Có­mo son los vo­tan­tes de Po­de­mos y Ciu­da­da­nos

Jai­me Mi­quel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La ge­ne­ra­li­dad de los pe­rio­dis­tas y con­ter­tu­lios, in­clu­so aca­dé­mi­cos, atri­bu­yen su par­ti­cu­lar idea so­bre cual­quier for­ma­ción po­lí­ti­ca al con­jun­to de los vo­tan­tes o elec­to­res que ha con­se­gui­do en las ur­nas. De es­te mo­do, quie­nes jus­ti­fi­can al PP ca­rac­te­ri­zan a los vo­tan­tes de Po­de­mos como po­pu­lis­tas, iz­quier­dis­tas, ex­tre­mis­tas o ra­di­ca­les, ade­más de an­ti­es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, los más ma­yo­res de to­das par­tes te­ne­mos al­gún hi­jo, al­gún so­brino o al­gún nieto si­tua­do en el en­torno elec­to­ral de Po­de­mos, o al­guno de sus ami­gos ha ma­ni­fes­ta­do en al­gu­na oca­sión su sim­pa­tía por es­te par­ti­do. Es­ta ex­pe­rien­cia di­rec­ta nos da una me­di­da de la ra­di­ca­li­dad de la que nos ha­blan, y des­de lue­go que nues­tros jó­ve­nes no son unos fri­kis ni quie­ren rom­per Es­pa­ña.

Con los vo­tan­tes de Ciu­da­da­nos su­ce­de lo mis­mo. Los ter­tu­lia­nos que jus­ti­fi­can al PSOE o a Po­de­mos nos di­cen que es­tas per­so­nas son de de­re­chas y lo pri­va­ti­za­rían to­do, por­que no quie­ren pa­gar im­pues­tos ni po­lí­ti­cas so­cia­les, cuan­do el asun­to es otro y muy fá- cil de en­ten­der. Sin pres­ti­gio so­cial, se di­mi­te en cual­quier país ci­vi­li­za­do, lue­go las can­di­da­tu­ras Ri­ta Bar­be­rá y Es­pe­ran­za Agui­rre en las pa­sa­das elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ru­bo­ri­za­ron a es­tos elec­to­res que lle­gan a Ciu­da­da­nos. Pe­ro tras­la­dar al Se­na­do a la di­ri­gen­te va­len­cia­na, que en el año 2008 apun­ta­ló en la pre­si­den­cia de su par­ti­do a Ma­riano Ra­joy, no es tan sen­ci­llo como era an­tes. Aho­ra es un es­cán­da­lo que de­ri­va en im­pu­ni­dad con la in­clu­sión de es­ta se­na­do­ra en la Dipu­tación Per­ma­nen­te, por­que se vi­sua­li­za su blin­da­je an­te la Jus­ti­cia y la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral pro­ba­ble. El vo­tan­te po­ten­cial de Ciu­da­da­nos no es idio­ta, se es­tá en­te­ran­do de to­do y es­to le re­pug­na.

Los fac­to­res aglu­ti­nan­tes del elec­to­ra­do de Ciu­da­da­nos son los mis­mos que han ori­gi­na­do el de Po­de­mos. Como ma­sa so­cial, los más ma­yo­res sa­be­mos que nos he­mos li­mi­ta­do a vo­tar du­ran­te ca­si cua­ren­ta años como to­da par­ti­ci­pa­ción en lo pú­bli­co o como to­da apor­ta­ción a lo que es de todos. Sa­be­mos que he­mos si­do idio­tas, pe­ro tam­bién sa­be­mos que las consecuencias de nues­tra man­se­dum­bre, que era inevi­ta­ble por su­mi­sos e ig­no­ran­tes, es­tán sien­do dra­má­ti­cas pa­ra es­tos jó­ve­nes que ya no vo­tan al vie­jo bi­par­ti­dis­mo.

Se tra­ta de la rup­tu­ra de la ge­ne­ra­ción más jo­ven de elec­to­res con la cla­se po­lí­ti­ca que he­re­da, re­pre­sen­ta­da so­bre to­do por las mar­cas PP y PSOE. Y su­ce­de por la razón sim­ple de que los per­so­na­jes del vie­jo bi­par­ti­dis­mo han tri­tu­ra­do con su ac­cio­nes la con­fian­za ciu­da­da­na en cual­quier re­fe­ren­cia del sis­te­ma po­lí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal. «No nos re­pre­sen­tan» no era un es­lo­gan, es la con­clu­sión que ex­pli­ca los re­sul­ta­dos del 20D. Los da­tos ob­je­ti­vos tam­po­co acom­pa­ñan a los pal­me­ros de la vie­ja Es­pa­ña, por­que en Gre­cia gobierna Sy­ri­za con­for­me a las di­rec­tri­ces de la Unión Eu­ro­pea y no es­tá su­ce­dien­do na­da ex­tra­or­di­na­rio. Por el con­tra­rio, aquí los hay tan fri­kis que se tatúan un «no pac­ta­ré con aquel», y otros tan ra­di­ca­les que le nie­gan la mano al sis­te­ma y le ha­cen ja­que al rey. Allá ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.