­ten­der que Po­de­mos ha­ya pre­sen­ta­do a la su­pues­ta ne­go­cia­ción que afir­ma per­se­guir con el PSOE una pro­pues­ta tan ab­so­lu­ta­men­te de­men­cial que ni si­quie­ra al­guien ob­se­sio­na­do has­ta lo pa­to­ló­gi­co con la Mon­cloa, como Sán­chez, po­dría en­trar a dis­cu­tir. Lo que Igle­sias pre­ten­de es que en el Go­bierno ha­ya dos presidentes (él y Sán­chez) y un so­lo Dios ver­da­de­ro, que se lla­ma­ría, por su­pues­to —¡ta­chán, ta­chán!—, Pa­blo Igle­sias.

Cuan­do un par­ti­do quie­re ne­go­ciar pue­de pre­sen­tar pri­va­da­men­te una pro­pues­ta de má­xi­mos al ob­je­to de fi­jar en 10 su um­bral de as­pi­ra­cio­nes pa­ra lue­go ob­te­ner 6 o 7, que es lo que en reali­dad se es­pe­ra con- se­guir. Cual­quie­ra que ha­ya ne­go­cia­do al­gu­na vez lo sa­be bien. Como sa­be que na­die ha­ce pú­bli­ca una pro­pues­ta inasu­mi­ble pa­ra su su­pues­to so­cio si de ver­dad quie­re lle­gar a al­gún acuer­do, pues la re­ba­ja inevi­ta­ble de lo pre­via­men­te pre­sen­ta­do lo ha­ría apa­re­cer an­te todos como el perdedor del acuer­do con­se­gui­do.

Des­de ayer es evi­den­te lo que mu­chos con­si­de­rá­ba­mos más que pro­ba­ble tras el 20 de di­ciem­bre: que Po­de­mos pre­fie­re ir a elec­cio­nes, te­me­ro­so de que la su­pera­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca (su gran «ven­ta­na de opor­tu­ni­dad», se­gún lo re­co­no­cía el pro­pio par­ti­do en un do­cu­men­to in­terno: Cla­ro que po­de­mos) le arrui­ne su gran opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­se en el pri­mer par­ti­do de la iz­quier­da.

Ha lle­ga­do, pues, el mo­men­to de de­cir es­te cuen­to se aca­bó. Si ha de ha­ber elec­cio­nes, cuan­to an­tes. Pues cua­ren­ta y seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes no pue­den es­tar pen­dien­tes en Es­pa­ña de la am­bi­ción de un so­lo hom­bre, por muy gran­de que la de Pe­dro Sán­chez pue­da ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.