Dí­me­lo a la ca­ra, Pe­dro

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do me pongo a es­cri­bir es­ta crónica, el gran problema del diá­lo­go PSOE-Po­de­mos es có­mo y quién se sien­ta a ne­go­ciar. Los po­de­mi­tas quie­ren el diá­lo­go di­rec­to en­tre Igle­sias y Sán­chez. Los so­cia­lis­tas desean que ha­ble el equi­po ne­go­cia­dor, que pa­ra eso lo han de­sig­na­do. Como al­guien di­jo, no se po­nen de acuer­do ni en có­mo sen­tar­se. Es una mag­ní­fi­ca for­ma de em­pe­zar a cons­truir des­de la con­fian­za y la ge­ne­ro­si­dad una ma­yo­ría de go­bierno es­ta­ble des­de la que em­pe­zar un cam­bio his­tó­ri­co, so­cial, nue­vo, pro­gre­sis­ta, avan­za­do, acor­de con la mo­der­ni­za­ción que exi­ge el país y de­más li­te­ra­tu­ra ba­ra­ta que nos inun­da.

Su­pon­go que en cual­quier mo­men­to am­bas fuer­zas po­lí­ti­cas se de­ja­rán de chi­qui­lla­das, se pon­drán a ha­blar en el for­ma­to que sea y lle­ga­rán a al­gún acuer­do o ca­da uno se irá por su la­do, como es pre­vi­si­ble. Pe­ro el epi­so­dio de la dis­con­for­mi­dad de quién se sien­ta es al­ta­men­te ilus­tra­ti­vo. No es tan anec­dó­ti­co como pa­re­ce. Estamos, por par­te de Sán­chez, an­te la res­pon­sa­bi­li­dad de com­prar un pro­gra­ma pa­ra go­ber­nar y eso re­quie­re la apor­ta­ción de ex­per­tos. Estamos, por par­te de Igle­sias, an­te la he­ren­cia del per­so­na­lis­mo de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, que no des­apa­re­ce por mu­cho que cam­bien sus pro­ta­go­nis­tas. Y estamos an­te la vi­sua­li­za­ción de dos mo­de­los, uno ba­sa­do en el equi­po y otro en el li­de­raz­go per­so­nal.

Pe­ro creo que hay más ex­pli­ca­cio­nes. Me atre­vo a es­cri­bir que Pa­blo Igle­sias quie­re el vis a vis como con­se­cuen­cia de la reunión de ca­len­ta­mien­to que tu­vie­ron an­te­rior­men­te. En ella se tan­tea­ron, se ma­no­sea­ron, hi­cie­ron los jue­gos pre­li­mi­na­res de la eró­ti­ca del po­der, com­par­tie­ron el sue­ño de cam­biar es­te país, de ha­cer su re­vo­lu­ción y de arre­ba­tar jun­tos el po­der a la de­re­cha, y aho­ra Igle­sias quie­re sa­ber qué pa­só con aquel ca­len­tón. Eso no se dis­cu­te ni se re­cla­ma en­tre equi­pos, sino en­tre pro­ta­go­nis­tas de la es­ce­na ín­ti­ma.

Y me atre­vo a sostener que estamos an­te la ex­pre­sión del sen­ti­do de su­pe­rio­ri­dad que Pa­blo Igle­sias tie­ne de sí mis­mo. Acu­de a sus ex­pe­rien­cias te­le­vi­si­vas, a sus com­ba­tes dia­léc­ti­cos an­te las cá­ma­ras, a la fuer­za po­pu­lis­ta de sus ideas, y se ve como ga­na­dor. Por eso, por­que se con­si­de­ra su­pe­rior y con más do­tes de con­vic­ción, no quie­re un diá­lo­go en­tre va­rios, y me­nos en­tre ex­per­tos; quie­re un diá­lo­go per­so­na a per­so­na y ar­gu­men­to a ar­gu­men­to. Hay al­go de pe­lí­cu­la del Oes­te en es­ta re­frie­ga; al­go de de­sa­fío clá­si­co del «dí­me­lo a la ca­ra», o «no tie­nes lo que hay que te­ner pa­ra re­cha­zar mi ofer­ta» y otras ex­pre­sio­nes que sue­len ter­mi­nar en la na­va­ja o to­mán­do­se unas co­pas en la ba­rra. Acu­do a es­tas teo­rías amo­ro­so-pen­den­cie­ras, por­que po­lí­ti­ca­men­te es­ta dis­cor­dia del có­mo y el quién ne­go­cia no tie­ne ex­pli­ca­ción ra­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.